Léa Jeanmougin de “Città”: Montreal — Europa — Montreal

Artículo publicado el 13 de Diciembre de 2012
Artículo publicado el 13 de Diciembre de 2012
Léa Jeanmougin es una franco-quebequense originaria de Marsella que vive en Montreal desde hace seis años. En octubre de 2012 realizó el lanzamiento de la revista Cittàciudad o ciudades en italiano—, que pretende mostrar los vínculos artísticos que existen entre Montreal y otras metrópolis. El objetivo de esta publicación es mostrarle la capital de Quebec al mundo y viceversa.
El primer número fue consagrado a Berlín, Roma, Varsovia y Milán.

Montreal es una ciudad particular ubicada en América del Norte. Puede ser considerada como una versión europea de América o una idea a la americana de Europa, no se sabe muy bien. En todo caso, paseando por el Viejo Puerto uno podría sentirse en una ciudad del norte de Francia —en Nantes o Rennes, por ejemplo— si no fuera por los rascacielos que forman el horizonte de la ciudad. De hecho, no es casualidad el gran número de franceses que se encuentran en esta provincia, donde descubren una pequeña Francia más accesible y abierta.

¿Cómo lograste establecer un vínculo entre Montreal y otras ciudades de Europa?

Por medio de la investigación y mis ideas personales. Cuando visité Berlín, me encantó el distrito de Kreuzberg, un barrio originalmente pobre que actualmente está sometido a un carácter burgués. En Montreal hay sectores como este: el Mile End, por ejemplo, pero también Saint-Henri, del cual no se habla mucho. Me planteé que sería una muy buena idea tener una especie de intercambio sobre este tema. La riqueza de Città reposa actualmente en su equipo editor que logra realizar conexiones interesantes y pertinentes entre Montreal y otras grandes ciudades.

Además del turístico puesto de control, también da nombre a este conocido local de Berlín.

¿Cuáles son esas conexiones pertinentes?

Estas pueden establecerse en el medio urbano o en el campo del diseño. El próximo número se orientará hacia el Magreb y de este modo hacia el pequeño Magreb que se encuentra en la calle Jean-Talon en Montreal. Con ello, daremos también a conocer a aquellos artistas montrealeses que no son conocidos en Montreal, sino en otros lugares del mundo. Por ejemplo, el diseñador Julien Valle, que emplea el papel en su labor. Aunque trabajó para The New York Times, es conocido en el medio pero no por el público en general. Otro ejemplo es el grupo post-rock montrealés Godspeed You! Black Emperor, casi desconocido en Quebec pero que tiene un gran éxito en Europa.

En la revista muestran también zapatos creados por montrealeses y milaneses...

Dos empresarios de Milán fabrican zapatos en forma de pescado, los Fishoes. Nos enviaron algunos pares y nosotros pedimos a algunos artistas de Montreal personalizarlos para la noche del lanzamiento de la revista. Algunos pares fueron vendidos y estamos implementando un portal de ventas en la página web. Al principio era solo una prueba, pero nos encantó la idea del trabajo conjunto. De hecho, no solo se trata de una revista. Si bien es cierto que nuestra plataforma principal es la publicación, detrás de esta hay un deseo de crear vínculos que van más allá.

¿Cuál es la ciudad de Europa más parecida a Montreal?

Se habla mucho de Berlín y es por ello que quise incluirla en el primer número. Hay algunas similitudes en el estilo de vida y la accesibilidad. Además, aún no es una ciudad muy costosa para los artistas. Asimismo, existe una especie de división entre el este y el oeste de Berlín, al igual que en Montreal existe una especie de ruptura entre los francófonos y los anglófonos, encontrándose estos últimos sobre todo en el oeste y los primeros al este de la ciudad.

Muchas personas dicen que Montreal es la ciudad más europea de América del Norte, ¿estás de acuerdo?

Es totalmente cierto que Quebec es la región más europea de América del Norte. En Montreal, hay un lado de la arquitectura que es muy similar. La urbanización es también muy europea. El centro es accesible a los peatones y es posible ir desde el centro hasta los sectores residenciales caminando. Hay como una especie de proximidad que no existe para nada en el urbanismo de otras ciudades norteamericanas. Mucho menos en Estados Unidos, donde todo se construye a la escala del automóvil. Esta es también una ciudad multicultural, como Europa, donde hay muchísimas mezclas. Podría decirse que Nueva York tiene también estas características, pero el idioma, el estilo de vida y la historia relacionan más a Montreal con Europa.

Dos páginas del primer número de la revista, que tratan el barrio berlinés y el de Montreal.

¿Por que se debería hablar más de la cultura de Montreal en Europa?

A pesar del poco número de personas que viven aquí, tenemos una cantidad increíble de talentos en muchos ámbitos, especialmente de vanguardia. Por ejemplo, la organización de eventos y los diseños de interacción. Y toda esta actividad no es conocida en el exterior. Montreal es conocida sobre todo por el festival de jazz y los festivales francófonos populares, pero eso no es lo único que tenemos. Es por esta razón que quiero dar a conocer la ciudad por medio de este proyecto. Ahora bien, es todo un desafío debido a la barrera del idioma. Queremos publicar en francés para que la información pueda ser leída en Quebec, pero es difícil que esta llegue más allá.

¿Cómo manejarás entonces ese problema lingüístico?

Necesitamos el inglés, pero no por ello realizaré contenidos completamente en este idioma. Hablo francés y defiendo la lengua francesa en Quebec. Tendremos, más bien, una especie de coexistencia de los dos idiomas. Y otros más pueden aparecer eventualmente en algunos artículos que sean publicados en la lengua materna del autor.

El recientemente aburguesado barrio de Berlín en “Città”.

¿Entonces Europa está bien representada en Montreal?

Francia, al menos, está bien representada. No tengo mucha información al respecto, pero, si no me equivoco, creo que el Goethe-Institut quiere asociarse con la delegación de Quebec y crear intercambios con artistas alemanes que vendrán aquí.

Imágenes: portada, © Nick; texto, © Marine Leduc y © cortesía de Città.