“Les adoptés”, primera película de Mélanie Laurent: Tres perspectivas

Artículo publicado el 25 de Noviembre de 2011
Artículo publicado el 25 de Noviembre de 2011
Mélanie Laurent, francesa de 28 años, no es solo actriz sino que actualmente también ejerce de directora y de cantante. Su primera película, Les adoptés,  se estrenará próximamente en los cines. Se trata de una historia trágica que presenta tres perspectivas y mucho amor  (como le gusta a los franceses).

“Cuando era pequeña, yo soñaba con convertirme en princesa; tú,  en astronauta. Mi madre soñaba entonces con ser feliz”.

Una entrada completamente clásica, podríamos decir. ¿No hemos soñado todos nunca con convertirnos en astronautas, princesas o en ser felices? Son precisamente estos problemas cotidianos los que se tratan en Les adoptés, de la directora Mélanie Laurent, que se proyecta actualmente en los cines franceses: escenas actuales de una familia con hijos de varios matrimonios en las que todo está revuelto. Todos ellos buscan un gran amor – que ya han vivido de una forma u otra – para establecer un equilibrio.

Uno: “un recorrido de la cámara más emocional que técnico”

¿Es la típica película? No, ya que no se trata de la típica copia cutre de un romance parisino. Sin embargo, se trata de algo parecido: de la convivialidad, el diálogo y una cámara que rueda con un objetivo concreto. Laurent presenta “un recorrido de la cámara más emocional que técnico”, un equipo bien coordinado que mete al espectador en la historia. Les adoptés no se grabó como se esperaba en la ciudad del amor, sino en Lyon, por el siguiente motivo: “grabar en las provincias me ha gustado mucho ya que ha permitido sacar al equipo de su vida cotidiana y reforzar los lazos del grupo”, confirma la directora y actriz de la madre soltera Lisa- Mélanie Laurent - a la prensa. 

Tras el divorcio de sus padres, Marine (Marie Denarnaud) se convierte en hermana adoptiva de Lisa, madre soltera del pequeño Léo. Las dos hermanas están solteras y todo en sus vidas les conduce a la búsqueda de la pasión. Lisa la encuentra en la guitarra, mientras que Marine lo hace en los libros y en la búsqueda de estrechar relaciones dentro de la familia. Y como no podía ser de otra manera, es entonces cuando aparece un hombre en esta encantadora intimidad y hace que tiemblen los cimientos: para Mélanie Laurent este malhechor se llama Alex (interpretado por Denis Ménochet). Este es el gran amor de Marina. Lisa está celosa. Alex ama a Marina desesperadamente. Y entonces: ¡Bum! Accidente. Marina entra en coma. ¿Y qué ocurre ahora? ¿No fue ella por un momento la actriz protagonista?

La historia de Laurent es una trilogía: tres partes, tres perspectivas, tres posibles finales. “La idea del coma se me ocurrió muy pronto. Quería hacer una película sobre una persona que “duerme”, mientras que los que la acompañan esperan a que se despierte (…). También quería que el coma cambiara a sus acompañantes, y así poder llegar a la historia de amor a través de la historia fusionada de las hermanas”, nos confiesa Mélanie Laurent sobre la idea de su primera película que se estrenará en el cine.

Dos: el cambio de papeles

Todos conocemos la escena con Daniel Brühl de la película de TarantinoMalditos Bastardos(2009). Mélanie desea ahora sorprender a las salas de cine con una película única. A pesar de que se haya criticado la habilidad de la joven actriz francesa para planear preguntas - en sus películas – con frecuencia y no responderlas, esta muestra aquí una habilidad impresionante en el cambio de papeles. Y lo hace con éxito. “Como actriz podía orientar a mi compañera de reparto en la película, indicándole donde quería que ella se situara desde mi papel de directora”, aclara Laurent.

Pero esto no es suficiente. En el año 2011, Mélanie Laurent no ha destacado solo en lo fílmico sino también en lo musical. Con su álbum debut publicado en mayo Esperándote, podría haber comenzado una aparente carrera de esta actriz por hacerse famosa y conocida a cualquier precio. En efecto, ¿ha precedido su álbum a su primera película? Al fin y al cabo, la vemos al principio de la película tocando la guitarra y protagonizando una escena a la salida del metro al final de la misma. Entonces, ¿hemos ido de la película a la música o al revés? Mélanie Laurent no suelta prenda y afirma que nunca se hubiera imaginado hace cuatro años, cuando escribió el guión, que un día fuera a convertirse en cantante.

Tres: el riesgo

Sea como fuere, el escepticismo contra los jóvenes actores y directores de cortos que al mismo tiempo desean dedicarse a la música constituye también claramente después de todo un riesgo muy grande. Este riesgo es que se venda su música. Así, aunque la música de Mélanie sea muy popular, la rubia francesa asegura que le da prioridad a su trabajo como directora de cine.

Por muy banal que pueda parecer el comienzo de la película, los diálogos presentan la gran relación de este grupo pequeño y unido de hombres tan tranquilos, de tal manera que de una forma u otra esto nos puede inducir a un ligero y patético lagrimeo que hay que interrumpir con un pañuelo. A este respecto, ¡Laurent nos presenta como mínimo una tragedia amorosa bastante tenebrosa!

Fotos: Portada ©Studiocanal; Vídeos: Tráiler ©StudioCanal/YouTube, En t'attendant (cc)Atmospheriques/YouTube