Los socialistas quieren un candidato para 2014

Artículo publicado el 16 de Junio de 2009
Artículo publicado el 16 de Junio de 2009
Más vale tarde que nunca. Un sector importante de las bases socialistas europeas y muchos de sus líderes históricos reclamaban un apoyo firme a Poul Nyrup Rasmussen por parte de la familia socialista en general para que fuera candidato a presidir la Comisión europea tras las elecciones. No se logró y nadie encarnó de manera simbólica el proyecto socialista para la Unión.
Como resultado han obtenido sus peores datos históricos: 164 eurodiputados con un 22% del voto emitido. El congreso de Praga en diciembre 2009 tiene todas las papeletas para decidir un cambio de rumbo en el PSE.

Según el Partido Socialista Europeo, tras el histórico descalabro sufrido en las elecciones europeas del 7 de junio, sus líderes nacionales han comprendido que para las elecciones de 2014 deben presentar a un candidato a presidir la Comisión europea.

Ahora, en una reunión interna del PSE en las que han participado líderes nacionales, se ha acordado presentar a un candidato para las elecciones de 2014. Queda ver si por querer anticiparse al máximo, ahora pierden también la perspectiva de los puestos clave europeos que siguen en juego, como el de futuro presidente de la UE o su representante para la política exterior. Suenan nombres del socialismo como Felipe González o Tony Blair, pero también de los Verdes, como Joschka Fischer, con larga experiencia al frente del ministerio de Asuntos Exteriores alemán, o de los liberales, como el belga Guy Verhofstadt, ex primer ministro belga. Para presidir el Parlamento europeo 5 nombres están en la palestra: los populares Jerzy Buzek y Mario Monti, el socialista Martin Schulz, el liberal Graham Watson y el Ecologista Daniel Cohn-Bendit. Los polacos reclaman el derecho, como país muy poblado de la UE, obtener uno de los puestos clave en la Unión, pero a la vista del vacío realizado por los electores en la elecciones (58% de abstención), sería correcto colocar al frente del Parlamento a alguien con capacidad de conectar con las nuevas generaciones de europeos. Y sólo se me ocurre Daniel Cohn-Bendit. (Fotos:)