Lección de Economía: ¿Joven europeo licenciado? Ve a China y ahorra

Artículo publicado el 18 de Enero de 2012
Artículo publicado el 18 de Enero de 2012
Los funcionarios europeos se han tomado un respiro en eso de estabilizar la economía y se han volcado en hacer una lluvia de ideas para la presentación del programa de la presidencia danesa de la UE. Mientras tanto, los jóvenes europeos nos dan lecciones financieras sobre la crisis.

Daniel es un estudiante polaco de economía en la Universidad Católica de Lovaina, en Bélgica. ¿Qué piensa de los intentos de los políticos para evitar la propagación de los efectos de la crisis? “La clase dirigente no ha hecho un buen trabajo. Las autoridades están intentado resolver el problema imprimiendo más dinero, que en vez de ayudar a la sociedad golpeada por la crisis aumenta la inflación. Para la media de los europeos, esto significa que los precios crecen de manera significativa. Además, más dinero en el mercado no crea más puestos de trabajo. A largo plazo, los estudiantes deberían empezar a pensar en ahorrar su dinero ahora viendo que el sistema de pensiones se colapsará dentro de 30 años”.

Destino: Asia

Apretarse el cinturón al inicio de la carrera profesional no es la mejor perspectiva. Filipe, de Lisboa, se mudó a China justo después de graduarse. Allí acude a una de las muchas clases de chino que organiza una universidad de Pekín. Señala que el porvenir de los jóvenes europeos en China no están en peligro de extinción, sino todo lo contrario. “Cuando fui a Portugal a finales del año pasado me di cuenta de que la decisión de irme a China fue uno de los mejores pasos que he podido tomar en mi vida. Muy pocos amigos portugueses han podido renovar sus contratos de trabajo”. Sus compañeros europeos en China no tienen esos problemas financieros. Cuando aparecen problemas de dinero siempre pueden encontrar otra manera de aumentar sus ingresos. “Uno de mis amigos ganó 100 euros en 15 minutos trinchando pavo en una fiesta privada de Acción de Gracias y solo porque es extranjero. Para los menos creativos, se pueden ganar unos 25 euros por hora enseñando inglés”, dice Filipe.

“Irme a China fue uno de los mejores pasos que he podido tomar en mi vida”

Alejandra, que se mudó de su Madrid natal a Bruselas, lamenta que la injusta paradoja del mercado laboral sea que los jóvenes europeos más preparados sean los que tengan que luchar contra el desempleo. La alternativa suelen ser las becas, normalmente mal pagadas, si es que lo están. Generalmente, este fenómeno suele afectar a los licenciados sobrecualificados. Los temores de Alejandra no son infundados. Sin embargo, los que tienen una perspectiva más sombría de los jóvenes en Europa son los italianos. Según un informe reciente de Eurostat, cerca de ocho millones de personas están en este momento buscando trabajo sin éxit. Un cuarto de éstos (2,7 millones) está en Italia, lo que equivale al 11.1% de mano de obra del país. Otros países desesperados incluyen Bulgaria y Letonia, donde el 8% de la población activa busca trabajo. El contraste lo ponen los belgas, franceses y alemanes, que no tienen que preocuparse mucho sobre los efectos de la crisis en el mercado laboral. En estos países, el 0,7%, 1,1% y 1,3% ,respectivamente, de la población activa están teniendo problemas a la hora de encontrar un trabajo.

¿Cómo ha cambiado la crisis la búsqueda de empleo? Según el periódico italiano La Repubblica, nos ha obligado a recurrir a la ayuda de familia y amigos. Este tipo de recurso es utilizado por el 70% de la población italiana. Los anuncios publicados en internet son considerados inútiles por un tercio de los europeos desempleados.

Cambiar de país...o de continente

Piero, estudiante de Ciencias Políticas originario de Roma, recomienda a los jóvenes italianos abandonar su país aunque la nostalgia se apodere de su voz al afirmarlo. Cuanto más rápido adquieran experiencia profesional, mejor irán sus carreras profesionales, dice. “Por lo que he visto, muy pocos licenciados pueden encontrar un trabajo decente en mi país después de terminar los estudios. Los que tienen becas de entre 600 y 800 euros al mes pueden considerarse afortunados. Es cierto que el nuevo primer ministro italiano, Mario Monti, ha traído una ola de esperanza a los italianos. Sin embargo, aún tenemos que esperar cambios concretos. Creo que es mejor dejar el país ahora y volver con experiencia profesional en tu cv”.

Indignación entre los jóvenes y sus padres (que esperaban que sus hijos pudieran ayudarles económicamente algún día), una tasa de desempleo terrorífica situada en un 21% en la Unión Europea, el cada vez más recurrido hábito de becas y prácticas…esta es la realidad a la que se enfrentan los jóvenes europeos hoy en día. Se agradece que la presidencia polaca de la UE quiera ofrecer una imagen responsable, dinámica, verde y segura de la Unión Europea. Sin embargo, ¿va a ayudar en algo a la generación joven, desesperada por acceder al mercado de trabajo?

Fot.:główna (cc): Iasard/flickr.com;