“Los lectores tiene un gran papel que jugar en el futuro periodismo”

Artículo publicado el 18 de Julio de 2006
Artículo publicado el 18 de Julio de 2006
Gracias a los blogs, hoy cualquiera puede convertirse en periodista. ¿Dañarán estos medios “incontrolados” la calidad global de la prensa? Dan Gillmor, autor de We the Media, reivindica que este nuevo periodismo será beneficioso para todo el mundo.

Dan Gillmor es el fundador y director del Centro para los Medios de comunicación Ciudadanos cuyo objetivo es fortalecer el periodismo ciudadano. Desde 1994 hasta 2004, fue redactor en el San José Mercury News, el diario de Silicon Valley, el Mercury News, el Kansas City Times, además de otras publicaciones del Estado norteamericano de Vermont.

En la Red, la línea entre el periodismo profesional y el amateur es delgada. Hay blogueros que escriben artículos y periodistas profesionales que escriben blogs. ¿Puede esto dañar nuestra confianza en los medios?

Siempre es necesario hacer un ejercicio de escepticismo al leer algo. Esto es cierto en todos los medios, tanto en Internet como en papel. La gente necesita estar más informada sobre la forma en que éstos trabajan. Es cierto que con el desarrollo de los blogs y el periodismo ciudadano vamos a tener más trabajo que hacer para diferenciar lo que es bueno de lo que no. Todos necesitamos juzgar las cosas basándonos en nuestra propia experiencia, pero ahora también contamos con la experiencia de la comunidad internauta. Va a ser un largo proceso de aprendizaje y una transición compleja, pero lo que llegará después será un maravilloso sentido de las noticias y un mejor acceso a información más diversa y valiosa.

¿Va a dañar el libre acceso a la información la capacidad de los medios para pagar -por importantes pero caras- prácticas como el periodismo de investigación?

Desde luego, no es comparable un reportero que trabaja el día completo con una persona que, de manera ocasional, puede colaborar con un medio o ayudar a cubrir un evento excepcional, como el tsunami que arrasó el sureste asiático.

Lo que de verdad socava este tipo de prácticas no es la competencia con estas nuevas formas de periodismo, sino la competencia de nuevos tipos de anunciantes. Compañías como Google o eBay están ingresando grandes cantidades de dinero de anunciantes que están fuera de la influencia de los medios de comunicación tradicionales.

¿Puede un bloguero, que no necesariamente verifica sus fuentes o que incluso no firma con su nombre real, ser considerado un periodista?

Personalmente, creo que no hay que creer en nada que haya sido publicado de forma anónima. Siempre debemos asumir que es falso. Sin embargo, puede ser más convincente si nos llega a través de una fuente creíble o si la información publicada puede poner en peligro la vida del autor. También hay que recordar que numerosas y rentables publicaciones de todo el mundo distribuyen información falsa. Algunos blogueros hacen mejor trabajo que los periodistas profesionales.

Para mantener un cierto nivel de credibilidad, The New York Times invierte mucho tiempo y esfuerzo en revisar y comprobar lo que publica. Algunos blogueros también lo hacen. Todo es cuestión de responsabilidad.

Hoy en día, la responsabilidad reside en ambas partes. El creador debe estar seguro de que su información es exacta. De modo que si quieres hacer periodismo en Internet necesitas ser responsable y respetar algunas normas éticas básicas. Pero como nadie puede obligar a hacerlo, es la audiencia la que ha de ser mucho más cuidadosa con lo que lee. Hay algunos blogs que leo sólo para pasar un buen rato. Otros hacen de forma inmediata las rectificaciones necesarias si han dicho algo incorrecto. Estos son blogs serios. Sólo necesitas saber como diferenciarlos.

¿Entonces, cómo afectan los medios digitales a la calidad del trabajo de un periodista profesional?

En mi opinión, los periodistas deben continuar haciendo buen periodismo, como han hecho hasta ahora, pero también tendrán que usar algunas herramientas que ofrece Internet. Animaría mucho a los periodistas a que adopten las ventajas del periodismo “de conversación”. Podría ser juicioso que todos los periodistas tengan un blog, de modo que su trabajo se convierta en una conversación. La audiencia tiene un papel que cumplir en el futuro del periodismo. Mi propia experiencia demuestra que mis lectores casi siempre saben más que yo, y por lo general son muy críticos: lo cierto es que me han ayudado a aprender cómo ser un mejor periodista.