Louis-Georges Tin: “Hay que comprender la homofobia para combatirla”

Artículo publicado el 18 de Mayo de 2010
Artículo publicado el 18 de Mayo de 2010
El 17 de mayo es, desde el año 2005, el Día de la Lucha contra la Homofobia y la Transfobia. El reconocimiento internacional de este día se debe, en gran parte, al trabajo de fono del comité IDAHO y a su fundador y presidente, Louis-Georges Tin

“Nos di diez años para conseguirlo. Pasado ese tiempo, habría dejado mi cargo”, asegura Louis-Georges Tin. Al final, ha sido suficiente con una campaña de dos años lanzada por el Comité IDAHO (siglas en inglés para el Día Internacional contra la Homofobia y la Transfobia) para conseguir que el reconocimiento del 17 de mayo por parte de la Unión Europea y otros países, además de numerosos colectivos locales y regionales. La de 2010 es la quinta edición. 

IDAHO: transexualidad y transfronteras

Ha puesto en práctica sus reconocidas investigaciones sobre cuestiones de género a traves del Comité IDAHOLouis-Georges Tin es un hombre de convicción y acción. Insatisfecho solo con sus actividades universitarias, a pesar del reconocimiento de sus investigaciones sobre cuestiones de género, su necesidad de “pasar a la acción” le lleva a cofundar Homonormalidades, la asociación gay y lesbiana de la Escuela Normal Superior (ENS). Después llegaría IDAHO, con la intención de combatir la intolerancia hacia el colectivo LGBT (lesbianas, gays, bisexuales y transexuales). “Una de las fortalezas de IDAHO es la de unir a una red de asociaciones LGBT ya existentes. Tenemos 60 repartidas por todo el mundo. Nuestro núcleo central solo organiza cuatro o cinco eventos por año, todo se basa en la participación y la autonomía de sus miembros”. El primer 17 de mayo se celebró en 2005 en más de 50 países. Pero el comité no solo trabaja un día al año. En 2006 lanzó una campaña para que las Naciones Unidas adoptara un texto a favor de la despenalización universal de la homosexualidad que fue apoyada por artistas, intelectuales (entre ellos los premios Nobel José Saramago, Desmond Tutu y Amartya Sen) y Estados. Aunque la petición finalmente no fue adoptada, ha servido para que la Iglesia Católica finalmente tome posición contra la violencia homófoba. Un primer paso. ¿El último éxito hasta la fecha? El anuncio de las autoridades francesas, en febrero de 2010, de eliminar la transexualidad de la lista de enfermedades mentales: “Vamos a lanzar una campaña de cara a extender esta desclasificación en otros países”, añade el activista.

El combate de la representación

Louis-Georges Tin prefiere el trabajo continuado y la pedagogía a los golpes de efecto y los símbolos. Más que promover los grupos y modos de vida víctimas de la intolerancia, prefiere atacar las raíces de la intolerancia en nuestro comportamiento cotidiano. Tras haber trabajado mucho tiempo en temas de homosexualidad y homofobia (ha dirigido un Diccionario de la Homofobia, publicado en 2003), actualmente se ocupa de La invención de la cultura heterosexual, en un libro con el mismo nombre. Un arma intelectual contra la homofobia: “Obtenemos resultados más interesantes con un acercamiento que no busque directamente la aceptación de la homosexualidad, sino condenar la homofobia, especialmente entre las autoridades religiosas”. En 2010, la jornada organizada contra la homofobia y la transfobia hará hincapié en los argumentos religiosos que buscan justificar la discriminación.

Europa defiende a los homosexuales… en teoría

¿Y Europa? ¿Esta libre de discriminación? “Si nos referimos a sus instituciones, Europa es tal vez la región del mundo más avanzada social y jurídicamente en términos de lucha contra la discriminación”, subraya Tin. “En 1994, la Unión Europea recomendó a los Estados miembros acordar un estatus legal para las parejas del mismo sexo. ¡Hoy, 16 años más tarde, la mitad de los Estados han seguido esta recomendación!”. Pero la lucha contra la intolerancia y la discriminación hacia los homosexuales, bisexuales y transexuales sigue vigente. Los ejemplos rusos, bielorrusos lo recuerdan. E incluso en el seno de la UE, la situación cambia según el país. “Las autoridades búlgaras tuvieron que despenalizar la homosexualidad para poder entrar en la UE, pero también han penalizado los discursos favorables a la homosexualidad sin que Bruselas haya dicho nada”.

Campaña del grupo GMP (Gay men's project) en LondresSin duda, en esta batalla contra la homofobia, el optimismo es un arma necesaria: “El día contra la homofobia y la transfobia se lo dedico también a todos aquellos que me desanimaron al principio y que decían que era un objetivo imposible de conseguir”, dice Tin con humor. “Para lograr que la tolerancia retroceda es necesario que cada ciudadano se comprometa personalmente”. El pasado 17 de marzo el periódico francés Le Monde publicó una carta invitando a las Iglesias a condenar la lucha contra la homofobia firmada entre otros por un rabino y un imán. Contagiados por el optimismo del activista, se podrá ver el fruto del trabajo de estos agitadores de conciencia y de todos los que han sido inspirados por ellos y continúan el trabajo.

Fotos: principal ©Tiagø Ribeiro/Flickr; Louis-Georges Tin: ©yXeLLe ~@rtBrut~/Flickr; cartel de campaña gmp: Mike_fleming/Flickr