Leggings letones: Riga es la Capital Europea de la Cultura 2014

Artículo publicado el 14 de Enero de 2014
Artículo publicado el 14 de Enero de 2014

Desde enero, Riga es la Ca­pi­tal Eu­ro­pea de la Cul­tu­ra. La cul­tu­ra co­ti­dia­na ten­drá un papel do­mi­nan­te en la ca­pi­tal le­to­na du­ran­te el año 2014. La cul­tu­ra y la vida en Le­to­nia si­guen sub­yu­ga­das por la grave cri­sis fi­nan­cie­ra, pero han lo­gra­do flo­re­cer en su seno.

Miera iela es una calle es­tre­cha que lleva desde el cen­tro de Riga, la ca­pi­tal le­to­na, hasta un ba­rrio del ex­tra­rra­dio. Se ven pe­que­ños es­ca­pa­ra­tes ilu­mi­na­dos que bri­llan aquí y allá, des­per­di­ga­dos entre os­cu­ras fa­cha­das: aco­ge­do­ras ca­fe­te­rías y bares, un ta­ller de vi­drio, una tien­da de pro­duc­tos eco­ló­gi­cos, lla­ma­ti­vos di­se­ños de moda in­fan­til y una pe­lu­que­ría al­ter­na­ti­va.

En el nú­me­ro 50, Elina Ber­kla­va quie­re mar­car nue­vas ten­den­cias con la ar­te­sa­nía mo­der­na. Es­tam­pa sím­bo­los del fol­clo­re letón en leg­gings o en po­sa­va­sos de ma­de­ra. Lo que an­ta­ño era un ca­lle­jón os­cu­ro se ha con­ver­ti­do en unos pocos años en un ba­rrio crea­ti­vo, en parte tam­bién gra­cias a la grave cri­sis eco­nó­mi­ca que des­ga­rró Le­to­nia en 2009. Pues­to que mu­chas tien­das se vie­ron obli­ga­das a ce­rrar, los jó­ve­nes ar­tis­tas pu­die­ron al­qui­lar los lo­ca­les va­cíos a pre­cios bajos. Esto mo­ti­vó a Ber­kla­va a abrir su pro­pia bou­ti­que.

Ahora, con la eti­que­ta de Ca­pi­tal Eu­ro­pea de la Cul­tu­ra 2014 los ar­te­sa­nos como Ber­kla­va quie­ren abrir sus puer­tas a todo el mundo. Miera iela de­be­ría ser­vir como ejem­plo de un ba­rrio re­si­den­cial lleno de vida. Los ar­tis­tas ya tie­nen ex­pe­rien­cia tras el fes­ti­val anual en las ca­lles de mayo del año pa­sa­do: “todo el mundo puede par­ti­ci­par en ta­lle­res, bien sea es­cul­pien­do, ha­cien­do ce­rá­mi­ca o so­plan­do vi­drio”, dice Ber­kla­va.

Falta de es­pa­cio o arte en la sala de ur­gen­cias

Al­gu­nos ar­tis­tas quie­ren apro­ve­char este año como Ca­pi­tal Eu­ro­pea de la Cul­tu­ra para con­cien­ciar de la mala si­tua­ción que atra­vie­san al­gu­nos sec­to­res: para la di­rec­to­ra del cen­tro de arte con­tem­po­rá­neo, Sol­vi­ta Krese, los nu­me­ro­sos lo­ca­les va­cíos son como una es­pi­na cla­va­da, ya que, a pesar de que uno de cada cua­tro edi­fi­cios está de­socu­pa­do, fal­tan salas de ex­po­si­ción. La ciu­dad pre­fie­re ven­der sus in­mue­bles que po­ner­los a dis­po­si­ción de los ar­tis­tas. Así se di­ri­gió Krese a los pro­pie­ta­rios de casas va­cías al prin­ci­pio de la cri­sis fi­nan­cie­ra. Sus pa­la­bras fue­ron se­gui­das de ex­po­si­cio­nes pro­vi­sio­na­les y lec­tu­ras es­pon­tá­neas. Para 2014, Krese ne­go­cia una ex­po­si­ción de arte en una an­ti­gua sala de ur­gen­cias. “Du­ran­te este año como Ca­pi­tal Eu­ro­pea de la Cul­tu­ra, que­re­mos con­cien­ciar sobre la falta de es­pa­cio. Te­ne­mos mu­chos ar­tis­tas ma­ra­vi­llo­sos que no pue­den mos­trar sus obras”, afirma.

La di­rec­to­ra del pro­gra­ma, Aiva Ro­zen­ber­ga, dice que lo que Riga pre­ten­de como Ca­pi­tal Eu­ro­pea de la Cul­tu­ra es, sobre todo, lle­gar al ciu­da­dano de a pie. “En 2014, todos los ha­bi­tan­tes de la ciu­dad son VIP para no­so­tros”. El 18 de enero, el día de la inau­gu­ra­ción de la vieja Bi­blio­te­ca Na­cio­nal le­to­na en su es­pec­ta­cu­lar nuevo edi­fi­cio a ori­llas del Dau­va­ga, se for­ma­rá una ca­de­na hu­ma­na de bi­blió­fi­los de un ki­ló­me­tro de lon­gi­tud. Así, Le­to­nia re­cu­pe­ra la tra­di­ción de las ca­de­nas hu­ma­nas, con la que Le­to­nia, Li­tua­nia y Es­to­nia lu­cha­ron por su in­de­pen­den­cia en los años 90.

Pan­to­mi­mas en el mos­tra­dor de em­bu­ti­dos

Ade­más, los que pa­seen por los nu­me­ro­sos pa­be­llo­nes del gi­gan­tes­co mer­ca­do cen­tral de Riga el día de la inau­gu­ra­ción ten­drán oca­sión de  sa­bo­rear lo que puede sig­ni­fi­car para Riga ser ca­pi­tal cul­tu­ral. Mien­tras un grupo tea­tral re­pre­sen­ta una pan­to­mi­ma in­clu­yen­do a los clien­tes y car­ni­ce­ros en la sec­ción cár­ni­ca, en la sec­ción de fru­te­ría habrá mú­si­ca gra­tis entre to­ma­tes y pe­pi­nos. “Que­re­mos tra­bar con­ver­sa­ción con las per­so­nas. Cuan­do los ciu­da­da­nos viven una ex­pe­rien­cia emo­ti­va, estos pue­den cam­biar y, por tanto, pue­den a su vez trans­for­mar la ciu­dad”, dice Ro­zen­ber­ga.

Con 24 mi­llo­nes de euros, la Ca­pi­tal Eu­ro­pea de la Cul­tu­ra dis­pon­drá de un pre­su­pues­to re­la­ti­va­men­te pe­que­ño, dice la di­rec­to­ra de mar­ke­ting Anna Muhka. “Cuan­do nos en­te­ra­mos de que íba­mos a ser la ca­pi­tal eu­ro­pea de la cul­tu­ra, es­tá­ba­mos en medio de la cri­sis. Pero esta tam­bién nos ha en­se­ña­do que la ne­ce­si­dad agu­di­za el in­ge­nio. Para la crea­ti­vi­dad no se ne­ce­si­ta di­ne­ro”, puntualiza.

Sin em­bar­go, no se es­ca­ti­ma­rá en re­pre­sen­ta­cio­nes más cos­to­sas. Entre ellas se en­cuen­tra “Na­ci­do en Riga”, una gala clá­si­ca con es­tre­llas le­to­nas como la can­tan­te Elina Ga­ran­ca, la so­prano Kris­ti­ne Opo­lais o el vio­li­nis­ta Gidon Kre­mer, o un fes­ti­val in­ter­na­cio­nal de jazz. Otro punto ál­gi­do será la olim­pia­da in­ter­na­cio­nal de coro, que se dispu­tará en Le­to­nia por pri­me­ra vez. En julio, más de 20 000 can­tan­tes de 50 paí­ses se en­fren­ta­rán entre sí por todo el país. Será, sobre todo, una ex­pe­rien­cia única para los le­to­nes, dice el di­rec­tor de or­ques­ta Ints Te­te­rovs­kis. Aun­que cada cinco años ce­le­bran el fes­ti­val de can­tan­tes más gran­de del mundo, rara vez tie­nen oca­sión de es­cu­char coros de otros paí­ses, como por ejem­plo mú­si­ca tra­di­cio­nal afri­ca­na.

Para la fies­ta des­pués de la inau­gu­ra­ción, los or­ga­ni­za­do­res han es­co­gi­do el cen­tro pri­va­do de cul­tu­ra Ka­ne­pe, que desde hace un año ocupa el local vacío de una an­ti­gua es­cue­la de mú­si­ca, si­guien­do el ejem­plo del crea­ti­vo ba­rrio Miera iela. El in­ver­sor Ed­gars Ka­ne­pe es­pe­ra que los tu­ris­tas se sien­tan tan bien en Riga en 2014 que quie­ran vol­ver en el fu­tu­ro: “que­re­mos con­ver­tir­nos en una me­tró­po­lis cul­tu­ral a nivel eu­ro­peo”.

La au­to­ra de este ar­tícu­lo, Bir­git Johanns­meier, es co­rres­pon­sal n-ost para la re­vis­ta de Eu­ro­pa del este Ost­pol.