Más sobre el accidente de Smolensk: Polonia se queda sin paciencia

Artículo publicado el 13 de Enero de 2011
Artículo publicado el 13 de Enero de 2011
Escándalo, burlas e insultos. Así se recibió el informe de los investigadores que trabajaron sobre el accidente del avión presidencial polaco, que fue desvelado el miércoles 12 de enero. Un equipo sin experiencia, una organización negligente, presiones externas... Pero, para los rusos, los polacos son los únicos responsables de la tragedia.
Varsovia no lo niega, pero denuncia una investigación incompleta.

“Hemos de ser transparentes y neutrales, y tenemos que revelar toda la verdad sobre la catástrofe, por muy duro que sea admitirla”, declaro Tatiana Anodina, presidenta del Comité Interestatal de Aviación (MAK), que realizó la investigación, en la presentación pública del informe. Y es que cuesta mucho pensar en una verdad más molesta: composición defectuosa del equipaje, desconocimiento de la lengua rusa, dominio incompleto del modelo del avión, o las presiones psicológicas que sufrieron los pilotos por parte del Jefe de las Fuerzas Aéreas polacas, que tenía un 0,6% de alcohol en la sangre... La génesis del accidente esta escondida entre esta larga lista de fallos.

Los expertos polacos reconocen que la mayoría de las conclusiones a las que han llegado los investigadores rusos son irrefutables. Los que les escandaliza es que el informe no hable del papel que pudieron tener en el accidente los controladores aéreos rusos y el aeropuerto de Smolensk. Una pieza de rompecabezas todavía por encontrar, y que sirvió de punto de partida a la réplica de las autoridades polacas.

Leer en cafebabel.comPolonia, Rusia y el accidente presidencial... Sólo falta la transparencia

Una investigación expeditiva

El pasado 16 de diciembre los expertos polacos enviaron al MAK unas 150 páginas para justificar su desacuerdo con el boceto de informe que habían redactado los rusos dos meses antes. El primer ministro polaco declaró entonces que “el informe del MAK no se puede recibir tal y como está ahora." Para sorpresa de todos, tres semanas bastaron a los rusos para examinar esos motivos de desacuerdo y fijar la versión definitiva del texto. Y es que, pese a un ritmo de trabajo bastante estajanovista, para Moscú las conclusiones del informe son inamovibles. ¡La presidenta del MAK declaró que no se realizaría ningún cambio en el informe!

Comunicación de choque

Si no hay consenso sobre las conclusiones a las que llega el informe, aún más controvertida la forma que eligió el MAK para anunciarlas. Sin preliminares, los periodistas que estaban en la rueda de prensa asistieron a una reconstitución en vídeo del ultimo vuelo del Tupolev presidencial con las grabaciones de las voces de los pilotos como fondo sonoro, hasta la crítica fase final del vuelo, en la que gritos de pánico sustituyen a las conversaciones...

La réplica de los polacos fue inmediata. El ministerio del Interior anuncio que había conseguido (por vías paralelas pero en toda legalidad) la re-transcripción de las conversaciones que tuvieron los pilotos con los controladores aéreos de Smolensk, y que las transmitirían a la prensa la semana siguiente. Las relaciones entre Moscú y Varsovia se vuelven cada vez más tensas.

“Este informe se burla de Polonia, y es una consecuencia directa del comportamiento que adoptó el gobierno de Donald Tusk a lo largo de la investigación." Así es como Jaroslow Kaczynski, hermano gemelo del presidente fallecido y jefe de la oposición, comentó el informe. El fracaso del Gobierno de Tusk en la gestión de la investigación será, sin duda ninguna, una de las armas que va a dirigir la derecha conservadora contra el los partidos del primer ministro y el presidente polaco. La investigación que están llevando a cabo los polacos parece ser la única capaz de presentar otra versión de los acontecimientos. Pero aún no se sabe nada de ella. La única certidumbre en este culebrón es que, como aseguran los expertos de Varosvia, no habrá revelaciones.

Fotos: Portada (cc) asleeponasunbeam/flickr; vídeo: euronews/youtube