Los jóvenes búlgaros se ilusionan por la UE

Artículo publicado el 3 de Enero de 2006
Artículo publicado el 3 de Enero de 2006

Atención, este artículo no ha sido revisado ni publicado en ningún grupo

Esta previsto que en 2007 Bulgaria entre a formar parte de la UE. Los jóvenes búlgaros lo ven como una oportunidad.

Se acerca la entrada de Bulgaria en la UE. En la escena política, los preparativos van a toda marcha, sin embargo los ciudadanos se preocupan cada vez más de qué es lo que significará para ellos. La agencia demoscópica búlgara efectuó a principios de noviembre una encuesta a miles de búlgaros mayores de 18 años sobre la futura integración de Bulgaria en la UE.

73% a favor

Según esta encuesta, el 62% de los búlgaros opina que Bulgaria debería convertirse en miembro de la UE. Sólo un 16% defendía su ingreso un año antes. El grupo de los que rechazaban absolutamente su entrada o estaban a favor de una entrada que fuera lo más tarde posible lo forma sólo un 20% de los encuestados. Un 26% de los ciudadanos no considera el próximo ingreso importante. Una quinta parte de los encuestados afirma que la entrada de Bulgaria en la UE resultaría un negocio con pérdidas.

En principio, los búlgaros dicen Sí al ingreso en la Unión: un 73% está a favor. Este resultado positivo se debe en parte a la exitosa política informativa del Gobierno. Según la encuesta, casi la mitad de los encuestados se consideraban bien informados, mientras que un 43% esperaban información detallada por parte del Estado sobre los pasos concretos en el camino hacia el ingreso. Todo un 53% resaltaró la importancia de los medios de comunicación antes del ingreso. Estos deberían ocuparse más de los políticos responsables de las negociaciones.

”No quiero que pase lo mismo en mi país”

A pesar de la opinión mayoritaria a favor del ingreso en la UE, los detractores también se dejan oír en Bulgaria. Por lo general, estos provienen de los estratos sociales más bajos. Creen poder beneficiarse poco de la UE. No tienen suficientes conocimientos de otros idiomas y, por eso, nunca podrán estudiar o trabajar en el extranjero.

En cambio, los extranjeros acuden cada vez más en masa al país; ante todo, turistas ricos a los que las empresas del lugar adaptan sus precios. Es por ello que la generación más veterana teme más que nada una inflación. Vasil, de profesión maquinista, es uno de los que rechaza la entrada en la UE. Vasil afirma: “Desde mi punto de vista, la entrada en la UE no aportaría nada bueno al país; el corto periodo de transición para la compra de inmuebles no nos protege lo suficiente antes de la llegada de los turistas ricos, sobre todo, ante los británicos para quienes nuestros precios son ridículos”. Y prosigue diciendo: “Muchos de ellos tienen en mente comprar casas en Bulgaria, cosa que los búlgaros no les pueden permitir en el futuro”. Su enfoque negativo de la situación se basa en lo que ha oído de Grecia. “Desde luego que las personas que pertenecen a las capas sociales más bajas viven por todo el país, pero en Grecia la clase dominante era la clase media. Sin embargo, el abismo existente entre la riqueza y la pobreza se agrandó a partir de su entrada en la UE. No quiero que pase lo mismo en mi país”.

Maja, estudiante en Praga de Filología checa, es decir, cultura checa, tiene otra opinión. “Creo que nuestra entrada puede crear nuevas oportunidades para estudiar en el extranjero. Apoyo el ingreso de Bulgaria en la Unión, porque me garantiza un futuro mejor.” Es cierto que Maja es realista: “También sé que todas las ventajas que esta nos proporciona no se pondrán en marcha en la primera fase”, pero está convencida de que “a pesar de todo, el esfuerzo merece la pena”.