Los iraníes se rebelan contra la dictadura

Artículo publicado el 7 de Enero de 2018
Artículo publicado el 7 de Enero de 2018

Atención, este artículo no ha sido revisado ni publicado en ningún grupo

Los iraníes se manifiestan valientemente desde hace cinco días. Ya están hartos de la subida de precios, la corrupción y la dictadura religiosa que desde hace casi cuatro décadas gobierna con mano de hierro este antiguo país.

Piden un cambio de régimen y gritan «Muerte a Jamenei», «Abajo la dictadura», «Libertad para los presos políticos en Irán». 

Las revueltas, que comenzaron en la ciudad de Mashdad el 28 de diciembre, se extienden ahora a unas sesenta ciudades y son decenas de miles los iraníes que se manifiestan valientemente; en la vanguardia, muchos jóvenes y mujeres. Ya ha caído una docena de personas bajo las balas de los guardias de la revolución de la milicia del Basij. 

El jefe del poder judicial, Sadeq Lariyaní, ha pedido que se muestre «firmeza frente a los alborotadores». 

El cruel régimen de los mulás ha procedido a arrestos indiscriminados y ya ha detenido al menos a mil personas en los cuatro primeros días de revueltas. Arrestando y masacrando manifestantes, las autoridades intentan en vano detener el levantamiento, que ataca los pilares del poder islamista.

El movimiento de revuelta cuenta con una red organizada de resistencia. La Organización de los Muyahidines del Pueblo ha hecho un llamamiento a la huelga general en Irán.

Para impedir las comunicaciones y la coordinación de los opositores, el régimen ha bloqueado Telegram e Instagram y ha ralentizado el flujo de internet. 

Los demócratas iraníes exhortan a la Unión Europea y a los organismos internacionales de derechos humanos a no permanecer indiferentes ante la brutal represión y a oponerse a la sangrienta represalia que prepara el régimen. La UE debe ayudar a los opositores a contrarrestar las medidas liberticidas del régimen que impiden el acceso a internet.