Luis Yáñez-Barnuevo: “La UE necesita un ejército europeo”

Artículo publicado el 3 de Junio de 2009
Artículo publicado el 3 de Junio de 2009
Lleva en el Parlamento europeo desde 2004 dentro del Partido Socialista. Ha sido miembro titular de las comisiones de Asuntos Exteriores, de la subcomisión de Seguridad y Defensa, de la delegación MERCOSUR y de la de las Relaciones con los países del Magreb. Para las elecciones del 7 de junio, Luis Yáñez (Coria del Río, 1943) ocupa el número 16 en la lista del PSOE. ¿Necesita la UE un ejército?
Eso algo muy polémico y muy debatido. Personalmente creo que sería bueno tener un ejército europeo. La Política Europea de Seguridad y Defensa común está tomando cada vez más cuerpo y ya hay embriones como el Eurocuerpo de Estrasburgo y la Agencia Europea de Defensa, pero Europa debería contar con un ejército. Creo que mundialmente sería beneficioso, si es que alguna vez se llega a eso.

¿Cree que Obama le ha robado la simpatía a Europa?

No, Obama tiene la simpatía de Europa, incluso yo creo que es hasta más popular en Europa que en EEUU. Tiene un discurso y una actitud muy europea. Su visión del mundo, a diferencia de la derecha neoconservadora, es de la que Europa siempre ha venido hablando: multilateralismo, no a la guerra preventiva, respeto a Naciones Unidas... Por tanto Europa se siente muy complacida de que haya un presidente de EEUU que comparta su discurso.

¿Barroso o quién?

A mí me gustaría que fuera un socialdemócrata porque creo que las ideas socialdemócratas son mejores, como se ha demostrado con la crisis provocada por políticas neoconservadoras. Además la gestión de la crisis de Barroso está dejando bastante que desear.

¿Por qué los socialistas españoles no apoyan abiertamente la candidatura informal de Rasmussen?

Se ha dicho que por razones de iberismo, por solidaridad con Portugal, ese país con el que tenemos tantos vínculos. En el Consejo Europeo hay una tendencia a que continúe Barroso, pero depende de la mayoría que salga en el Parlamento.

¿Qué se hizo mal con la Constitución Europea?

Yo creo que fallamos en la explicación. La Constitución cayó con el no en el referéndum francés y holandés y paradójicamente este no fue compuesto mayoritariamente por gente progresista decepcionada con la Europa que tenemos ahora de mayorías conservadoras, elegida por sus electores. Si los electores votaran una Europa socialdemócrata, la Europa que se construiría sería distinta, pero es que la paradoja está en que esta gente que rechazó la Constitución era en su mayoría progresista y votaron que no a una Europa que quería ser más Europa.

¿Qué pasaría si Irlanda volviera a decir que no después del verano al Tratado de Lisboa?

Bueno, yo creo que no va a decir que no. Lo digo porque las encuestas son muy favorables ahora, se le ha concedido algunas de sus reivindicaciones que solicitaba. Por tanto, la opinión pública ha avanzado. Además, fuera de la UE hace mucho frío, por eso se ve Europa como algo que arropa y más ahora en tiempos de crisis. Así que Irlanda también está percibiendo esa sensibilidad hacia el Tratado de Lisboa también.

¿Cuál es el mayor reto para la próxima legislatura?

Hay muchos, escoger uno sería difícil. Pero la dependencia energética y el cambio climático podría ser prioritario. Europa depende de las energías del carbón en un 70%, del gas en un 50%... no podemos seguir así. Hay que fomentar las energías renovables, aunque naturalmente el reto inmediato es la superación de la crisis actual.

¿Cómo se va a desarrollar el diálogo con Cuba?

Será un diálogo crítico que no pierda la perspectiva de que Europa desea una transición hacia la democracia en Cuba pero que también tenga como objetivo el fin del embargo norteamericano, que se ha demostrado que perjudica tanto a la población cubana.

¿Cómo se explica que la política arancelaria de la PAC cueste a los países en desarrollo el doble de lo que reciben de ayuda oficial al desarrollo cuando quieren exportar sus productos a la UE, según informes de Intermón Oxfam?

Bueno, la reforma de la PAC se encamina progresivamente hacia una eliminación de los aranceles y de las barreras a los productos agroalimentarios del tercer mundo, pero eso ha de ser muy gradual. No podemos condenar a los agricultores y ganaderos europeos a su desaparición. Se trata de que sea algo muy pausado y de hacer poco a poco compatible la protección de nuestros agricultores con la apertura de los mercados principalmente a África y América Latina. Además no hay que olvidar que Europa tiene que mantener su seguridad y autonomía alimentaria para sus 500 millones de habitantes.

¿Qué hace mientras vuela de Sevilla a Bruselas o de Sevilla a Estrasburgo?

Leo prensa, documentos o literatura o preparo enmiendas.

¿Qué autor está leyendo ahora?

Estoy con Indignación, de Philip Roth, un autor que me gusta mucho. Entrevista realizada por: Fotografías:

Concha Hierro Adrián de la Rosa