Madoff: el fraude más grande jamás contado, también en Europa

Artículo publicado el 6 de Abril de 2009
Artículo publicado el 6 de Abril de 2009
Podría ser condenado a 150 años de prisión. El proceso al rey de Wall Street comenzó en Nueva York a principios de marzo. Entre las víctimas de un fraude de dimensiones titánicas figuran varios países europeos. Visión general de un timo que, según las estimaciones, ascendería a 65.000 millones de dólares

Foto: Florian SEROUSSI/flickrEl 11 de diciembre de 2008, la noticia cae como una bomba en un contexto de crisis mundial: Bernard Madoff estaría en el centro de uno de los fraudes financieros más importantes de la historia. "Profundamente desolado y avergonzado": así es como el septuagenario americano se disculpó el primer día del proceso en Nueva York el 12 de marzo de 2009. Encarcelado la misma tarde en la que se declaró culpable de once delitos, el ex-nadador y autodidacta de las finanzas convertido en presidente-fundador de una sociedad de inversiones se enfrenta a hasta 150 años de prisión. Gracias a un sistema de fraude piramidal (también llamado 'cadena de Ponzi') atrajo durante años a numerosos millonarios y grupos bancarios garantizándoles una rentabilidad excepcional.

Entre los países afectados en Europa, algunos lo están más que otros. Además de Suiza, que se expone a perder hasta 5.000 millones de euros, España parece el país más tocado. Sus inversores, comprometidos con el Banco Santander, el más importante del país, y su fondo de inversiones Optimal podrían exponerse

así a unas pérdidas de más de 3.000 millones de euros. En Francia se han visto afectados bancos (BNP Paribas), compañías de seguros y particulares. Las pérdidas ascenderían a más de 500 millones de euros y es un francés, Thierry de la Villehuchet, la primera víctima mortal que se cobra la estafa. Expatriado en Nueva York, el financiero se quitó la vida en diciembre, tras hacer perder sumas considerables a sus  clientes. Italia tampoco se queda atrás: perdería hasta 75 millones de euros. Inglaterra y su banco HSBC, número tres mundial en capital, podría haber perdido hasta 1.000 millones de euros, y el Royal Bank of Scotland, 450 millones de euros.

Foto: DoctorWho/flickr

El Parlamento Europeo se involucra

Según transcurren los días el asunto se va aclarando, pero las pérdidas reales aún son difíciles de cuantificar. Poco a poco van apareciendo posibles cómplices. Es el caso del contable del financiero, David Frielhing, acusado de falsificación de cuentas y de documentos. También se multiplican los juicios y las investigaciones. Se han interpuesto demandas e iniciado investigaciones contra BNP Paribas o incluso UBS en Francia por su papel en este asunto. Lo mismo ocurre en Inglaterra, Italia, España y otros países afectados. Todos se siguen preguntando cómo la estafa ha podido durar tanto. Algunos acusan a bancos como HSBC de no haber respetado las reglas europeas. Los clientes, víctimas, pretenden unirse para imponer a las autoridades nacionales, encargadas de controlar estos fondos, una mayor transparencia y responsabilidad.

El asunto Madoff, que parece haber tenido más de tres millones de víctimas directas o indirectas en 25 países según un gabinete de abogados español, plantea numerosos interrogantes. El debate sobre los fondos de especulación y la heterogeneidad de los reglamentos europeos se ha reactivado. El Parlamento Europeo se involucra. En enero, a tenor de las recomendaciones de la Comisión Europea, daba luz verde a la "coordinación de las disposiciones legislativas, reglamentarias y administrativas relativas a ciertos organismos de inversión colectiva en valores mobiliarios" (OICVM). Los fondos OICVM, introducidos en 1985, son populares en el sector bancario europeo, y difieren sustancialmente de los fondos americanos. A nivel más global, el caso ha acelerado los proyectos de reforma del capitalismo. Así, los dirigentes europeos reunidos el 19 y 20 de marzo en Bruselas en el Consejo Europeo acordaron una mejor regulación del sistema financiero europeo. Con esto aspiran a predicar con el ejemplo y estar unidos para convencer a sus socios americanos, aún reticentes, de la pertinencia de la reforma global del capitalismo, cuyas primeras trazas se registraron durante la cumbre del G20 en Londres, los 2 y 3 de abril.