Los políticos europeos buscan amigos a través de Facebook

Artículo publicado el 6 de Abril de 2009
Artículo publicado el 6 de Abril de 2009
Las páginas personales, los grupos y los acontecimientos vinculados a las elecciones europeas se multiplican en Facebook. ¿Se convertirá en un nuevo sitio para el debate transeuropeo la plataforma de Internet que reúne en Europa a 41,7 millones de usuarios?

Facebook, el sitio web de conexión social, es cada vez más atractivo para los candidatos a las elecciones europeas, que tendrán lugar entre el 4 y el 9 de junio de 2009. Efectivamente, estos políticos pueden beneficiarse con una página específica personalizada. A la inversa de lo que sucede con los perfiles habituales, estas páginas no tienen amigos sino seguidores. A través de ellas, Facebook se convierte en un medio particularmente eficaz para darse a conocer gracias a una breve biografía y a cotidianas actualizaciones mediante artículos 'periodísticos' referidos a la actividad política. Los éxitos de esta modalidad varían enormemente de una persona y otra. La página de Daniel Cohn-Bendit, candidato de los verdes europeos, cuenta con 750 miembros. Su colega popular Cem Özdemir llega a los 2.059.

(facebook.com)Mientras tanto, José Durão Barroso, presidente de la Comisión Europea y candidato a sucederse a sí mismo, no tenía más que un centenar de 'facebookeros' apoyándolo en su perfil Facebook. el portavoz de Barroso, Alain Bloedt ha declarado que su página en facebook no responde ni a la iniciativa del presidente Barroso ni a la de la Comisión. Por ello ha sido recientemente clausurada -sin que se sepa si el equipo de Barroso ha tenido algo que ver en ello- por usurpación de identidad. En efecto, en Facebook cualquiera puede asumir la identidad de otro. Fue un estudiante de Ciencias Políticas, un noruego de 26 años, Frank Jorgensen Wold, quien tuvo la idea. La página de Barroso se renovaba cotidianamente. "Hacerlo solo me lleva 45 minutos por semana. Es muy fácil crear y mantener una 'página de fans'. Más gente debería hacerlo", declaraba Franck antes del cierre de su página pro Barroso.

¿Un debate democrático?

Los candidatos no son los únicos que se han apropiado del espacio de debate que ofrece Facebook. Un grupo que anima a los ciudadanos a inscribirse en los padrones electorales reúne ya 6 mil miembros de toda Europa. En su página se halla también un llamado al voluntariado para coordinar el recrutamiento en cada país. Las informaciones relacionadas con la comunidad europea son regularmente actualizadas. Facebook se convirte así en además de medio de comunicación en un medio de información.

(Cédric Puisney)

Un bloguero francés de nombre Luc Mandret ha creado un grupo sobre ese tema que reúne ya a más de 2.000 personas. Explica así sus razones: “Creé este grupo con el objeto de sensibilizar a la ciudadanía con varios meses de anticipación sobre la existencia de las elecciones europeas. Constituyen siempre una de las elecciones más esquivadas por los votantes. Espero y me gustaría que se puedan entablar debates en el grupo y que los internautas puedan informarse, comprender mejor Europa y encontrar motivos para decidirse a votar”. Se ha hecho especialmente hincapié en una invitación enviada a cerca de 10 mil personas en la que se les informa sobre fechas, lugares y horarios para participar en las elecciones. La gente también puede discutir sobre esa página. Un residente croata deplora no formar parte aún de la UE "pero espero poder votar pronto".

Facebook constituye una nueva plataforma en que todos los ciudadanos de los países miembros pueden juntos discutir sobre Europa. Pero Frank Jorgensen Wold alerta sobre el exceso de optimismo. Facebook como lugar de debate puede mejorar mucho todavía. Es cierto que, en la actualidad, los usuarios solo pueden publicar comentarios que se van incorporando cronológicamente. En los sitios de los foros especializados, por el contrario, un moderador organiza y modera el debate. Frank deplora que áun exista esta laguna en Facebook. Si continúa agrupando a más y más personas y el sitio continúa controlando la información sin permitir el debate, puede terminar por plantear un problema democrático.