Los checos necesitan la Constitución

Artículo publicado el 25 de Marzo de 2005
Publicado por la comunidad
Artículo publicado el 25 de Marzo de 2005

Atención, este artículo no ha sido revisado ni publicado en ningún grupo

El debate que hace estragos en el resto de Europa no parece haber llegado a la República Checa, según la europarlamentaria Jana Hybášková.

Un reciente sondeo de opinión realizado por el Centro Checo de Investigación de Opinión Pública ha confirmado que, a pesar del presunto euroescepticismo, más del 50% del público entrevistado votaría a favor de la adopción de la Constitución, comparado con el 25% que aproximadamente votaría en contra. No obstante, queda pendiente la cuestión de si un referéndum será organizado.

Esto se debe a que el gobierno a favor de la Constitución disfruta de tan poco apoyo popular que se duda que esté en funciones a mediados de 2006 para organizarlo. Además, el campo de los opositores a la Constitución, liderado por el Partido Democrático Civil (ODS), hace campaña contra de la Constitución. Dado que el apoyo de la población al ODS ha alcanzado hace poco el 40%, la motivación para celebrar un referéndum sobre la Constitución ha disminuido a la vista de la posibilidad del rechazo a la Constitución en el propio parlamento checo en caso de elecciones.

Los Anti-constitución

Incluso si el referéndum tuviera lugar, el debate sobre la Constitución corre el riego de estar muy influido por la extendida indiferencia de parte de los medios de comunicación y las instituciones checas ante este asunto crucial. Alarma que alrededor de un 60% de la población afirme no haber sido informado en absoluto sobre la Constitución y que incluso es casi imposible hacerse con una copia del Tratado Constitucional en el país. Aunque la Constitución se menciona en los medios checos, son a menudo los opositores quienes tienen la palabra y quienes se autocensuran a la bhora de hacer declaraciones sobre los presuntos aspectos negativos para la República Checa. No se ha dado aún un debate acerca de cuáles son los asuntos importantes para los ciudadanos y lo que la Constitución significa. Para contrarrestar estas inaceptables circunstancias he lanzado una página web -www.evropskaustava.cz-, tratando así de equilibrar el debate constitucional. Los que visiten la página pueden interactuar en la red, hacer preguntas sobre la Constitución e incluso firmar una petición exponiendo las ventajas principales que aportará a la República Checa.

¿Porqué el Sí?

Las razones para apoyar el Tratado Constitucional son sólidas: sustituirá los ya existentes Tratados de la UE vigentes durante los últimos cincuenta años; esto es, clarificará y simplificará las reglas que gobiernan la UE. También proporciona derechos más amplios en la protección de los ciudadanos y una más eficaz aplicación de las responsabilidades conferidas a la UE por los Estados miembro. Adoptando la Constitución, la República Checa no transfiere al nivel de la UE más competencia de lo que ya ha hecho a la hora de firmar el Tratado de adhesión a la Unión. Más bien refuerza la posición de las instituciones de la UE para actuar y defender las competencias que tiene en relación con el resto del mundo. En consecuencia, la adopción de la Constitución es un paso importante en la historia de la República Checa. Nos da la oportunidad de formar parte en la definición y promoción de los valores y normas europeas, particularmente en la medida en que limitará los poderes de los "grandes jugadores".

La Constitución Europea es por tanto una oportunidad para la República Checa, no una amenaza. Aquellos que la apoyan rechazan quedarse en los márgenes de Europa. Rechazan perder la ocasión histórica de cooperar en la creación de un espacio de libertad, ley y justicia en Europa acogiendo la posibilidad de trabajar juntos en la construcción y aplicación de los valores europeos. Son además conscientes de las numerosas deficiencias contenidas en el Tratado, pero están asimismo preparados para colaborar con los demás para eliminarlas. No tienen miedo de no triunfar en Europa donde las mismas reglas se aplican igualmente a todos. El miedo nunca ha sido una fuerza guiadora positiva en la historia de la República Checa. Lo mismo es válido para hoy.