Libertas: euroescéptico, pero antes ¿un verdadero europartido?

Artículo publicado el 20 de Mayo de 2009
Artículo publicado el 20 de Mayo de 2009

Atención, este artículo no ha sido revisado ni publicado en ningún grupo

Las elecciones irlandesas al Parlamento Europeo del próximo mes de junio representan un momento clave para las futuras relaciones de Irlanda con la UE. El tratado de Lisboa fue rechazado en junio de 2008: ¿elegirá Irlanda a muchos miembros del Parlamento Europeo  euroescépticos o su población está realmente interesada en una Unión Europea más inclusiva y cohesiva?

El gobierno en cuestión está actualmente en su punto más bajo, aun con un apoyo popular sin precedentes del 22%. Es imaginable que la población irlandesa utilice las elecciones del 5 de junio para enviar al gobierno un fuerte mensaje registrando la masiva disconformidad, en lugar de utilizar sus votos con perspectivas europeas en mente. Adoptar este curso de acciones sería poco recomendable. Las elecciones europeas representan la oportunidad de Irlanda para convencer a Europa de que, a pesar del rechazo de Lisboa, el pueblo irlandés es aún fuertemente proeuropeo y reconocer que ser miembro de la UE ha sido enormemente ventajoso para su país.

Pequeña pequeñita Irlanda

Tras el rechazo del Tratado de Lisboa, fue ampliamente difundido que esta pequeña nación, que representa solo el 1% de la población europea, ha arrojado a la UE al caos. Hubo incluso una discusión entre dos filas europeas con 26 estados miembros de un lado e Irlanda del otro. Naturalmente, si Irlanda quiere prevenir la escalada de semejante polémica, sería mejor que la población votara en las próximas elecciones con un propósito proeuropeo. Esto no quiere decir que los irlandeses estén obligados a hacer esto o que estén bajo ningún tipo de presión. Sin embargo, teniendo en cuenta que Irlanda se ha mostrado proeuropea (a pesar de Lisboa), no debería haber razón alguna para que su población lo hiciera de otro modo.

Declan Ganley en Irlanda y la UE

Otro punto interesante en la aproximación a las elecciones junio en Irlanda es que Declan Ganley tiene planes de competir por un puesto, y ha creado su partido, Libertas, en este país. Durante el referéndum de Lisboa, Ganley fue el impulsor con perfil más alto de la campaña anti-Lisboa, incluso acusado de usar tácticas de miedo y de sacar información fuera de contexto para reforzar su mensaje. Su repentina emergencia en la escena pública ha generado serias preguntas en los medios, que no han sido respondidas, respecto de sus intereses económicos y la fuente de su sustancial fortuna personal. Sin embargo, la influencia de Ganley no está limitada a Irlanda. Recientemente, ha lanzado una versión alemana del partido Libertas, el Libertas Partei Deutschland (LPD, o 'Libertas Alemania'), mientras comenta que espera convertir las elecciones europeas alemanas en un referéndum extraoficial del Tratado de Lisboa. Esto se suma al ya numeroso grupo de países en los cuales Libertas espera participar en elecciones, tales como el Reino Unido, la República Checa y Francia, entre otros. Pese a la controversia sobre el reconocimiento de Libertas como un potencial partido del Parlamento Europeo, en febrero de 2009 fue confirmado que Libertas sería, en efecto, reconocido. Esta es una noticia preocupante para el Parlamento Europeo que, en años recientes, se ha enfrentado con un creciente número de grupos políticos euroescépticos tales como el ahora extinto Europa de Democracia y Diversidad (EDD, 1999 - 2004) y el aún vigente partido de Independencia y Democracia (UKIP).

¿Podemos esperar para las elecciones Europeas tácticas similares a aquellas utilizadas por Ganley durante el referéndum de Lisboa, no sólo en Irlanda sino también en toda Europa esta vez?

(Image: ©ll'Europe en Débat)En colaboración con Eudebate2009.eu y el blod de ARTEL'Europe en débat,editado por estudiantes delCollège d'Europede Brujas, Bélgica