Los comisarios que nos darán caña

Artículo publicado el 6 de Septiembre de 2007
Revista publicada
Artículo publicado el 6 de Septiembre de 2007
Orban, Solana, Kroes y Fischer-Boel entre los políticos comunitarios que más harán trabajar a la prensa durante los próximos meses.

También los políticos tienen vuelta al cole. Algunos incluso con asignaturas pendientes que darán mucho que hablar a la prensa. Entre nuevos comisarios, nuevos tratados europeos y nuevas reformas de la política agrícola, estas son las caras que más alimentarán la polémica durante los próximos meses.

Leonard Orban

Este rumano es el más joven de los comisarios, con 46 años. Su cartera de Multilingüismo y defensa del Diálogo Intercultural se ha creado en 2007 expresamente para él, y ha suscitado polémica por considerarse una cartera sin contenido. Sin embargo, durante este otoño Orban lanzará una ofensiva presentando su programa de acción para el diálogo intercultural y la promoción del multilingüismo. Ahora bien, al entrar en la web de la comisión europea se nos propone una pregunta de sondeo: “¿Cree que la UE debería hacer más por fomentar el diálogo intercultural?”. ¿A quién se le ocurriría decir que no? Con preguntas tan sosas como estas no llegará Orban a entusiasmar al público europeo con su política.

Javier Solana

Este español, actual responsable de la Política Exterior y de Seguridad Común desde 1999, es quien más años lleva ocupando una misma alta función en la UE. Cuando el 18 de octubre se obtemga la redacción definitiva del nuevo Tratado europeo, se creará una nueva figura de responsable de la política exterior europea y vicepresidente de la Comisión Europea. Será como un ministro de exteriores pero para la Unión. Hasta ahora, todas las quinielas apuntan a que Solana ocupará este cargo. Su trayectoria política como ministro español, secretario general de la OTAN y luego míster PESC le avalan, pero a sus 65 años ¿no le tocará pasar a la jubilación? Es posible que otras personalidades se perfilen para el puesto según avancen las semanas. Nombres ilustres no faltan: ¿Jean Claude Juncker?, ¿Pascal Lamy?, ¿Tony Blair?...

Neelie Kroes

A sus 66 años, esta comisaria europea de Competencia es una holandesa acostumbrada a suscitar polémica desde que la nombraron para el puesto. Además, es un poco el “poli malo” de la Comisión por cuanto como responsable de proteger la libre competencia en el mercado interior europeo es también quien promueve sanciones económicas a las empresas que abusan de su posición dominante en el mercado. La compañía española Telefónica acaba de ser sancionada con 151 millones de euros por un abuso “muy grave” de su posición dominante. Según Bruselas, los consumidores españoles pagan por el acceso a la banda ancha un 20% más que el promedio de la UE-15, mientras que su índice de penetración es un 20% menor. Telefónica asegura “no haber infringido norma alguna”, pero Neelie Kroes ha respondido que “no consentiría que las empresas dominantes fijen unos precios que den al traste con la liberalización de las telecomunicaciones”. Próximo capítulo: France Télécom, que se enfrenta a una multa de 60 millones de euros por el mismo concepto. Más tarde, Kroes quiere hacer lo propio con el mercado de la Energía. ¡GDF, E-On, Enel: preparaos!

Mariann Fischer-Boel

De 64 años, esta danesa del Partido Liberal, es la Comisaria europea de Agricultura. Anunció que 2007 sería el año de la reforma de la Política Agrícola Común. Por lo pronto, se acaba de anunciar que los presupuestos generales comunitarios para 2008 son los primeros en su Historia en los que el gasto destinado a Agricultura y Recursos Naturales será inferior al destinado a Crecimiento Económico. Si se aprueba en diciembre de 2007, el primero alcanzará el 43,6% del total y el segundo el 44,2%. Ahora que se acerca la vendimia, los viticultores analizarán si la reciente reforma de las ayudas al vino propuesta en julio les convencen: ayudas para el arranque de vid, supresión de restricciones para la plantación, prohibición de usar azúcar para elevar el grado alcohólico de los caldos, o nuevas exigencias de etiquetado están sobre la mesa. En 2003 se aprobó la reforma de la PAC entorno a productos como los cereales y la leche, con estrictas cuotas de producciónpara los 27. Hoy, los precios de la leche o de la harina están subiendo considerablemente, pero Fischer-Boel prefiere “responsabilizar a las tiendas” en las que compra el consumidor final.

Fotos, Comisión europea