Malta se pasa al euro

Artículo publicado el 4 de Enero de 2008
Artículo publicado el 4 de Enero de 2008
Al igual que Chipre, la pequeña isla del Mediterráneo usa desde el 1 de enero el euro como moneda de corriente. Transición en directo desde la capital maltesa.

7.30h de de la mañana en La Valeta. El bullicio de gente de camino al trabajo, la actividad ya febril de las tiendas dispuestas a acoger a los clientes o los últimos preparativos de los tenderos ambulantes dan fe del dinamismo de este micro-estado que acaba de adoptar una nueva moneda por segunda vez en menos de 45 años.

Desde su independencia en 1964, este minúsculo archipiélago del mediterráneo ha trabajado para despegar económicamente. Su crecimiento a menudo se ha visto embridado por su insularidad. Una práctica carencia de recursos naturales y un coste elevado de los transportes son, a día de hoy, las dos dificultades principales a las que debe hacer frente el país.

En todo caso, acertadas inversiones en el campo de la educación y de los recursos humanos han permitido el paso de una sociedad tradicional a una economía moderna basada en la información y el conocimiento.

La República de Malta se encuentra entre los primeros de la clase en sectores como las tecnologías de la información y la comunicación, la educación y las finanzas. Actividades que han contribuido a reducir un déficit público que en 1998 ascendía a los 350 millones de euros (para una población de 400.000 habitantes.)

El país cosecha ahora los frutos de la política de recortes drásticos llevados a cabo en los últimos tres años para reducir la deuda pública y favorecer el crecimiento. Más que nunca, Malta está lista para unirse al club del euro.

Año nuevo, vida nueva

“La introducción de la divisa europea permitirá desarrollar la industria”, me confía Carl Falzon, estudiante de gestión de la Universidad de Malta y que sueña con trabajar en el desarrollo del sector turístico.

En un bar cerca de la Catedral de San Juan, verdadero remanso de paz en mitad de la agitación urbana, prosigue: “Con un mercado europeo en expansión, la introducción de la divisa continental facilitará la vida de los turistas extranjeros durante su estancia en nuestro país”.

En el día a día de los malteses, además, esta nueva moneda cambiará muchas cosas : “Con el euro, va a poder comparar precios. Para disuadir a los comerciantes tentados de aprovecharse del cambio de divisa para practicar aumentos salvajes en sus precios, el Comité nacional de la transición hacia el euro ha puesto en pie una campaña de sensibilización para el control de los precios. La gente estará bien informada”.

Malta: actitud europositiva

Durante una conferencia organizada por la Comisión europea en las isla, la estrategia maltesa ha sido seleccionada como modelo a seguir por los próximos en sumare al club. El informe de esta conferencia pone de manifiesto también la actitud europositva de Malta. Entre los países que aspiran a unirse al euro, la isla presumía de un 74% de personas muy bien informadas sobre el euro.

Jason Azzopardi es un joven diputado del partido cristiano-demócrata: “Para un país como el nuestro que debe importar la mayoría de sus materias primas, el paso al euro representa una ventaja considerable”, nos explica en la terraza de un café del barrio pintoresco de la capital: el Queen’s square. Tendremos menos limitaciones a la hora de hacer negocios con gente del resto de Europa”, prosigue. Desde que el euro es moneda internacional, varios países, fuera de la UE, lo han adoptado como moneda de cambio. De este modo, cada vez más inversores se ven atraídos por nuestro saber hacer y nuestra capacidad de producción. Representamos así una plataforma de acceso al gran mercado comunitario.

Foto: (l'oro/ Flickr)