Los rusos se solidarizan con Eva Herman

Artículo publicado el 24 de Septiembre de 2007
Artículo publicado el 24 de Septiembre de 2007
El despido de una presentadora alemana de televisión asombra incluso en Moscú. Los rusos, cada vez más consternados por la sensibilidad con la que se reacciona en Alemania ante la minimización del nazismo.

A principios de septiembre, la presentadora de televisión y antigua presentadora del telediario Tagesschau fue despedida de la cadena NDR, tras ensalzar la política de ayuda a la familia emprendida por los nazis. Este escándalo se propaga entre los medios de comunicación y blogs rusos. Ahora se publican adhesiones y palabras de simpatía hacia la presentadora despedida: Herman sólo pretendía advertir de la crisis demográfica que se cierne sobre Alemania.

Durante la presentación de su nuevo libro Das Prinzip Arche Noah—warum wir die Familie retten müssen (El principio del arca de Noé. Motivos para salvar a la familia), Herman explica que en el Tercer Reich “ocurrieron muchas cosas malas, como por ejemplo Adolf Hitler”. Sin embargo también algunas buenas, “sirva de ejemplo el aprecio a la figura de la madre”. Resulta de nuevo alarmante para los rusos la sensibilidad con la que se reacciona en Alemania ante tal minimización del nacionalsocialismo. Hasta ahora, el pasado totalitario de Rusia no se ha superado en lo que se refiere a sus principios básicos. Nadie encuentra chocante que durante la dictadura de Stalin a las madres se les concedieran órdenes del mérito. El hecho de que las mujeres no fueran liberadas durante el socialismo, sino que trabajaran en las fábricas o como empleadas de hogar de manera sobrehumana es motivo suficiente para condenar al feminismo occidental.

Lo más importante es el pastel de manzana

Claro que hay también feministas en Rusia. Se las puede localizar en el Blog para mujeres rusas livejournal.com/feministki. En este hay muchas anécdotas sobre Herman. Por ejemplo, una tal Frau Schmerler relata cómo en la vida real, la presentadora de televisión se ha casado en varias ocasiones y ha tenído muchos amantes. Esta hizo carrera en su profesión, tuvo un hijo y ahora escribe libros sobre lo más importante para una mujer, es decir, los niños, la pareja y el pastel de manzana. En el foro liberal de la web Kasparov.ru, el usuario “DpInRock”, aparentemente un hombre, afirma que el despido de la presentadora es un error. Y añade: “Curar una enfermedad ocultándola no es una forma inteligente de actuar”

Asimismo, periódicos cercanos al gobierno y de corte conservador muestran su simpatía por la presentadora despedida, lo que no es de extrañar en un país en dónde todavía muchos hombres y mujeres toman con desprecio la palabra feminismo y no han superado el pasado estalinista en lo que se refiere a sus principios básicos.

Un tabú ideológico

La revista económica rusa Expert ensalza, en su edición online, a Herman en su papel de hacer memoria histórica con coraje. Herman le ha quitado el polvo a un “tabú ideológico”. La presentadora televisiva quería sólo advertir de la crisis demográfica que se cierne sobre Alemania. Una pretensión considerada como “arrogante” teniendo en cuenta los “fundamentos alemanes" actuales.

A lo mejor se trata de un error imperdonable que una periodista abogue por los “valores conservadores de la familia”, en Alemania. Herman se ha convertido en víctima de acusaciones sin sentido. Sus colegas, que la han tachado de disidente, no tienen en cuenta que esta haya apoyado a la organización Laut gegen Nazis (“alcemos la voz contra los nazis”). El diario Kommersant prefiere no dar su opinión sobre el asunto y en su lugar reedita un artículo completo del periódico de centro-izquierda Süddeutschen Zeitung titulado El último malentendido en su sección de opinión.

Por otro lado, el ruso Isvestia, cercano al Kremlin, muestra su completo apoyo a Herman. La “diva de la televisión” que trabajó 20 años sin reparos en la tele, según el periódico, que considera también una medida “dura” su despido. Herman siempre se ha caracterizado por su diplomacia política, y siempre se distanció tanto de la derecha como de la izquierda. Sin embargo, el diario no menciona la aparición concertada de la presentadora en un acto del FPÖ, partido ultraderechista de Austria. Al menos este periódico sí menciona el aspecto negativo que sufreron las madres durante el régimen nazi. “Los alemanes estaban obligados a mandar a sus hijos al frente para mejorar la raza aria y asegurar la colonización de las regiones conquistadas. Las mujeres que nacían con mal estado de salud eran obligadas a esterilizarse.”

Indirecta al Ejército federal

Isvestia utiliza el caso Herman para lanzar de paso una indirecta al Ejército federal alemán. El diario se pregunta por qué no se despide también a sus Generales cuando envian soldados alemanes a participar en las competiciones militares “Erna” que tienen lugar todos los años en Estonia. En estas competiciones de lucha, los del Este honran al batallón "Erna" que durante la segunda guerra mundial volaba puentes detrás de la línea del Ejército Rojo, siguiendo órdenes militares alemanas.

Un portavoz del Ministerio federal de Defensa declaró en una entrevista con el mismo periódico que estos ejercicios son “competiciones militares internacionales” en las que los soldados alemanes participan junto a soldados de otros países miembros de la OTAN desde hace años. Este portavoz no hizo declaraciones con relación cuestiones históricas.