Likke Li y The Knife: La música electro escandinava y el misterio

Artículo publicado el 2 de Diciembre de 2009
Artículo publicado el 2 de Diciembre de 2009

Atención, este artículo no ha sido revisado ni publicado en ningún grupo

Reconocida patria del pop en los años noventa, Escandinavia parece no haber agotado su propia vena creativa. Llevando sobre sus espaldas la herencia de Aqua y de Ace of Base, la escena musical del norte de Europa se abre hacia nuevos sonidos, experimentando nuevas técnicas y ambientes tonales, sin dejar de lado su propio pasado

Nada más lejos de la rutina, la actual temporada musical escandinava nos regala un amplio abanico de composiciones que parece adaptarse al ciclo natural de la vida: como una Proserpina contemporánea, se divide entre melodías primaverales en una paleta de color y composiciones ultra terrenales, hijas de meses fríos. 

Son herederos del pop de Zucchero de fin de milenio con los estribillos pegadizos como banda sonora oficial de la preciosa estación. Miss del género, Suecia cada año exporta grandes tormentas de cualidad como Young Folk (2006) de Peter Bjorn y John, con su célebre debut chirriante, y la más reciente Breaking it up (2008) de Lykke Li.Inspirados por la moda y por el ritmo de los años ochenta los daneses Alphabeat, después del éxito de Fascination (2007), el septiembre pasado publicaron The Spell, el primer single sacado del álbum que lleva su nombre. Controversias y juicios sobre Junior (2009) que celebra los diez años de una carrera reconocida como es la de los Röyskopp: algunos críticos sostienen que este tercer álbum del grupo noruego ha crecido como respuesta al fácil reclamo de los estribillos pop, sacrificando la auténtica vena innovadora que había caracterizado a sus trabajos precedentes.

El disco escandinavo que este año ha sorprendido también a las críticas musicales más severas es n.2, un ecléctico mix un poco ambiente y un poco pop con aires caribeños: escuchando Ecstasy sentiréis la arena bajo los pies, el viento cálido en las mejillas y se os antojará un cóctel bien helado. ¿Cómo suponer que esto pueda provenir de la fría Suecia?

Más allá del aspecto frívolo que ha dado a conocer a la música escandinava en el mundo, el Jano (dios romano de dos caras) electrónico esconde un alma que huye de lo efímero de lo mundano, prefiriendo toques más fríos, casi guiñando el ojo a la música techno más minimalista.

(http://www.myspace.com/feverray)Encontrarse y reencontrarse, podría ser posible con WHT (2009) como banda sonora: es el último trabajo del danés Troels Abrahamsen. Un retorno a atmósferas catastróficas de Idioteque de los Radiohead parece natural incluso cuando, escuchando Silent Shout (2006), los fríos paisajes suecos os parezcan más cercanos, donde sea que os encontréis. Se trata de la consagración del dúo sueco que llega con el tercer álbum The Knife, desde hace ya unos años en pleno centro de la escena electrónica mundial.

Estáis en la búsqueda de vosotros mismos y os hace falta una linterna para adentraros entre los oscuros meandros de vuestro 'yo'. Encended una vela en la ventana, como dicta la tradición nórdica, y dejad que la voz de la cantante Karin Dreijer, os conduzca a un mundo subterráneo por los textos profundos y ritmos angustiosos, que os regalarán una escalofriante solemnidad aún más amplificada, si es posible, en el proyecto en solitario de Fever Ray (2009).

La frontera entre electrónica y techno-house es especialmente fina cuando se ocupa un puesto de Dj en los clubes más célebres europeos, es el caso de Trentemøller, el danés hace entrar en éxtasis a ciertos amantes de un house demostrando ser no solo hábil con los platos, sino también ser capaz de hacer hincapié en piezas de una oscura delicadeza nórdica, como Miss you. Las notas de esta intimidad nueva os permitirán trascender de este mundo para sumergiros en realidades paralelas. Para otras 'proserpinadas' inspiraciones musicales nórdicas dad un salto a www.allscandinavian.com, hay para todos los gustos y todas las estaciones.