¡Las setas son un alucine!

Artículo publicado el 6 de Marzo de 2009
Artículo publicado el 6 de Marzo de 2009
Las cualidades de las setas son de sobra conocidas: están en todas partes y por ello es uno de los primeros alimentos que alimentaron al ser humano... Tanto el cuerpo como el alma

La fruta del conocimiento, que habría transformado a Adán y Eva de semi-inmortales a comunes progenitores de la especie humana, no sería una manzana. Según algunos estudios de antropología y etnobotánica, el fruto prohibido habría sido, en realidad, un hongo. Testimonio de esto, es un fresco, de 1200, de la capilla de Plaincourault, una localidad de Indre, en el centro de Francia. En este, el árbol del conocimiento tiene la neta apariencia de una seta, probablemente de la Amanita Muscaria.

isabelle puaut/flickr

¿El hongo de la discordía? Un alucinógeno

Todo concordaría con las investigaciones antropológicas que investigan el desarrollo del sentido de lo sagrado -por lo tanto el nacimiento de la religión- y el uso de alucinógenos, a menudo un hongo (la Psilocybe mejicana, la Amanita Muscaria del norte, antepasado de la europea, la Soma de los Vedas hindúes, el Ergot de los misterios de Eleusis, el Bolletus de Kuma...). La función espiritual-religiosa de los hongos está estrechamente ligada a su poder curativo. De hecho, desde el principio de los tiempos, los hongos medicinales gozan de una propiedad inmunoestimulante, antibacteriana y antitumoral. Controlan además el colesterol, la presión sanguínea y la glucemia. Algunas de estas setas, en primer lugar el shiitake y el maitake, se encuentra facilmente en las tiendas de productos naturales. Y se pueden añadir a las sopas.

Lawrence OP/flickrUn hongo, entonces, ¡bien vale el Edén! Y probablemente es en lo que todos los europeos pueden estar de acuerdo, visto que los hongos son un alimento común de muchas de nuestras mesas. Basta pensar, solo por citar algunas recetas, en el típico pastel de bistec con setas inglés, el Ràndott Gomba húngaro, al arroz con champiñones italiano, a los champiñones al ajillo españoles... Tras estas explicaciones, es fácil de comprender porque los pitufos eligieron las setas como morada o por qué Timothy Leary –el escritor y psicólogo americano que defendía el uso de las drogas psicodélicas- comía "hongos mágicos" dos horas antes de morir. Su última palabra fue "Beautiful" (magnífico). 

Receta de Ràndott Gomba

 Para 4 personas:

jill-Gloddy Vener/flickr- 4 huevos

- 300 gramos de pan rallado

- 400 gramos de champiñones

- Aceite de girasol y sal al gusto

Cortar los champiñones por la mitad, batir los huevos, añadir los champiñones, pasarlos por el pan rallado y para terminar freírlos con el aceite previamente calentado. Añadir sal al gusto.