Latin Kings en España: de gánsteres a asociación cultural

Artículo publicado el 22 de Enero de 2009
Artículo publicado el 22 de Enero de 2009
Gánsteres de la calle en Nueva York, los Latin Kings se han ido instalando a partir de 2000 en las grandes ciudades españolas. Una tribu urbana que pasó de la ilegalidad a ser reconocida de utilidad social, y que funciona de forma piramidal con reyes, reinas, príncipes…

Toman nombres de animales como pseudónimos y llevan tatuajes por todo el cuerpo. Sus colores son el amarillo o el dorado y el negro, y su emblema, una corona con cinco puntas. Los Latin Kings son, junto con los Ñetas, la banda más importante y más peligrosa que se ha implantado en España, primero en Madrid y luego en Barcelona, y en todas las regiones. Sin embargo, esta cofradía nació en el Chicago de los años 40 y se mezcló con el movimiento de inmigración latinoamericana en Estados Unidos y, a lo largo de los años 70, parte de sus miembros se lanzaron a actividades ilegales, principalmente al tráfico de drogas. ‘Desembarcaron’ en España oficialmente hace seis años.

La fundación de una nueva monarquía

Según la sentencia del tribunal de Madrid del 21 de junio del 2007, Eric Javier Velastegui, de origen ecuatoriano, fundó los Latin Kings versión española en febrero de 2002. Sus miembros son sobre todo ecuatorianos y, a diferencia de otras bandas, se admiten mujeres en esta organización tan jerarquizada. Se las llama las Latin Queens. Según un informe de la policía y de la Guardia Civil, 1.034 jóvenes se habrían unido a bandas violentas de jóvenes latinos en Madrid, una cifra que se ha triplicado en los últimos tres años.

Eric Javier Velastegui, de origen ecuatorio, fundó la primera banda de Latin Kings en España en 2000

Si 287 de ellos son miembros activos, el resto son considerados como simples simpatizantes. Los Latin Kings contarían con nada menos que más de 700 miembros en la capital, de los cuales una centena serían miembros activos, según un informe de la delegación del Gobierno en Madrid. Al igual que las otras bandas, los Latin Kings están dotados de una estructura fuertemente piramidal en la que los ‘reyes’ dan órdenes a sus subalternos.

Cómo entrar en la banda

bobyfiend/flickrEn la cúspide de la pirámide, Eric Javier se codea con José Fabrico ‘El Príncipe’ y María Torres, ‘La Madrina’. Más abajo, figuran Geovanny José Cano, el ‘King Cano’, y Rafael Marcos Adriano, ‘King Chino Mav’, a la cabeza de los dos grupos que existían al principio en la región de Madrid. Luego la banda se instaló en Barcelona, Valencia y Murcia. En Madrid y en el resto del país la organización se divide en varios ‘chapters’, en una especie de división territorial. Cada ‘chapter’ está dirigido por cinco jefes o coronas, del rango más alto al más bajo: inca, cacique, jefe de guerra, tesorero y maestro. En los ‘chapters’ ( que se reúnen cada semana) se toman las decisiones concernientes a la organización, la admisión de nuevos miembros, el pago de las cotizaciones, el régimen disciplinario… El ‘reino’ establecido en la comunidad de Madrid se llama ‘el reino Inca’ y el de Barcelona, ‘ el reino Hispano’.

Para entrar en esta banda hay que cumplir ciertas condiciones: practicar el robo por tirón y hacer que los más jóvenes paguen por utilizar los terrenos deportivos públicos, gracias a la extorsión organizada. Poco a poco los miembros del grupo van subiendo peldaños en la organización y pueden pagar las cotizaciones semanales a la organización. Los Latin Kings rinden culto a sus reyes y se relacionan solo con latinos; incluso si al cabo de unos meses, la policía afirma que cada vez más españoles los frecuentan.

El futuro del reino de los latinos

lanier67/flickrLos jefes organizan también ‘reuniones de posición’ con el fin de fijar las principales directrices de orientación para la nación de los Latin Kings en el territorio del ‘reino’. Los Latin Kings se financian a través de las cotizaciones que entregan los miembros en las diferentes reuniones, entre 1,50 y 3 euros. A veces también hay donaciones extraordinarias destinadas a ayudar a las familias de los Latin Kings que están en la cárcel, o a pagar los honorarios de los abogados. En su manifiesto, los Latin Kings expresan la supremacía de la Nación latina. Señalan a su banda rival, los Ñetas, originarios de Puerto Rico, como su principal enemigo.

Al contrario de lo que ocurre en Madrid, los Latin Kings se han ‘legalizado’ en Barcelona en agosto del 2006, donde están inscritos en el registro de asociaciones culturales (Asociación cultural de los Latin Kings y Queens de Cataluña). La Generalidad de Cataluña ha inscrito igualmente a los Ñetas en septiembre del 2007, en el mismo registro. Barcelona también ha sido la primera en pedir que ambas asociaciones sean reconocidas por las autoridades regionales con el objetivo de favorecer su integración social. Mientras tanto, en Madrid, igual que en Francia, el Gobierno regional no se ha planteado la cuestión… y los Kings y Queens siguen siendo considerados como miembros de una asociación peligrosa e ilegal.