Los bancos europeos y el efecto dominó

Artículo publicado el 7 de Octubre de 2008
Artículo publicado el 7 de Octubre de 2008
Hace tiempo que la crisis financiera alcanzó Europa. Un día una, una mala noticia. Los bancos europeos, entre nacionalización y adquisición

La crisis continúa en el mundo financiero europeo. Durante la cumbre de los países europeos del G8, propuesta por el presidente del Consejo Europeo Nicolas Sarkozy, se pretendía encontrar una solución europea ante la crisis. Pero Merkel y Brown apoyan dos salidas distintas a esta crisis. Repaso a los golpes recibidos por las bancas europeas.

Gran Bretaña: Northern Rock, Bradford & Bingley, Halifax Bank of Scotland

Ya en primavera se hizo notar la crisis subprime en las islas británicas, cuando incontables clientes del banco de hipotecas Northern Rock retiraron 2,9 mil millones de euros haciéndolo tambalearse. A penas unos meses después, el 17 de febrero del 2008, el Northern Rock fue nacionalizado –el primer banco británico en serlo desde los 70. El precio para el gobierno: 73 mil millones de euros. El 29 de septiembre del 2008, Bradford & Bingley (B&B) sigue un destino parecido. El Ministro de Finanzas, Alistar Darling, anuncia la nacionalización del banco de hipotecas británico, tras haber sido esta autorizada por la Comisión Europea. Por la fuerte suma de 500 millones de euros, el banco español Santander compra las 200 filiales y 2,7 millones de cuentas bancarias del británico en quiebra –las arriesgadas cuentas restantes las asume el estado por 50 mil millones de libras.

(Alex Gnningham/wikipedia)

También los escoceses tienen que apretarse el cinturón: Los 72.000 empleados del Halifax Bank of Scotland (HBOS) en todo el mundo tiemblan cuando se anuncia oficialmente que HBOS ha sido adquirido por el gigante bancario Lloyds TBS. Tras el colapso del americano Lehman & Brothers, cayeron en picado las acciones del banco en 24 horas. 

Los irlandeses pusieron entre tanto cara de póquer y enfadaron a los ingleses con una jugada proteccionista: el Estado irlandés se convierte en el avalista de los bancos para los dos próximos años. Los británicos temen que los clientes bancarios se muden de isla. 

Conclusión: dos nacionalizaciones y una adquisición.

Alemania: Hypo Real Estate

(Hypo Real Estate Holding AG)

Los irlandeses también se ocupan de crear un revuelo en el sector financiero alemán. La irlandesa Depfa ha traído muchas complicaciones al banco de créditos inmobiliarios de la que es filial, el Hypo Real Estate (HRE), después de que este casi se hubiera librado de la crisis. El gobierno alemán pretendía obrar rápido: se acordó sin más un préstamo de urgencia de 35 mil millones de euros que debían ser inyectados esta empresa herida, que cotiza en el índice bursátil Dax alemán. Pero la decisión unilateral alemana creó mal ambiente en la Comisión Europea. Finalmente, la Unión dio luz verde. Por desgracia, ya era demasiado tarde. Debido a lagunas fiscales insospechadas, especialmente en el banco Depfa, los bancos alemanes se echaron atrás en el último momento dándole la espalda a la HRE –lo que probablemente supone el fin del banco muniquense y un bajón considerable en el mercado financiero alemán.

Conclusión: un banco al borde de la quiebra

Benelux: Fortis y Dexia

(Fortis)

Los gobiernos en Bruselas, la Haya y Luxemburgo inyectaron juntos el 30 de septiembre 11,2 mil millones de Euros en el banco belga-holandés Fortis, adquiriendo con esta suma la mitad de la empresa. Unos días después, el 5 de octubre, la prensa belga anunciaba que el mayor banco francés, el BNP Parisbas, se hacía cargo de la actividad de Fortis en Bélgica por el módico precio de 15 mil millones de euros. El BNP se convierte, por tanto, en el banco más grande de la eurozona.

Seis mil millones de Bélgica, Francia y Luxemburgo fluyeron también hacia el banco de hipotecas Dexia. Su presidente ejecutivo, Axel Miller, ya había tirado de su paracaídas dorado, cuyos 3,7 millones de indemnización le garantizaban un suave aterrizaje. El gobierno de Sarkozy reaccionó alérgicamente y quiere poner en marcha un proyecto de ley contra los salarios sobredimensionados de los directivos de estas empresas en crisis.

Conclusión: nacionalización en Benelux

Islandia: Glitnir / Dinamarca: Roskilde-Bank

(phxpma/flickr)Los países nórdicos también tienen que abrigarse. Islandia ha sido tocada de lleno por crisis financiera mundial ya que su bum económico reposaba en el sector bancario y financiero. El gobierno islandés ya ha desembolsado 600 millones de euros para salvar al candidato a la quiebra Glitnir del colapso. El 7 de octubre, el Estado nacionalizó el segundo banco de Islandia, el Landsbanki. A pesar de las ayudas rusas, que ponen en entredicho la orientación geopolítica y la independencia de la isla atlántica, Islandia podría ser el primer país europeo en declararse en bancarrota.

Por su parte, Dinamarca tiene que luchar contra la recesión. El efecto dominó afectó especialmente a los pequeños institutos de crédito, como por ejemplo le banco Roskilde, que declaró su quiebra en julio y que fue adquirido por el Banco Central Danés. Entre tanto, la empresa ha sido adquirida por la Nordea AB, el banco danés Nord Bank y el Arbejdernes Landsbank.

Conclusión: Nacionalización en Islandia y absorciones en Dinamarca