Lokstoff: Teatro urbano

Artículo publicado el 5 de Marzo de 2008
Revista publicada
Artículo publicado el 5 de Marzo de 2008
Sin telón ni escenario. Sin filas de butacas acolchadas ni cosmoramas. Lokstoff lleva el teatro al corazón del núcleo urbano, donde hay gente. Aeropuertos, estaciones de tren y metro o en autobuses de línea.

Un autobús de línea en el centro de Stuttgart. En una parada normal y corriente se monta un hombre. Todos los asientos están ocupados y él se queda en medio de pie, se agarra a la barra y mira desconcertado. “¿Por qué se ríen todos para dentro? Aquí pasa algo". Próxima parada: los pasajeros siguen riéndose. El hombre se apea del autobús y se da a la fuga visiblemente confuso. ¿Qué ha sido eso? Un “malentendido”, ya que el autobús no era en realidad uno convencional, sino un “teatrobus”. En él no había pasajeros de verdad, sino espectadores y actores, y el hombre que sin querer se ha subido en aquella parada se ha convertido en actor improvisado de la pieza El antes y el después: versión libre de la obra de Franz Kafka, La metamorfosis.

El antes y el después (Foto: ©Lokstoff)

La compañía Lokstoff, creada en 2002 por los intérpretes Kathrin Hildebrann, Wilhelm Schneck y Andrea Leonetti, ha tenido una excelente acogida en la agenda cultural de Stuttgart. “La gente joven y todos aquellos que no suelen ir al teatro clásico vienen a vernos actuar y eso es para nosotros muy reconfortante”, declara Tom Schößler, director de Lokstoff.

Esta compañía produce sus actuaciones de los pies a la cabeza: primero buscan el lugar donde representarán la obra y después deciden qué pieza interpretarán de acuerdo con el sitio escogido. Hay algunas condiciones: todos tienen que poder acceder al lugar en cuestión. “El escenario ideal tiene que ser siempre público y además transitado, como por ejemplo la estación de metro de Charlottenplatz en Stuttgart. Un punto clave en la ciudad con rincones sucios por donde pasan a diario muchísimas personas. Lo que perseguimos es que las personas se percaten de los sitios que tienen a su alrededor, encontrar en ellos un lado cómico que no se perciba a primera vista”, dice Schößler.

el tráiler Lokstoff

Cada representación es un nuevo hallazgo en el que el contenido de la pieza y los intérpretes no son los responsables exclusivos del éxito, ya que los espectadores y los viandantes también desempeñan un papel decisivo. Hildebrand, una de las creadoras, alega que lo que tiene de especial ser actriz en esta compañía es que cada una de las interpretaciones es distinta y a la vez emocionante, ya que busca la confrontación con la realidad.

Teatro en en aeropuerto

Y los intérpretes no sólo acechan a los viandantes en las paradas, sino que también lo hacen en el aeropuerto o en las estaciones de metro y tren. Kathrin Hildebrand recuerda un incidente que ocurrió durante una representación de Top Dogs en el aeropuerto de Stuttgart. "El lugar elegido era la sala de espera de la zona del control de seguridad. Yo interpretaba a una becaria de una empresa de recolocación que se ocupaba de recolocar en el mercado laboral a directivos cesados. En una de las escenas me enfrentaba a un compañero al que habían despedido y al que sólo le quedaba conformarse con el puesto en la empresa de recolocación. Mi compañero de interpretación debía desquiciarse al oír la noticia, ponerse a dar gritos y arrancarse la ropa del cuerpo.

Representación de Top Dogs en el aeropuerto de Stuttgart (Foto: ©Lokstoff)

De repente, apareció de entre los espectadores un directivo “de los de verdad”, empapado de sudor e histérico. Tenía que decirle de inmediato dónde salía el vuelo a Londres. Le dije que se calmara, que seguro que se había apuntado a un curso equivocado y le mandé al punto de información del aeropuerto y provoqué con mi respuesta que el directivo “de verdad” se enfadara, comenzara a discutir conmigo y se marchara al rato echando sapos y culebras. La actuación continuó pero a los espectadores no les quedó muy claro si ese hombre era parte de la función o no.

Hamlet en la estación principal de trenes

El próximo proyecto de Lokstoff está a punto de estrenarse. A partir de abril de 2008 esta compañía de teatro actuará en la estación central de trenes de Stuttgart. La pieza que interpretarán en este nuevo escenario la han escogido de entre los clásicos de Shakespeare. Hamlet se representará entre vías, paneles publicitarios y personas inquietas y reflejará la sociedad moderna en un mundo cada vez más complejo.

Los transeúntes se detienen en la estación para contemplar los preparativos, pero eso no parece importarles a los actores, sino todo lo contrario, puesto que reconocen que hasta ahora todas las experiencias que han tenido han sido muy positivas. “La gente mira y después pregunta cuándo van a poder ver el espectáculo y dónde pueden hacerse con las entradas”.Ya están de nuevo los viandantes ahí en el medio, en el teatro Lokstoff. Al fin y al cabo es parte de la idea original. “Nos tomamos la libertad de trasladar el teatro allí donde hay vida.”