Los Balcanes no han muerto: el choque de culturas

Artículo publicado el 16 de Marzo de 2009
Artículo publicado el 16 de Marzo de 2009
De París a Skopje, pasando por Prístina: El teatro de Syldavia presenta una obra despojada de figuras, donde musulmanes y cristianos intentan comprenderse. Bodas de Sangre o la reescritura de un gran clásico de la literatura balcánica

Ensayos dos semanas antes del estreno. Paredes desnudas, algunas sillas y una calefacción estacionaria son todo el decorado, ya que estamos en uno de los locales de la Casa de Europa y del Oriente. Este centro cultural de Europa del Este y de Asia es uno de los organizadores de este evento. Atentos, los actores escuchan las últimas recomendaciones de Dominique Dolmieu. Una vez que la puesta a punto termina, los ensayos recomienzan. Tres actores se ponen en su lugar para la primera escena.

( Viviana Rossi)

Los Balcanes no han muerto (Balkan's not dead) habla sobre el reencuentro de dos pueblos. En Macedonia, a comienzos del siglo XX, la provincia esta bajo dominio turco. El soberano, Osman, y su lugarteniente, Rasim, hacen que reine el terror en la población. Los ‘koumitas’, combatientes independistas macedonios, resisten más bien que mal. Su jefe, Spase, vive una intensa historia de amor con Cveta. El amor, sentimiento noble por excelencia atraviesa y domina toda la obra. Empuja a ambos pueblos al reencuentro y a la comprensión. Pero estos amores imposibles entre musulmanes y cristianos crean dramas y rupturas familiares.

Humor y amor

“Lo que nos interesa en esta obra, es el reencuentro entre el mundo cristiano occidental y el turco oriental, que es siempre un tema de actualidad, sin importar de que pueblos se trata y las fronteras comprendidas”, explica Dominique Dolmieu. Sin duda se trata de un teatro comprometido.

“Nuestro propósito es hacer reflexionar al espectador”. Los protagonistas hacen frente a numerosos dilemas enfrentados a la codicia, la traición, la violencia y la muerte.L a obra, creada en 1995, contiene un fuerte mensaje. Se trata de la reescritura de un gran clásico de la literatura macedonia, Las Bodas de sangre macedonias de Vojdan Cernodrinski. La obra exalta valores tradicionales como el honor, el apego al país y el coraje. Balkans not dead toma estos temas y los transforma. “Todos esos nobles sentimientos son reemplazados por la corrupción y el deseo desmedido, ya sea por el dinero o el sexo. El gran vencedor, la única cosa que guarda su real valor, es el amor. Pero tampoco el humor falta. Bromas sobre malentendidos, comentarios y réplicas jocosas se suceden alegremente. Las escenas emotivas alternan con estallidos de risas, que muestran la vida tal cual es: alegre y triste al mismo tiempo.

(Viviana Rossi)

Del 18 al 29 de marzo en el Teatro de los Oprimidos en Paris. El 4 de abril en el Teatro Nacional de Kosovo en Prístina Y el 7 de abril en el Teatro nacional de Macedonia en Skopje.