Lo he probado por vosotros: guía sobre cómo mudarse y vivir en Londres

Artículo publicado el 10 de Septiembre de 2009
Artículo publicado el 10 de Septiembre de 2009
Como disponía de algunos meses libres antes de volver a los estudios, me sentí preparada para dar un salto al vacío: una maleta, algo de dinero y un billete a Londres, solo de ida. El proyecto: una estancia de trabajo en Londres, un poco de diversión e, implícitamente, repasar mis conocimientos de inglés. Mucho miedo. Un mes: ese era el tiempo límite para hacerme económicamente independiente.
Breve guía-testimonio para sobrevivir un verano en Londres

Para fastidio de los aguafiestas que me auguraban mil dificultades antes de mi viaje, encontré casa y trabajo en tres días. Para la habitación me dirigí a una agencia que me propuso varias alternativas a cambio de una cuota inicial de cincuenta libras. El trabajo me llegó el mismo día a través del típico boca a boca italiano que, en fin, se reveló de nuevo mucho más eficaz que mi currículo. Resumiendo, a los tres días ya tenía una habitación en Bethnal Green, un barrio popular con mucho verde en la joven y dinámica East London, y un trabajo en la City.

Un trabajo duro y poco gratificante

"Los empresarios son reacios a contratar a los aventureros para no tener que cambiar de personal cada pocos meses"

Cumpliendo el tópico a la perfección, encontré empleo de camarera en un restaurante italiano. Trabajo hay, a pesar de la crisis, pero los empresarios son reacios a contratar a los aventureros, porque saben que se arriesgan a tener que cambiar de personal después de algunos meses. A menudo hay que trabajar por la noche, por lo que se fastidian las posibles salidas nocturnas. Al final de la jornada laboral, a medianoche, después de un día entero de pie, solo quedan ganas de irse a casa. Este trabajo es muy fatigoso y, en mi opinión, poco gratificante. La paga es de alrededor de 5 libras por hora, con o sin propinas. A menudo se trabajan seis turnos a la semana, de los que al menos uno es en fin de semana. En definitiva, no son precisamente unas vacaciones, y cuando alguien se decide a venir, tiene que estar bien motivado, o se arriesga a volver a casa al cabo de tres semanas con el rabo entre las piernas.

See Wah / Flickr

Trabajar legalmente en Inglaterra

Para trabajar legalmente en Inglaterra hay que solicitar el National Insurance Number. Para los ciudadanos europeos el trámite es bastante sencillo: hay que llamar a un número gratuito que nos da cita para una entrevista en el Jobcentreplus (algo así como el INEM en España) de la localidad. Se puede solicitar el NIN (número nacional de identidad) aunque todavía se esté sin trabajo, pero hay que dirigirse al Jobcentre para buscarlo. Tras haber mantenido la entrevista, el NIN te llega por correo y el trámite se completa al cabo de algunas semanas.

Dr Case / FlickrEn cambio, para los ciudadanos extracomunitarios, la obtención del permiso de trabajo es otra cosa. Un día me encontré en el restaurante en el que trabajaba la UK Border Police, es decir, la policía de inmigración inglesa. La identidad de todos los empleados se verificó mediante la comprobación de los documentos y un interrogatorio minucioso. El chico brasileño que trabajaba conmigo no disponía de visado, de modo que le metieron en un vuelo a Río de Janeiro al día siguiente. Como en las películas de acción, la identidad del cocinero albanés se comprobó a través de sus huellas dactilares, gracias a las cuales la policía halló todos sus datos y sus movimientos durante los últimos diez años.

¿Pero cuánto cuesta Londres realmente?

En la actualidad, Londres no es tan caro. A causa de la crisis económica, la compra en el supermercado, pero también los extras, no son tan costosos como hace un año. Hoy la libra vale 1,16 euros, de manera que la diferencia con la moneda europea no es tan importante en las pequeñas compras. Una pinta de cerveza cuesta un promedio de 3,40 libras (alrededor de 4 euros) y un paquete de pasta vale menos de una libra. Así pues, si se va con cuidado, se puede vivir incluso con un sueldo de 1.000 euros al mes sin renunciar a demasiadas cosas.

Mirka23 / FlickrLo único verdaderamente carísimo es el transporte. Incluso con la famosa Oyster card (absolutamente indispensable), el abono del metro para la zona 1-2 durante una semana cuesta la friolera de ¡25,80 libras (unos 30 euros)! Pero también en esto hay un modo para apañárselas. No todo el mundo sabe que existe un abono solo para el autobús que vale ‘solamente’ 15,80 libras a la semana y que permite tomar cualquier autobús londinense sin límites.

"Es recomendable preparar un presupuesto previo de al menos 1.000 euros para alojamiento"

Los alquileres de Londres son bastante caros, pero no exagerados. Yo pago noventa libras a la semana por una habitación individual en la zona 2. La habitación es bastante amplia, pero ha sido cuestión de suerte. Por ese precio y tan cerca del centro normalmente solo se encuentran cuchitriles. Pero a pesar de que os sintáis optimistas y tengáis a la diosa fortuna de vuestro lado, es mejor disponer de un presupuesto inicial de 1.000 euros, porque casi siempre se pide una fianza y un mes de alquiler por adelantado.

Además de los gastos indispensables de manutención y alojamiento, el auténtico problema es que la capital inglesa ofrece realmente... ¡de todo! Hay siempre algo para todos los gustos y es facilísimo, después de una velada con los amigos, un sábado de compras y una excursión por los alrededores, pulirse los ahorros. Pero precisamente por todo lo que puede ofrecer, Londres es una ciudad realmente estimulante y lograr arreglárselas solo en una gran metrópolis es siempre una gran satisfacción... Para fastidio de los aguafiestas que os auguraban mil dificultades antes del viaje.