Manislam: ¿es posible un islam sin género?

Artículo publicado el 3 de Julio de 2014
Artículo publicado el 3 de Julio de 2014

Atención, este artículo no ha sido revisado ni publicado en ningún grupo

En Manislam, la directora turco-noruega Nefise Özkal Lorentzen investiga qué significa ser hombre y musulmán.

En los países islámicos las mujeres y los homosexuales suelen tener una libertad limitada y dificultades añadidas en la vida. Los hombres suelen limitar la libertad de los demás y hacerlos “sufrir”. Una de las razones posibles es que en estos países el sistema patriarcal está muy extendido: a los chicos, al contrario que a las chicas, se les enseña a ser fuertes, dominantes, queridos y a ser quienes toman las decisiones; todo por el simple hecho de ser hombres.

¿Pero son felices los hombres de los países islámicos? ¿Cómo sobrellevan esa carga? ¿Cómo cumplen todo lo que se espera de ellos? El Corán se escribió en un “árabe islámico”, una forma antigua del árabe que ya no se habla, así que ¿qué se toma en cuenta al interpretar el libro sagrado? Cuál es el verdadero problema, ¿el libro o las interpretaciones? Nefise Özkal Lorentzen busca respuestas a estas preguntas en la última película de su Trilogía del Islam.

En su primer film, Gender Me (2008), conocemos a hombres que quieren ser tanto homosexuales como musulmanes. En la segunda entrega, A Balloon for Allah (2011), narró por qué las mujeres islámicas son infelices. En la última película, Manislam (2014), los protagonistas son los hombres musulmanes. El famoso músico turco Mercan Dede, que toca la flauta ney, compuso la banda sonora del documental, y la Televisión Nacional Noruega (NRK) financió el proyecto, que ha costado tres años de esfuerzo realizar. En Manislam Özkal Lorentzen nos presenta a cuatro musulmanes de Indonesia, Kuwait, Bangladés y Turquía. Los cuatro creen necesario que el mundo entienda el islam de una nueva forma, ven la vida de una manera distinta al resto de creyentes y se atreven a hacer preguntas.

El documental cuenta cómo ven el islam, a qué conflictos se enfrentan intentando cambiar la cultura dominante de sus países y cómo divulgan sus mensajes. Según la directora, los cuatro hombres intentan dar forma a un islam unido y democrático que les lleve a su propia libertad. Los documentales de Nefise Özkal Lorentzen son algo distintos a los demás, ya que se ven enriquecidos por la animación y una narración del estilo de los cuentos de hadas. Y lo que la hace a ella especial es que participa en sus propias películas como madre y mujer además de directora.

LOS HOMBRES TRAS LA MÁSCARA

En Manislam Özkal Lorentzen nos hace tanto compadecernos como sentirnos reflejados en los hombres y su dolor, en lugar de simplemente informar o sacar a la luz los problemas. Los protagonistas a veces comparten recuerdos íntimos y otras veces se confiesan ante la cámara. İhsan Eliaçik es muy conocido entre los simpatizantes turcos de las revueltas de la plaza Gezi, ya que dirige un grupo activista llamado Musulmanes Anticapitalistas. Es una persona importante para la directora, ya que provienen de la misma cultura, y le hace confiar en que pueden recuperar el verdadero islam del que los fundamentalistas turcos se han apropiado. Eliaçik es un teólogo musulmán y cree que la religión debería estar anclada en el día a día, centrándose en injusticias como el hambre o los peligros medioambientales. Argumenta que los problemas no provienen del islam, sino de las interpretaciones incorrectas y el sistema patriarcal dominante, que impone en los hombres la pasión por el poder y las posesiones.

El bangladesí Imtiaz Pavel creó un juego de mesa para enseñar a los niños desde jóvenes que los hombres y las mujeres son iguales, y juega a él con los pequeños de la aldea. En los pueblos musulmanes que Pavel ha visitado las niñas juegan al fútbol en pantalones cortos y los niños les animan. Naif Al-Mutawa es un psicólogo kuwaití que ha creado The 99, los primeros superhéroes animados del mundo islámico. Relata las aventuras de 99 superhéroes, cada uno llamado con uno de los 99 nombres de Alá. Al-Mutawa cree en el poder de la narración, y se dio cuenta de que no existían superhéroes en el mundo islámico como existen Superman o Batman en el cristiano.

Syaldi Sehude y otros cuatro hombres más se pusieron minifaldas y caminaron por las calles de Yakarta gritando cánticos contra las violaciones. Este pequeño evento se convirtió en un fenómeno nacional y ocupó los titulares del Jakarta Post. Creen que para que las mujeres puedan emanciparse primero los hombres también deberían ser libres, pudiendo mostrar sus emociones y llorar, al igual que las mujeres.

¿ES HORA DE UNA REVOLUCIÓN ISLÁMICA?

Además de mostrar el dolor de los hombres, la película de Nefise Özkal Lozentzen también desvela un factor importante que debería tenerse en cuenta: los ciudadanos de países musulmanes son juzgados por la religión mayoritaria de su nación, no por sus personalidades individuales o sus talentos. La mala reputación del islam lleva a prejuicios y discriminación. El cristianismo experimentó el Renacimiento en el siglo XVI, que llevó a una nueva era histórica. Sin embargo, el islam no ha sufrido esta reforma aún. Al-Mutawa, Eliaçik, Pavel y Sehude podrían considerarse pioneros de la Reforma Islámica. Manislam nos enseña que se necesita contribuir a este cambio, y con rapidez. La Trilogía del Islam de Lorentzen debería proyectarse en todos los países para ayudar a demostrar que el islam que vemos hoy en día no es real. Y no solo eso, sino que estereotipar a los musulmanes no ayuda a arreglar ningún problema, ya que la reforma islámica deben realizarla los propios musulmanes.