Liu Xiaobo, premio Nobel de la Paz pese a China y el boicot

Artículo publicado el 10 de Diciembre de 2010
Artículo publicado el 10 de Diciembre de 2010
Hoy viernes se concede en Oslo el premio Nobel de la Paz al disidente Liu Xiaobo, encarcelado en China. Pero Pekín no sólo ha evitado que el prisionero recogiese su galardón, también ha presionado con éxito a 16 países  (entre ellos Rusia, Serbia y Ucrania) para no acudir a la ceremonia.
La prensa europea destaca la sensible psicología del gigante asiático, tan brillante en la economía como desastroso con los derechos humanos.

Jyllands-Posten, Dinamarca: China no es capaz de disimular sus miedos

La larga condena a prisión del premio Nobel de la Paz Liu Xiaobo refleja el miedo de los dirigentes chinos a las transformaciones sociales; así lo asegura el periódico liberal de derecha Jyllands-Posten: "Está claro que el precio que China debe pagar por su falta de comprensión para ser reconocida a nivel internacional va más allá de la superioridad económica. Pero tendrán que reconocer que no pueden reformar su sociedad si privan a la población de sus derechos de manera obstinada y con un control cínico. La ira de China sobre la elección de Liu Xiaobo por parte del comité Nobel evidencia la inseguridad y el temor a cambios que se esconde detrás de la fachada de autoconfianza que el país asiático muestra al mundo. Ésa es la causa de la ira de China." Artículo del 10/12/2010

Der Standard, Austria: China necesita pensadores como Liu Xiaobo

Par Amnesty InternationalSegún el periódico liberal de izquierda Der Standard, el Gobierno chino se perjudica a sí mismo actuando con tanta dureza contra el premio Nobel Liu Xiaobo, pues necesita intelectuales como él para el futuro del país: "Lo que los críticos tanto abiertos como tácitos seguramente saben es que China necesita pensadores libres como Liu Xiaobo si quiere aprovechar la fuerza intelectual de sus ciudadanos (y el rendimiento escolar de sus jóvenes) para construir una sociedad de bienestar estable. Quien no sólo produce móviles sino que va a desarrollar la próxima generación de 'smartphones' debe tener la libertad de expresar críticas, de poner en la picota las situaciones lamentables y de tener palabra en materia política. Además, China necesita reconciliadores como Liu Xiaobo para poder superar los enormes contrastes y conflictos sociales de la sociedad. El prisionero que se honra en Oslo lleva la esperanza no sólo a la oposición sino también a todos los que creen en el gran futuro de China." Artículo del 10/12/2010

De Standaard, Bélgica: China no podrá acallar las futuras reivindicaciones democráticas

China ha hecho todo lo posible por sabotear la entrega del premio Nobel de la Paz al disidente Liu Xiaobo, hoy viernes, en Oslo. Sin embargo, según el diario De Standaard, a largo plazo tendrá que acabar aceptando los derechos humanos: "China se halla ante la labor extremadamente compleja de mantener en equilibrio el crecimiento económico y la estabilidad política y evitar un caos durante los años venideros. Eso no se puede dar por supuesto si se tiene en cuenta el amenazante envejecimiento de la población debido a la política de un niño por pareja, al creciente abismo entre ricos y pobres, a la falta de una buena red social, debido a la corrupción y a los crecientes problemas medioambientales. Además es un hecho que las personas cuyo estándar de vida aumenta y forman una clase media a largo plazo también reclaman derechos políticos. Los derechos humanos no son occidentales sino universales. China puede impedir que se conceda hoy el premio Nobel, pero no que los ríos fluyan hacia el mar." Artículo del 10/12/2010

Ir, Letonia: A Moscú no le importan los derechos del hombre

China no se limita a protestar contra la concesión del premio Nobel de la Paz a su disidente Liu Xiaobo, sino que también ha incitado a otros países a que boicoteen la ceremonia de entrega; el periódico online Ir afirma: "Los esfuerzos diplomáticos de Pekín no han quedado sin efectos. Los representantes de cerca de 20 Estados se mantendrán alejados del acto, y se trata de países más o menos poco democráticos como Arabia Saudí, Venezuela, Kazajstán o Vietnam. (...) Existe toda una ristra de países en cuya ideología los derechos humanos no representan ningún valor, sino más bien lo contrario, y que prohibirían a sus embajadores que participaran en el homenaje a un activista de derechos humanos aun sin el reclamo de China. No obstante, destaca en especial el hecho de que no se encuentre entre los invitados el embajador de Rusia en Noruega, supuestamente por estar de viaje oficial. Pero ése no es un motivo que no pudiera posponerse y la entrega del premio tiene lugar cada año el 10 de diciembre, día en que se aprobó la Declaración Universal de los Derechos Humanos." Artículo del 10/12/2010

28 países, 300 medios, 1 revista de prensa. La revista de prensa euro|topics muestra qué temas mueven a Europa reflejando la variedad de opiniones, ideas y tesituras.

Foto: (cc)Vox Asia/flickr; (cc)k-ideas/flickr