Londres recuerda a las víctimas de los ataques de París

Artículo publicado el 12 de Enero de 2015
Artículo publicado el 12 de Enero de 2015

Atención, este artículo no ha sido revisado ni publicado en ningún grupo

Bajo un cielo gris y aguanieve, Francia estaba en Londres el domingo, mientras los colores de la bandera iluminaban los lugares clave londinenses, las banderas ondeaban a media asta y en las fuentes corría agua roja, blanca y azul. Un resumen de lo que ocurrió en un día en el que Londres, París y el resto del mundo recuerdan a los héroes caídos de Francia.

Trafalgar Square fue el punto álgido el domingo para recordar a las víctimas de los ataques del miércoles en París. Se podía tanto dar palmas con la multitud y quizás visalumbrar a Nick Clegg lanzando un penique para representar a tu país en las banderas dibujadas con tiza como depositar un boli o lápiz en el monumento conmemorativo hecho por los ciudadanos justo delante de la National Gallery.

Pero no se trataba solo de ciudadanos. Los visitantes también podían admirar el gran gallo azul, que, para la ocasión, ocupó su lugar en el cuarto plinto. La bandera en la Victoria Tower, en la esquina de las Casas del Parlamento, opuesta al Big Ben, ondeaba a media asta. A medida que se acercaba la noche, las fuentes se iluminaban, a lo largo de la tarde, mostrando combinaciones de la bandera francesa. La bandera también se proyectó en los muros de la National Gallery, a la vista de Lord Nelson, quien, estoy seguro, se revolvió hoy en su tumba.

En otra parte de la capital, los artistas del graffiti se aseguraron de que el arte callejero del East-London incluyera una (muy justa) representación de la cara de Charbonnier, junto con el eslogan eterno "Je suis Charlie" disperso por los muros de Shoreditch y Hackney.

La Torre de Londres tenía su propio espectáculo de luces, la bandera francesa iluminaba las torres con un color cada vez. El London Eye se apagó en un momento, y luego se encendió con un color azul durante el resto de la noche.

Por tanto, no solo fueron los ciudadanos de Londres, sino también sus autoridades, quienes tomaron medidas para asegurarse de que Londres estaba con París en espíritu y en sus actos cuando se recordaba a las víctimas caídas de París, la valiente vanguardia de la libertad y la libertad de expresión occidentales.

El domingo 11 de diciembre de 2015, London también fue "Charlie". Como tuiteó un usuario de Twitter (alguien llamado Will Antolin), "me pregunto quién estará mañana, y seguirá la semana que viene". ¿Habrá una manifestación para apoyar a Mohamed Cheikh, condenado a muerte simplemente por criticar la política de las autoridades mauritanas, que promueven la esclavitud y una sociedad de casta? ¿O a Raif Badawi, un blogger sentenciado a diez años de cárcel y 1000 azotes en público en Arabia Saudí por iniciar un foro de debate y por insultar aparentemente al Islam?

Lo que más me disgusta de todo este asunto es que los jefes de estado promuevan su discruso de que "ellos", el enemigo, no ganarán porque "nosotros" permanecemos unidos, etc, etc. Esos dibujantes, policías y rehenes podrían seguir vivos si Francia hubiera curado antes sus heridas con Algeria, y si los países occidentales dejaran de apoyar regímenes corruptos o invadir países en el nombre de "la lucha contra el terrorismo" que han contribuido a crear. Somos ciudadanos ciegos que eligen aceptar tales discursos y eligen no aprender más de aquellos "extranjeros" que acogimos en nuestras democracias. Debe de haber alternativas mejores. La historia no miente y, si no aprendemos de ella, aprenderemos el camino duro una y otra vez, y los políticos se aprovecharán una y otra vez. Ya es suficiente. Llamadme ingenuo.

Una semana llena de eventos llega a su fin, también aquí en Londres, en imágenes: