Mapa de la semana: la deuda pública en Europa

Artículo publicado el 15 de Junio de 2015
Artículo publicado el 15 de Junio de 2015

Grecia no termina de poner fin a la partida que juega frente a sus acreedores. Una actitud que irrita. Sin embargo, la situación de las finanzas públicas de una gran mayoría de países de la Unión Europea no es mucho mejor que la del país gobernado por Syriza. Hagamos cálculos.

Grecia acaba de utilizar un enésimo recurso -una cláusula del reglamento del FMI- para aplazar hasta finales de junio el reembolso de las cantidades que debe a sus acreedores. Desde la elección de Alexis Tsipras, el 26 de enero de 2015, todo transcurre como si el gobierno griego multiplicase los trucos para eludir sus compromisos. Esto proyecta, tanto en los medios de comunicación como en el seno de las instituciones europeas, la imagen de un país del que a partir de ahora la cuenta pendiente es mayor que el patrimonio cultural. 

Sin embargo, cuando nos fijamos en la deuda pública contraída por el conjunto de países de la Unión Europea en 2014 [en la jerga económica, corresponde al conjunto de compromisos financieros adquiridos por el Estado en forma de préstamos], Grecia está lejos de ser la única que debe dinero. Aunque el país cuenta con la deuda pública bruta más elevada de Europa (equivalente al 177 % de su PIB), muchos otros -como Portugal, Italia, Bélgica Irlanda- también tienen los bolsillos agujereadoss. En realidad, la deuda no perdona a nadie -ni siquiera a Alemania- y da pie incluso a proponer otro mapa del Viejo Continente en el que los buenos alumnos ya no se encuentran al Norte, sino al Este: una zona geográfica donde (casi) no circula el euro...

Fuente: Eurostat.