'Make Love': ¿Por qué aprender a hacer bien el amor?

Artículo publicado el 9 de Marzo de 2015
Artículo publicado el 9 de Marzo de 2015

La educación sexual es embarazosa, al menos cuando tiene lugar en el colegio. Cuando se trata de sexo, ni los jóvenes ni los adultos se muestran especialmente abiertos. Sin embargo, ¡hay mucho que aprender! El primer libro sobre educación sexual, Make Love (2012), de la terapeuta sexual danesa Ann-Marlene Henning fue todo un éxito. Ahora ha añadido ahora uno más a la lista: Make More Love (2014).

Se escribe mucho sobre la generación del porno, de su visión deformada de la sexualidad y su supuesta incapacidad para amar. Mientras unos consideran a YouPorn como el gran liberador de la sexualidad juvenil, otros advierten sobre las expectativas desmesuradas en cuanto a su propio cuerpo y al de su pareja, sobre prácticas sexuales poco habituales y misoginia. Lo que se echa en falta a menudo es el verdadero debate en torno a cómo el sexo puede ser realmente algo placentero. Ya se conoce el tema por las clases de educación sexual del colegio. Sin embargo, estas se centraban casi exclusivamente en el embarazo y en las ETS. Entonces, ¿dónde queda el sexo en todo esto?

Lo mismo se preguntaba también hace algunos años la terapeuta sexual y de pareja Ann-Marlene Henning. Su libro sobre educación sexual, Make Love, cayó como una bomba en 2012 y fue alabado por la prensa alemana por ser, entre otras cosas, "el primer libro de educación sexual realmente guay para jóvenes" (Welt kompakt) y por ser un "libro cool para la generación que ya lo ha visto todo" (Spiegel). La audaz entrada de Henning en el mundo salvaje de la sexualidad ya va por su décima edición y ha sido traducida a ocho idiomas. Fiel al lema "la excitación es inherente, la sexualidad se aprende", Henning, junto a la coautora Tina Bremer-Olszewski, trata todos los temas posibles, desde la masturbación hasta el orgasmo, pasando por  la seducción, todo ello ilustrado con fotografías de Heji Shin, que inmortaliza a parejas de jóvenes durante el acto sexual, poniéndoles en escena de forma muy bonita y para nada pornográfica. Se le perdona a las autoras los gráficos poco claros y los ocasionales patinazos en el texto: "los hombres eyaculan la mayoría de las veces en la cara de la mujer. En la vida real, algunas mujeres no lo ven como algo agradable", ¡¿sólo algunas?!                                                                                                                                                                                                    En el mundo salvaje de la sexualidad                                                                                                                                                                                             Además, en Make Love se aprenden algunos datos interesantes, como, por ejemplo, que los hembriones masculinos ya experimentan sus primeras erecciones en el seno materno, que las mujeres son mucho más promiscuas que los hombres desde el punto de vista evolutivo o que el besar intensamente genera más procesos bioquímicos en el cuerpo que el sexo. ¡Y aún así quiere uno creer que ya lo sabe todo sobre sexo!

Estos conocimientos tampoco tienen mucho que ver con la edad: sólo por tener 40 años no significa que, automáticamente, se tengan relaciones sexuales mucho mejores debido a la experiencia ligada a la edad. Para Ann-Marlene Henning, las parejas adultas cuentan tanto como las jóvenes, por lo que el año pasado publicó otro libro de educación sexual para adultos:  Make More Love (2014), que Henning ha redactado junto con  Anika von Keiser. Este segundo libro es incluso mejor que Make Love, ya que es una mina de información incluso más completa sobre técnicas y datos: ¿quién sabía que el pene puede crear un vacío en la vagina para eliminar el "esperma extraño" o que es mentira que las mujeres ya no lubrican  tras la menopausia? Otra cosa llamativa: las autoras tutean al lector deliberadamente, ya que "un usted [...] dificultaría la intimidad necesaria".

Puro erotismo, no porno

Para llegar al público al que se dirige, extensos pasajes de Make More Love giran en torno a los cambios fisiológicos a los que el cuerpo es sometido con la edad, a los cambios hormonales durante la menopausia y al horrible diagnóstico de la disfunción eréctil. Pero incluso para jóvenes lectores cuyos cuerpos aún funcionan perfectamente no tiene por qué ser aburrido. A través de cuerpos más maduros también se pueden aprender cosas sobre los no tan maduros. Además, las autoras explican con todo lujo de detalles cómo los sentimientos y los problemas de pareja influyen en la sexualidad, algo que claramente afecta por igual a personas de todas las edades. Así, hacen un acercamiento al tema de una forma extremadamente matizada: Se trata siempre de cómo se siente uno cuando se reprime o por qué nos vamos tan a menudo hacia los extremos cuando hablamos de sexo. Vale también, por supuesto, para la seducción y la excitación, ya que "lo erótico es cuando se acaricia con una pluma; porno, cuando se toma el todo".

También Make More Love contiene fotos de diferentes parejas teniendo relaciones sexuales, casi todos de más de 50 años, lo que no significa que sean por ello menos atractivos. Cuando se es joven, uno se alegra más bien al saber que la vida sexual no tiene por qué ir decayendo con la edad, siempre y cuando se sepa lo que excita o lo que gusta. Y por último, si queréis un consejo para disfrutar de buen sexo sin precedentes, aquí lo tenéis: casi todo pasa en el fondo pélvico. Y en la cabeza, por supuesto. Por eso vale la pena hojear Make Love y también Make More Love. Por suerte ya está disponible, al menos en principio, en todos los idiomas de Cafébabel.