Los líderes europeos arrojan dudas sobre cuánto durará el 'brexit'

Artículo publicado el 17 de Diciembre de 2016
Artículo publicado el 17 de Diciembre de 2016

Atención, este artículo no ha sido revisado ni publicado en ningún grupo

Los líderes europeos confirmaron en el último Consejo Europeo el nombramiento de Michel Barnier como negociador de la UE, que quiere terminar con el 'brexit' en 18 meses. La decisión deja al Parlamento Europeo sin un papel real en las negociaciones, aunque es necesaria su luz verde para adoptar una decisión final.

El Consejo Europeo del 15 de diciembre fue otra edición del sainete "no negociación sin notificación". Los líderes de la UE no cometieron ningún error en su interpretación. Esto quiere decir que no sabremos más sobre la posición de la Unión Europea hasta finales de marzo, cuando el Reino Unido invocará el artículo 50 del Tratado de Lisboa, como su Primera Ministra, Theresa May, volvió a afirmar antes de la cumbre.

A la espera de la notificación, los líderes europeos han apoyado el plan de la Comisión para el 'brexit': Michel Barnier es el negociador oficial de la UE a partir de ahora. Barnier ya está preparando las conversaciones junto con un equipo de veintidós personas, dedicado en exclusiva a este proceso.

Esto podría significar un 'brexit' rápido, ya que Barnier anunció la semana pasada que no debería llevar más de dieciocho meses. May está de acuerdo con un proceso rápido: "queremos que sea tan tranquilo y ordenado como sea posible", dijo. Sin embargo, la canciller alemana Angela Merkel no cree que haya motivos para darse prisa: "no es una tarea urgente", declaró.

Aún hay hay otra variante que añadir a la fórmula: el Parlamento Europeo no tiene un papel relevante en este acuerdo. El negociador nombrado por la eurocámara, Guy Verhofstadt, amenazó que negociaría directamente con las autoridades británicas si se le dejaba fuera de las conversaciones: "es mejor tenerme meando hacia fuera desde dentro de la tienda de campaña, que tenerme meando hacia adentro", dijo, citando al antiguo presidente de los Estados Unidos,  Lyndon B. Johnson.

Según el acuerdo firmado durante el Consejo Europeo, Verhofstadt y otros representates de la eurocámara estarán presentes en reuniones preparatorias y mantendrán sesiones de intercambio de opiniones con el presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk. El que sí acompañará a Barnier en sus encuentros con el Reino Unido será un representante de la presidencia rotatoria. Si las negociaciones siguen los plazos de Barnier, su acompañante vendrá de Malta, Estonia, Bulgaria y Austria.

Los jefes de estado de la UE no revelarán su posición hasta que el Reino Unido invoque el famoso artículo 50 y, de hecho, Theresa May parecía tener prisa por conocer sus planes y dar comienzo a todo este juego: se saltó la rueda de prensa y sólo dio un discurso de unos cuareanta y cinco segundos, sin aceptar preguntas, antes de meterse en el coche. De todas formas, no parece que tenga muchos amigos en Bruselas.