Los 5 bares de aperitivos más originales de Turín

Artículo publicado el 7 de Agosto de 2015
Artículo publicado el 7 de Agosto de 2015

Nuestra serie "5 cosas" continúa, esta vez dedicada al sagrado ritual del aperitivo en Turín.

Nosotros, los nativos de Turín (y me incluyo) somos grandes amantes de las primicias, particularmente de las nuestras. De manera que no es casualidad que os cuente esto: ¿Sabíais que el aperitivo nació en Turín? No en Milán. Fue inventado en la capital de Saboya en 1786 por un tal Antonio Benedetto Carpano, que en su taller bajo las columnas de la Piazza Castello creó el vermut, que se convirtió en el aperitivo por excelencia en la ciudad, acompañado por snacks como palitos de pan con salami y, para los más atrevidos, bagna càuda. El ritual se llamaba merenda sinoira (merienda), y era EL aperitivo antes de que ese término existiera. La gente de Turín sabe, por tanto, como preparar un buen aperitivo, y no queríamos que os perdierais esta lista con los 5 mejores de la ciudad. 

Vermouth Anselmo

Es imposible no mencionarlo el primero, pues Vermouth Anselmo ofrece la nueva generación del vermut: al vino tradicional, que nació hace 200 años y al que se le daba sabor con hierbas y especias, se le ha dado un giro contemporáneo en este bar de sabor vintage y atmósfera de los años 20 en San Salvario, el barrio más bohemio de Turín. Acompaña el aperitivo con las tapas y snaks que ofrece este bar o, si lo prefieres, acude directamente a cenar: siempre hay un plato basado en el vermut que, todo sea dicho, resulta delicioso (prueba los mejillones cocinados en vermut con curry y cilantro fresco).

Smile Tree

Si lo que buscas es un "cóctel escénico", entonces Smile Tree es el sitio para ti. Situado en el Barrio Romano, el barrio "parisino" de Turín, este bar es legendario. Quizás se deba a que nadie ha conseguido ir allí más de una vez. Durante los fines de semana las colas son largas, pero la calidad de las bebidas bien merece el esfuerzo. Opciones veganas, aperitivos extravagantes y cócteles originales servidos con mucha fruta exótica hacen de este bar un sitio único. Prepárate para beber de una cafetera, de un coco o de una taza, e incluso cuando lo que hayas pedido sea un simple gin-tonic, nunca sabes lo que va a llegar a la mesa, puede que un huevo espacial.

Esperia

Situado al borde del río Po, este bar merece una visita sólo por su ubicación. Durante el día es un magnífico y elegante club de remo en Pre-Collina, pero por la noche Esperia se convierte en un sofisticado bar para cenas y aperitivos, con separadores de cristal y una sugerente (y, afrontémoslo, romántica) vista sobre el Po y las luces de la ciudad. En verano, los aperitivos se toman en la terraza y el bar ofrece una rica variedad de alimentos muy codiciados. Si tienes suerte, podrás terminar la noche con una fiesta, con luces estroboscópicas de color rosa que se reflejan en el río. 

Floris

Floris House es uno de los lugares más camaleónicos de Turín. Un bar, pero también una tienda, una perfumería y un jardín, es el sitio ideal para un aperitivo bajo los árboles, inmerso en una atmósfera que es mitad bazar callejero y mitad bosque amazónico. Plantas, plantas por todas partes, y perfumes, y sabores, y tés helados caseros, y sabrosos y refinados aperitivos. Entre rococó y neobarroco, entrar en Floris es sumergirse en el siglo XIX y el Londres Eduardiano: Desde su ubicación hasta sus camareros, al puro estilo saboyano, es tan bueno como parece. 

Casa Manitù

Para esas noches en las que sólo quieres estar relajado y aislado, ¿qué mejor que un aperitivo en casa? Casa Manitù es el sitio ideal para disfrutar de la tranquilidad de un salón en un apartamento de dos plantas real, con sofás, una chimenea, un ambiente chic y bohemio, y mucha comodidad. Incluso la elección de la ubicación es premeditada: Fuera del ajetreo del centro y los barrios de moda de la ciudad, esta pequeña casa se encuentra en el Barrio Crocetta, aburguesado y residencial. Mucha y buena comida, como en casa de tu abuela.