Lo tuyo es mío: Facebook y la esfera privada

Artículo publicado el 27 de Febrero de 2009
Artículo publicado el 27 de Febrero de 2009
Volver a encontrarse con ese simpático francés del bar, enseñarles nuevas fotos a tus amigos del instituto de Estados Unidos, mantener el contacto con esa amiga que vive en España... Facebook lo hace posible y se beneficia de los detalles privados de sus casi 175 millones de usuarios repartidos por todo el mundo. Pero los encargados de la protección de datos hacen sonar la alarma.

El café está en la mesa, tienes el periódico al lado: parece un buen principio de día. Pero entonces, en la página tres, hay un artículo sobre ti. Sin tu consentimiento, con detalles picantes y fotos de tu vida privada. Es imposible, te dices, pero si no soy famoso. Eso también creía Marc L, de Burdeos, hasta que un día abrió el periódico y se vio a sí mismo.

La revista francesa Le Tigre quería llamar la atención sobre los peligros que conlleva publicar información personal en Internet. Se toparon con Marc L. por casualidad y luego fueron encajando las piezas del puzzle de su vida que estaban esparcidas en el mundo virtual hasta componer su retrato. Las informaciones más personales las encontraron en Facebook: ahí es donde el límite entre privado y público se difumina, muchas veces hasta desaparecer por completo.

¡Entrégame tus datos!

Sólo una pequeña parte de los usuarios piensan en qué ocurre con el montón de datos que se van acumulando a lo largo de su participación: lo cierto es que casi nadie lee la letra pequeña de las condiciones de uso. Ahí pone que todos los datos del perfil pueden ser usados para fines publicitarios. Pero ahí no acaba todo: Facebook recopila informaciones de otras fuentes como periódicos, blogs y servicios de mensajería instantánea para, según escriben en la política de privacidad, "proporcionarte una información más útil y una experiencia más personalizada".

Pero, ¿qué pasa con los datos cuando uno quiere suprimir su perfil de Facebook? Según la oficina de prensa, las informaciones simplemente "se borran": de todas formas, lo normal es que Facebook conserve durante un cierto tiempo una copia de seguridad del perfil en su banco de datos. Facebook pretendía no obstante cambiar esto y hacer que los usuarios, al publicar datos, cediesen todos los derechos... de por vida. Los encargados de la protección de datos y los usuarios se espantaron tanto y la ola de protestas fue tan grande, que el presidente de Facebook, Mark Zuckerberg, no tuvo más remedio que retractarse. Pero esto no acabará ahí, escribió justo después en su blog, las condiciones de uso son "excesivamente formales y protectoras". En general, las condiciones de uso de Facebook pueden modificarse "en cualquier momento y sin previo aviso".

La UE ha tenido también que intervenir frente a tal incontrolable marea de datos. Como los menores todavía no saben calibrar el peligro de estas redes sociales, la Comisión Europea firmó el 10 de febrero, en ocasión del Día por un Internet más seguro, un convenio con los operadores de diferentes redes sociales, incluyendo a Facebook, para que los menores estén más protegidos. Entre otras medidas, los perfiles de los adolescentes no podrán ser accesibles a través de motores de búsqueda externos.

De mafiosos y pechos desnudos

Igualmente difícil de controlar es la autenticidad de los perfiles. El futbolista italiano Alessandro Del Piero presentó una demanda porque unos desconocidos habían creado con su nombre un perfil en Facebook en el que se le presentaba como simpatizante nazi. También son frecuentes los casos de perfiles atacados por hackers en los que estos mandan mensajes a los amigos del usuario pidiendo dinero urgentemente.

En Italia también hubo una gran polémica sobre los perfiles y los grupos de fans de destacados mafiosos. Hasta ahora Facebook se niega a eliminarlos, alegando que la "controversia" no es motivo suficiente, pues una red social es un lugar para discutir "diferencias de opinión". Pero hay otras cosas que no dudan en censurar: a finales del año pasado Facebook borró fotos de madres amamantando. La oficina de prensa arguyó que a pesar de que dar el pecho es algo "maravilloso y natural", las condiciones de uso obligaban a intervenir, pues se veían los pechos al desnudo.

Wie man Freunde gegen Hamburger tauscht

También la política ha descubierto Facebook. Después del éxito de Barack Obama en las Webs sociales, los políticos europeos se han decidido a seguir su estela. El precursor en Facebook es José Manuel Barroso, presidente de la Comisión Europea. Su conservador perfil no revela ningún detalle privado como cuáles son sus aficiones o sus libros preferidos. Sin embargo, en relación a las elecciones europeas de noviembre del 2009, es un primer paso para animar la participación de la juventud, algo urgente. Barroso tiene 103 amigos, lo cual no es demasiado en el universo Facebook, donde en términos de amistad importa más la cantidad que la calidad.

Burger King usó el fenómeno de estas pseudoamistades para lanzar el año pasado una campaña publicitaria poco habitual: el "Whopper Sacrifice" prometía a cada usuario una hamburguesa a cambio de diez amigos. Cada amistad quedaba valorada así en un par de céntimos. Sin embargo, Facebook acabó esta acción antes de tiempo. ¿Razón? Iba contra uno de los principios básicos de Facebook, la interconexión entre personas.

©atou.eu/facecorette Para quien, después de leer este artículo, entre a Facebook con aprensión pero aún así no pueda renunciar a la página, hay ahora un método que te ayuda a dejarlo: Facecorette.