Los empresarios deben fijarse más en las candidaturas espontáneas

Artículo publicado el 19 de Febrero de 2008
Artículo publicado el 19 de Febrero de 2008
Daniel Porot es el autor de libros sobre gestión de trayectoria profesional y búsqueda de empleo en Europa. Se dedica a la enseñanza en diversos colegios y universidades europeas y americanas. Hoy responde a las preguntas de cafebabel.com.

¿Qué ventajas tiene una primera experiencia laboral en el extranjero?

Esa experiencia muestra a la persona que nos vaya a contratar flexibilidad, una personalidad inquieta y curiosa. Ofrece al individuo una doble cultura. El joven abre una puerta cuando se marcha al extranjero, aunque sea para un trabajo de corta duración, de tres meses por ejemplo. A continuación, puede ampliar sus capacidades inspirándose en las diferentes culturas empresariales que ha descubierto.

¿Tiene algún inconveniente?

El problema es que los jóvenes no saben valorar estas cualidades en un currículum cuando buscan un empleo. Hay que presentar esta experiencia de forma que la persona que nos vaya a contratar vea de inmediato cómo puede aplicar dicha experiencia en su propia empresa. Conocí a un joven italiano que trabajó en Nokia en Finlandia y supo adaptar sus conocimientos de la tecnología punta al ámbito italiano. Ha evolucionado con cada una de sus experiencias.

¿Se corre el riesgo de no encontrar trabajo al regresar al país de origen?

No, porque el hecho de irse al extranjero a trabajar no es una huída. La principal forma de escaparse, el camino más largo, suele ser el de los estudiantes que se dedican a acumular títulos. Esta búsqueda del conocimiento es bonita, pero también evoca un miedo a enfrentarse a la realidad. Marcharse al extranjero es un paso difícil. Sobre todo, cuando nos marchamos sin haber encontrado un trabajo. Aún así, esta valentía y esta baza no se valoran lo suficiente.

¿Cómo podemos aprovechar esta experiencia profesional?

En un currículum, podemos resumir en tres palabras la aptitud que hemos adquirido, y también en una entrevista de trabajo. Todo depende de la persona que nos vaya a contratar, si la combinación oportunidades/recursos -es decir, los jóvenes licenciados frente a las empresas que contratan- es buena, tiene que funcionar. Por ello, es importante que nos dirijamos a las empresas adecuadas. Creo que no hay que limitarse a las páginas web de ofertas de empleo, lo que llamamos mercado abierto. Sin duda, es una solución fácil que nos tranquiliza, y muy competitiva.

Sobre todo hay que acercarse a aquellos que toman las decisiones en el mercado oculto, el de las candidaturas espontáneas.