Más lechuga y menos salchichón

Artículo publicado el 31 de Agosto de 2010
Artículo publicado el 31 de Agosto de 2010
Se acaba de publicar en Alemania el último libro de Jonathan Safran Foer, 'Eating animals' (‘Comiendo animales’) y el país vitorea al autor como si fuera el nuevo mesías de las verduras. ¡Comamos puerro en vez de paté y tomates en vez de la matanza!

No se podría haber elegido un momento mejor para publicar el best seller de Jonathan Safran Foer. En Dortmund y en Stuttgart los participantes del Veggie Street Day celebrado el 14 de agosto batieron record y los escándalos de la venta de carne podrida de los últimos años no le dan un aspecto muy apetitoso. Y no es el movimiento vegetariano el que la presenta de esa manera, como sugieren los medios de comunicación. Hasta el momento Comiendo animales no aparece en la lista de los 25 libros más vendidos del periódico Spiegel. Sólo 1.300.000 millones de alemanes son verdaderamente vegetarianos, casi el 1,3 % de la población.

En Francia, una nación en la que el foie gras es una delicatesse, debe haber un millón. Lo que une a todos los vegetarianos franceses es una actitud refuznik, una especie de objeción de conciencia, que no acepta la sociedad moderna: rechazo a los productos industriales y la comida congelada, a participar en la contaminación… una forma de intelectualizar su decisión de no comer carne.

También se puede comer melón sin jamón 

Gran Bretaña está a la cabeza en lo que se refiere al número de personas que vive (felizmente) sin carne. Tres millones de británicos se abstienen de comer chuletas y morcilla. Según un estudio de Nielsen y Euripides, a finales de año podrían ser adelantados por los italianos, pues habrá siete millones de vegetarianos en Italia y en 2050 podrían ser 30 millones. ¿Los italianos? ¡Si precisamente son ellos los que no pueden comer melón sin jamón de Parma! Los médicos italianos observan escépticos esta nueva moda, ya que entre los nuevos convertidos hay muchos menores de edad, que sufren de falta de hierro y de calcio debido a la alimentación vegetariana.

Gante, en Bélgica, es la ‘capital vegetariana de Europa’. Desde 2009, celebra un día vegetariano a la semana. Cada jueves es el Donderdag Veggiedag. Pero es en Zúrich donde se puede comer en el restaurante vegetariano más antiguo de Europa. Desde el 16 de junio, los amantes de las verduras tienen más derechos en Europa, ya que el Parlamento Europeo decidió una nueva resolución legislativa en la que términos como “vegetariano” o “vegano” no deben aplicarse a alimentos que hayan sido elaborados con animales muertos.Los que rechazan la carne no son todavía una mayoría; pero los que son, tienen mucha influencia.

Fotos: principal ©Phil Dowsing/cara con verduras/flickr; ©katerha/flickr; Vídeo ©trailerjack111222/YouTube