¿Lo que diga Suecia? La UE y el debate de la prostitución

Artículo publicado el 13 de Junio de 2012
Artículo publicado el 13 de Junio de 2012
En la lista de las políticas comunes de la UE que se debaten a diario, entre los impuestos, la pesca y la prostitución, este último es un asunto transfronterizo con legislaciones nacionales muy diferentes.
Solo cambiará la mentalidad, disminuirán los clientes y se reducirán las víctimas del tráfico de personas, como ha ocurrido durante los últimos 10 años en Suecia, si la UE recalca que no tolerará o justificará la prostitución dentro de sus fronteras.

Pocos países europeos han ilegalizado la prostitución: Suecia penalizó contratar servicios sexuales en 1999 y la califica de violencia de género. En Irlanda, todos los tipos de prostitución son ilegales, incluidos el proxenetismo, la venta de servicios sexuales y la gestión de burdeles. En países como Alemania o Grecia, esta práctica es legal, está regulada y los prostíbulos tienen derecho a operar. Sin embargo, la mayoría de los países europeos, entre ellos Bélgica y España, siguen sin definirse: algunas formas de prostitución son legales, pero no lo es el proxenetismo. En el Reino Unido o Italia, los burdeles son ilegales, mientras que en Francia la “prostitución activa” es un delito, pero se tolera la prostitución. En Dinamarca, esta se legalizó en 1999, pero hasta hace poco solo como actividad a tiempo parcial.

Suecia: parecía que la legalización funcionaba

Los países que han legalizado la prostitución argumentan que siempre ha existido y, por lo tanto, es mejor regularla y controlarla. Suecia adoptó una postura muy innovadora al considerar que las afectadas eran víctimas. Anteriormente, se creía que las prostitutas (el 85% son mujeres) disfrutaban de lo que hacían, decidían trabajar en la industria del sexo por voluntad propia, podían actuar con libertad y elegían a sus clientes. Sobre todo, la mayoría pensaba que les gustaba.

En Suecia, un ejemplo del “modelo nórdico”, las investigaciones han demostrado que la prostitución callejera se ha reducido a la mitad

Sin embargo, como señalaron los legisladores suecos, la prostitución a menudo no la ejerce una mujer libre que disfruta acostándose con hasta 20 desconocidos al día. La realidad es bastante desalentadora: se estima que, de las 700.000 personas que entran al año en la UE por medio del tráfico de personas, el 90% termina en la industria del sexo. Las víctimas de estas prácticas se encuentran encerradas en habitaciones en las que reciben a clientes y no pueden escapar por diversas razones: están drogadas, les han quitado el pasaporte, no hablan el idioma y se les ha hecho creer que, si escapan, terminarán en la cárcel y serán golpeadas y violadas de nuevo. La prostitución no puede perpetuarse por el hecho de que sus defensores argumenten que es imposible detenerla porque siempre ha existido. Comúnmente se teme que prohibir esta actividad incremente otros delitos como las violaciones o la pedofilia. En Suecia, un ejemplo del modelo nórdico, las investigaciones han demostrado que las violaciones y la violencia contra las mujeres no han aumentado desde 1999. La prostitución callejera se ha reducido a la mitad, no se ha visto sustituida por la prostitución en Internet y, lo que es más importante, Suecia se ha convertido en un mercado menos favorable para el tráfico de personas. Por último, la mentalidad también ha cambiado: solo el 30% de la población estaba a favor de la ley en 1999, frente al 75% de hoy en día.

Penalizar al cliente, no a la prostituta

‘Be a sport. Keep it fair.. Say NO to prostitution’ (“Sé deportista. No hagas trampas... Di NO a la prostitución”) es la última campaña de concienciación paneuropea de cara a los Juegos Olímpicos de Londres y a la Eurocopa de 2012.En muchos aspectos, la prostitución se basa en la creencia extraña y anticuada de que un grupo de mujeres debe estar disponibles para satisfacer las necesidades sexuales de los hombres. En las sociedades en las que se acepta esta práctica, se enseña a los niños que pueden practicar el sexo con cualquier chica o mujer siempre que paguen por ello, que el cuerpo femenino está disponible para ellos y que tienen derecho a satisfacer las llamadas necesidades sexuales. Solo ilegalizando la prostitución y considerándola inaceptable avanzaremos hacia unos principios de igualdad de género más fuertes y hacia el respeto a los derechos de la mujer.

En la mayoría de los países de la UE, el concepto de actividad delictiva se centra en las personas que ejercen la prostitución. Francia, por su parte, reafirma su posición abolicionista con la elaboración de una ley en la que se penalizará al cliente, no a la prostituta, como ya ocurre en la legislación sueca. Hasta que los 27 países miembros de la UE tengan políticas y leyes comunes, la industria del sexo continuará prosperando y desarrollándose a través de las fronteras nacionales y los clientes seguirán viajando para contratar servicios sexuales. Mientras la UE lucha contra el turismo sexual en lugares remotos como Tailandia, este tiene lugar en su propia casa a diario.

El autor es fundador y director de Gender Hopes, una ONG dedicada a luchar contra la violencia de género, que se puede seguir en twitter

Fotos: portada, (cc) Jenny Kristina Nilsson/ jennykristina.com; eurodiputada (cc) European Women's Lobby. Ambas cortesía de Flickr.