Lula, Samba, Uniao Europeia

Artículo publicado el 28 de Julio de 2003
Publicado por la comunidad
Artículo publicado el 28 de Julio de 2003

Atención, este artículo no ha sido revisado ni publicado en ningún grupo

El líder de ambiciosos proyectos para luchar contra la pobreza en Brasil y en el mundo, "Lula " ¿Puede ser un compañero importante de la Unión europea en la promoción de una "altermundialización"?

Carlos Rezende es un periodista que trabaja como corresponsal en la Comisión Europea para varios periódicos de la región de São Paulo. Cuando él evoca la elección de Inacio Lula Da Silva como jefe del país del que él se marchó hace 6 años para venir para instalarse en Bruselas, los ojos le brillan, el melódico acento brasileño se acentúa y los adjetivos para calificar la elección de veterano trabajador del acero en presidente del primer poder económico y demográfico de América Latina los enlaza a un ritmo de samba. "Indescriptible, histórico, un verdadero líder, no sólo para la democracia brasileña, sino también para America del Sur y para el mundo."

30 millones de dólares para el FMI

Esto constata que resulta apenas exagerada la elección de Inacio Lula Da Silva por 52 millones de votantes en octubre pasado, que simboliza la vitalidad de la democracia brasileña y representa una esperanza verdadera de renovación para una sociedad en la que el 37 % de la población puede ser considerado como pobre según las valoraciones de la Comisión Económica para América Latina (Cepal). Durante 6 meses, el nuevo equipo gubernamental dispone de márgenes para llevar a cabo políticas reales que transformen la vida de los 175 millones de brasileños. Lula tiene sólo 91 de 513 representantes nacionales y 14 de 81 senadores, pero posee un monopolio en la iniciativa de las leyes en materia presupuestaria y la posibilidad de recurrir a los decretos de emergencia de aplicación inmediata. Este margen de manioabra le permitió lanzar desde su llegada el programa "Hambre cero", que va a costar a Brasil alrededor de 1,5 billones de euros. Junto con la lucha contra la pobreza, la reforma agraria es la segunda prioridad importante del nuevo equipo, en un país donde el 1 % de los propietarios siempre detentan el 50 % de los terrenos cultivables. Lula también ha lanzado la promesa de doblar el salario mínimo de los brasileños basándose en su capacidad de negociación, gracias al férreo apoyo de los sindicatos, pero también a los contactos muy cercanos con las elites industriales del país representadas en el vicepresidente Alencar con quien Lula hizo una alianza durante la elección presidencial para obtener una mayoría suficiente. En la puesta en marcha de sus proyectos, el enemigo principal de Lula reside en la deuda del sector público que alimenta un círculo vicioso en los efectos desastrosos macroeconómicos y políticos.

A pesar de estas presiones fuertes, la situación estaba bien manejada por Antonio Palocci, el anciano doctor y co-fundador del Partido de los Trabajador con Lula y nuevo ministro de finanzas que ha sabido administrar remedios propicios a la economía brasileña. Emprendiendo la estabilización de la economía brasileña, el gobierno se ha ganado, hasta ahora, la confianza de los mercados financieros y del Fondo Monetario Internacional, que en el momento de entusiasmo del verano pasado anunció la concesión de un préstamo 30 mil millones de dolares.

El multilateralismo : un interés euro-brasileño

Al otro lado del Océano Atlántico, los gobiernos de la Unión Europea que observan estrechamente las primeras medidas tomadas por Lula acuerdan considerar que este acontecimiento principal para la democracia sudamericana también constituye una ocasión única para la Unión europea de encontrar un aliado de peso en la construcción de un orden internacional basada en multilateralismo. Brasil, en efecto, constituye un compañero comercial importantísimo para la Unión europea. La UE es, a la vez, el primer destino de las exportaciones brasileñas y el primer importador en Brasil. Frente al proyecto de acuerdo de libre comercio de América (ALCA) los funcionarios europeos con poder de decisión no desean esta vez cometer el mismo error que con México y dar la posibilidad a los Estados Unidos de convertirse, otra vez, en el principal socio comercial de Brasil..

Lula, por su parte, parece haber escogido el relanzamiento de Mercosur para negociar de igual a igual con la Unión europea y los Estados Unidos. El presidente de Brasil se ha acercado a Mercosur, a la unión aduanera del Cono Sur, a la Comunidad de las naciones andinas(PUEDE), y a la reciente cumbre de Río Negro (Colombia). Apoyándose en una alianza estratégica con Argentina, el Presidente Lula da Silva quiere desarrollar Mercosur sobre el modelo de la Unión europea: alcanzar la unión aduanera en 2006 (el objetivo fijo en la Cumbre de Asunción de junio, 2003), establecer la coordinación de la política macroeconómica, reforzar las instituciones de Mercosur (la secretaría ejecutiva, creación de un Parlamento) y establecer la política común, fundamentalmente en el dominio de lo social. En la política exterior, las primeras iniciativas de Lula parecen mostrar un interés convergente de Brasil con la Unión europea para promover un orden multilateral internacional.

Un problema: la PAC

“Itamaraty, el servicio diplomático brasileño tradicionalmente está dividido entre dos polos, uno pro americano, y otro que desea reforzar las relaciones de Brasil con otros poderes entre los que la Unión Europea ocuparía un lugar principal. Y desde hace algunos años, el segundo polo parece salirse con la suya, consolidados por la elección de Lula”, explica Carlos RezendeEsta nueva orientación se expresó durante el apoyo al presidente venezolano Hugo Chávez durante la huelga general de otoño de 2002. Pero, no satisfecho con comenzar a ejercer un liderazgo regional, Brasil comenzó, el 6 de junio, una alianza con Sudáfrica e India. Los tres países ya han emprendido una batalla juntos contra las multinacionales farmacéuticas, para democratizar el acceso al tratamiento del SIDA. La alianza podría tomar otra dimensión y significado si esto fuera extendido a Rusia y a China, como alguna gente en Brasilia deseraría. A pesar de un aire de déj à vu que recuerda a la conferencia de Bandoung y al origen del Movimiento de los no-alineados, el proyecto se inscribe en la perspectiva de una reforma de la ONU y su Consejo de Seguridad, así como del mundo multipolar, por rescatar una expresión usada en varias capitales, y en particular en París. En este contexto, el Brasil de Lula sí parece ser un compañero ideal para la Unión europea en su lucha por existir como actor en la escena internacional. Pero varios óbstáculos permanecen a ambos lados del Océano Atlántico para que esta convergencia de interés sea traducida en iniciativas comunes.

Para la Unión europea, la definición de una política exterior común está sujeta a graves imprevistos como se ilustró en la crisis iraquí. Para trabajar juntos con Brasil, la intensificación de la claridad de la acción exterior de la Unión parece una condición indispensable. También, la reforma de la Política Agraria Común decidida en junio, que mantiene un nivel consecuente de ayudas para las exportaciones de productos agrícolas europeos antes de la reanudación de las negociaciones con la organización mundial del comercio (WTO) el próximo otoño, ha sido muy mal percibida en Brasilia que defiende la causa de los países en vías de desarrollo.

Por su parte Brasil, para convertirse en un socio importante de la Unión Europea, va a tener que demostrar su capacidad para iniciar las reformas necesarias a nivel interno a pesar de algunas reducciones presupuestarios fuertes. A nivel internacional Brasil será juzgado por su capacidad para asegurar un liderazgo regional que haga de Mercosur un verdadero poder regional. Lula, quien con el 61,3 % de los votos ha sido el más ampliamente elegido en la historia del Brasil democrático, tiene una legitimidad inequívoca para afrontar estos desafíos y evitarle a Brasil las ruinas de su pasado. Pero reformar la sociedad brasileña por la vía de la justicia social es un proyecto de largo recorrido. Como le gusta decirlo a Lula, con pragmatismo, "uno no puede hacer dar un giro de 180º con un transatlántico”.