Luchando por una democracia global

Artículo publicado el 2 de Septiembre de 2015
Artículo publicado el 2 de Septiembre de 2015

Jóvenes de toda Europa se reúnen para hablar de federalismo europeo y debatir sobre el presente y el futuro de nuestro continente la isla de Ventotene (Italia), lugar donde Altiero Spinelli, padre fundador del europeísmo de posguerra diseñó las líneas que conforman hoy la UE, aunque quede un largo camino por alcanzar sus anhelos.

En la tercera jornada del Seminario de Ventotene hemos podido asistir también a las ponencias de federalistas no europeos como es el caso del argentino Fernando Iglesias.

Este activista federalista interviene en el seminario sobre Federalismo Europeo como invitado. Pertenece a la ONG Democracia Global, una organización independiente y pluralista que lucha por una democracia global a través de instituciones democráticas a nivel continental, internacional y mundial, ya sean organizaciones existentes o promoviendo la creación de otras nuevas. 

Su objetivo es promover un estado federal de países latinoamericanos a través de Mercosur (Mercado Común del Sur), un ambicioso proyecto de integración que tiene como fin propiciar un espacio común para generar oportunidades comerciales a los países que lo forman: Argentina, Brasil, Paraguay, Uruguay, Venezuela y Bolivia que está en proceso de adhesión. 

La primera petición seria de Democracia Global es la constitución de COPLA (Corte Penal Latinoamericana) para luchar contra su peor enemigo, el crimen organizado. Hasta ahora Mercosur, según Fernando Iglesias, no es más que "una agencia de turismo" en la que Argentina cuenta con representación mayoritaria pero donde debe enfrentarse a un país como Brasil que se muestra reticente a ampliar competencias por lo que hace que sea imposible legislar, de ahí la necesidad de Copla.

Para llevar a buen puerto su propuesta han solicitado ayuda internacional ya que el fin último de la organización es promover un proceso pacífico y participativo en el que estén involucrados todos los habitantes del planeta, convertirlos en auténticos ciudadanos del mundo.