Lo mejor de los clásicos en Bucarest

Artículo publicado el 4 de Julio de 2005
Artículo publicado el 4 de Julio de 2005

Atención, este artículo no ha sido revisado ni publicado en ningún grupo

La séptima edición del Festival y Concurso Internacional George Enescu, programado entre los días 4 y 20 de Septiembre, rendirá un tributo especial al compositor rumano más importante, cincuenta años después de su muerte.

“Si Dios me da un talento, entonces me da una obligación también”. Las palabras de George Enescu son tan ciertas ahora como lo fueron entonces, y algunas de las más famosas orquestas, grupos de cámara y compañías de ópera cumplirán con su obligación representando este año para conmemorar su vida y obra. En la programación ya están, por nombrar a algunos, la Orquesta Filarmónica de Londres, la Orquesta Nacional de Francia, Staatskapelle de Dresde, la Orquesta Sinfónica de Radio Stuttgart, la Orquesta Filarmónica de Israel, la Orquesta Sinfónica de Kirov, la Orquesta de Cámara de Lausane, la de Saint Martin in the Fields, Barbara Heindricks y el Magnus Quartet Jazz Project, así como el Ballet de San Petesburgo de Boris Eifman.

Sin suficiente publicidad

Este año, el festival, que también incluye competiciones juradas para piano, violin y voz, no será organizado por el Secretario General del Gobierno, debido a las alegaciones previas sobre que el festival sería políticamente influido. La responsabilidad para poner en escena el evento ahora recae en el Ministerio de Cultura, que ha dispuesto de 5,5 millones de euros para esta tarea. Pero, a pesar de este gran presupuesto, la promoción del festival ha sido limitada y, aunque debía haber una asociación con el canal de televisión francés Mezzo y Radio France, no mucha gente conoce el festival fuera de Rumania.

En verdad, el número de no-rumanos que han oido hablar de Enescu es insignificante. De este modo el festival sirve a dos propositos, proveyendo una plataforma para los talentos de la música clásica de hoy y también promoviendo la música de Enescu, un compositor y violinista infravalorado. Lo que es interesante es que, incluso en Rumania, hay cierta reticencia respecto a la obra de Enescu. Esta reserva debería ser explicada por el hecho de que los rumanos mismos no tienen un profundo entendimiento de su talento desde que no existe una monografía comprensiva de sus trabajos.

Pero incluso si la música de Enescu no es bien conocida o muy moderna, la decisión de llamar al festival con su nombre no significa que sea un instrumento patriótico para promover la música rumana. Al contrario, es la “orquesta de orquestas” europea, abierta a los amantes de toda la música clásica, buscando un poco de inspiración en la antesala del otoño.

Concurso Internacional y Concurso George Enescu

Del 4 al 20 de Septiembre de 2005

http://www.festivalenescu.ro/