Macarradas en tiempos de McCartney

Artículo publicado el 27 de Marzo de 2008
Artículo publicado el 27 de Marzo de 2008

Los ingleses sí que son verdaderos lingüistas. La guerra de tabloides que se está librando en Inglaterra está enrareciendo las plumas y las mentes de los ingleses: Heather Mills, ahora ya Lady Macca por el sobrenombre de su marido, el ex-Beatle Paul McCartney, está en el centro de la tormenta a causa de su ruidoso divorcio.

¿Algún ejemplo de este arte? The Sun: “Lady Mucca mocka Macca”, o sea, “Lady Mucca se ríe de Macca” ¿Que quién es Macca? El bueno de Paul. “Macca” es el apodo que se usa, desde los años noventa, como contracción de todos los apellidos de ascendencia gaélica, es decir, los Mac o Mc. La cosa no tiene de por sí una connotación positiva ni negativa, aunque hay que decir que el nombrecito es utilizado por los tabloides para indicar también Lady Macbeth, la figura shakespeariana, encarnación del mal y de la sed de poder.

Con todo, Heather Mills ha desafiado a la tradición inglesa haciéndole desempolvar buena parte de sus juegos de palabras. Sus exorbitantes exigencias de divorcio -125 millones de libras- y los rumores sobre las traiciones de las que habría sido víctima el marido, han llevado a los tabloides –The Sun a la cabeza- a transformar su apodo en “Lady Mucca”. Y aquí mucca no significa “vaca”, como en italiano. En realidad la señora fue en su juventud, una “call girl” (“chica de llamada”, o sea una prostituta) y la palabra “mucca” recuerda también al proverbio inglés common as a muck, literalmente, “vulgar como la mugre”. Menos simpático aún resulta al saber que muck es el término que, desde el siglo XIII se usa para referirse a los abonos naturales, en concreto, al estiércol.