Latinoamérica busca su izquierda

Artículo publicado el 5 de Junio de 2006
Publicado por la comunidad
Artículo publicado el 5 de Junio de 2006

Atención, este artículo no ha sido revisado ni publicado en ningún grupo

Una oleada de victorias de candidatos de izquierda recorre desde hace unos años Latinoamérica, donde los líderes conservadores empiezan a ser minoría. Viaje a la adaptación de la izquierda en 6 países de América Latina en pleno siglo XXI.

A pesar de formar parte de la misma familia política, la izquierda latinoamericana está dividida en dos polos: uno respetuoso con los intereses económicos, cercano a los fundamentos de la socialdemocracia europea representado por el socialismo chileno, y, otro, mucho más rupturista y sobre todo intervencionista, ejemplificado por el chavismo venezolano. En medio, una zona gris e indefinida por la que transitan numerosos presidentes y candidatos con la finalidad de no cerrarse puertas.

Evo Morales: el indigenismo socialista al poder

Evo Morales será recordado como el primer indígena que llegó a la presidencia de Bolivia desde la independencia del país. Nacido en una pequeña comunidad aymara, este ex cocalero y sindicalista ha vivido de cerca los principales problemas de Bolivia: la extrema pobreza (un 76,5% de los bolivianos son pobres según el CEPAL), el alto analfabetismo rural o la problemática del cultivo de la hoja de la coca. La nacionalización de los hidrocarburos y la ocupación de las refinerías de empresas como la española Repsol YPF y la brasileña Petrobras han sido las primeras muestras de la política que propone Evo Morales para poder financiar la mejora de las condiciones de vida de los bolivianos. Las medidas sobre estas compañías causaron una gran inquietud y un cierto rechazo en dos gobiernos teóricamente cercanos al boliviano como son los de Madrid y Brasilia. Sea para no perder aliados o para no perder inversores exteriores, Morales ha mostrado una cara más negociadora en reuniones posteriores con Zapatero y Lula. ¿Cómo se mostrará en un futuro?

Bachelet: La primera presidenta chilena

Chile pasa por ser el país más rico y europeo de Latinoamérica, junto con Argentina, y es señalado como ejemplo a seguir por los principales organismos económicos internacionales. No obstante, tiene el nivel de desigualdades más elevado del continente, junto con Brasil. Aunque durante toda la presidencia del veterano socialista Ricardo Lagos la desigualdad se ha reducido, la lucha por la igualdad de oportunidades será el principal reto de la primera mujer presidenta de Chile, la socialista Michelle Bachelet. En un país en el que la figura de Pinochet se desvanece poco a poco, el ascenso a la presidencia de una víctima de la tortura pinochetista puede poner fin al proceso de reconciliación de la sociedad chilena.

Perú: el cuadrilátero de las izquierdas

Hoy se han dado a conocer los resultados de las últimas elecciones presidenciales en este país, celebradas ayer. Los contendientes eran el candidato rupturista del Partido Nacionalista peruano, Ollanta Humala, y el candidato socialdemócrata, Alan García, apodado "caballo loco" y ganador de la contienda electoral 16 años después de abandonar el gobierno de Perú. Si por un lado comparten la idea de la necesidad de una mayor justicia social, por el otro discrepan sobre las vías para llegar a ella. Mientras Humala opta por la renegociación de los contratos con las empresas extranjeras a semejanza de Evo Morales, Alan García prefiere el modelo de reformas a la chilena.

Chávez: un presidente mediático

Hugo Chávez no tiene pelos en la lengua. Desde la plataforma que le ofrece su programa televisivo “Aló Presidente” ha criticado ferozmente a todo gobierno liberal del continente empezando por el presidente norteamericano George W. Bush. Pero su poder radica en dos factores: su cualidad de superviviente político ganada con sudor después del golpe de estado fallido en 2002 y los importantes ingresos del petróleo. Los precios crecientes de los hidrocarburos han dado al régimen chavista la posibilidad de convertirse en una auténtica potencia regional con una política exterior muy potente basada en el panamericanismo y una relación estrecha con los regímenes más izquierdistas de Latinoamérica. Sus detractores, sin embargo, critican que Venezuela interviene demasiado en la política de otros Estados.

Lula: ¿El poder mata la magia?

Cuando llegó al poder en octubre del 2002, Luis Inacio Lula da Silva representaba la esperanza de cambio para millones de brasileños de las clases bajas así como la incertidumbre para los centros de poder financieros y económicos del país. Tres eran las promesas básicas del líder del Partido de los Trabajadores (PT): acabar con la miseria a partir del programa “Hambre Cero”, crear una mayor ocupación laboral y fomentar el crecimiento económico. El trabajo de Lula no ha sido fácil. Si por un lado consiguió acabar con las dudas de los sectores económicos con una política económica continuista, por el otro lado se enemistó con el ala izquierdista de su propio partido que le acusa de realizar reformas más propias de un partido conservador. Por si fuera poco, Lula ha quedado manchado por numerosos asuntos de corrupción de hombres de su confianza como José Dirceu que pueden disminuir sus opciones de cara a las próximas elecciones. Lula, no obstante, ha encontrado dos salvavidas: el programa “Hambre Cero” empieza a dar resultados en la reducción de la miseria y las desigualdades, y el creciemiento brasileño en 2005 se situó en el 4,9% del PIB.

López Obrador: “Primero los Pobres”

El acceso a la presidencia del conservador Vicente Fox en 2000 abrió el camino a la alternancia política en Méjico. Pero la victoria del candidato progresista del Partido de la Revolución democrática, Andrés Manuel López Obrador, en las próximas elecciones presidenciales del 2 de julio podría significar el final de la hegemonía del Partido Revolucionario Institucional que gobernó durante 70 años antes de que llegara Vicente Fox. Su labor social al frente de la alcaldía de la capital le ha dado un gran prestigio, sólo manchado por las acusaciones de corrupción a algunos de sus colaboradores. Su programa de lucha contra la pobreza y contra la discriminación a los pueblos indígenas despierta mucha desconfianza entre la burguesía, la derecha mejicana, pero también la extrema izquierda que lo tilda de ser un político “populista”. Los últimos sondeos de opinión prevén un final de campaña de infarto: el candidato del conservador PAN, Felipe Calderón, en estos momentos aventaja a López Obrador por unos estrechos 4 puntos porcentuales.

Copyright: Presidencia de Bolivia (Morales); Presidencyia de Chile/Nancy Costes (Bachelet); Chmouel Boudjnah (Machu Pichu Perú); Marcello Casal Jr/ABr (Hugo Chávez); Antonio Cruz/ABr (Lula da Silva); Gustavo Benítez (López Obrador).