Mateusz Tomala: El problema es la falta de de patriotismo

Artículo publicado el 19 de Septiembre de 2005
Publicado por la comunidad
Artículo publicado el 19 de Septiembre de 2005

Atención, este artículo no ha sido revisado ni publicado en ningún grupo

Con vistas a las elecciones al Parlamento polaco el próximo 25 de septiembre, café babel entrevista a Mateusz Tomala, miembro de las juventudes del Partido Ley y Justicia, para conocer su opinión sobre la supuesta fuga de cerebros y de talento joven en Polonia.

La alta tasa de desempleo y los escándalos de corrupción dentro del actual gobierno de coalición de izquierda significan que, muy probablemente en octubre, una coalición de derecha entre el partido Ley y Justicia (PIS) y la Plataforma Cívica (PO) estará en el poder. Mateusz Tomala, un miembro activo de las juventudes del PIS (Foro Juvenil), nos explica por qué los jóvenes polacos abandonan su país y las claves para hacerlos volver.

¿Es el acceso de Polonia a la Unión Europea la razón que explica la fuga de cerebros juvenil?

No, no es solamente un problema de apertura de fronteras. Decir a la gente que es mejor quedarse aquí sería puro populismo. Los jóvenes no son ingenuos y los políticos lo saben perfectamente. El problema es su falta de patriotismo. A menudo escucho a mis amigos quejarse de que no hay por qué quedarse aquí, que odian este país, que no tienen muy claro lo que hacen aquí. Pero yo no considero que la Unión Europea sea el motivo detrás de estos comentarios, ni que -al mismo tiempo- represente una amenaza. Es una gran oportunidad para nosotros de presentarnos en la escena europea y luchar contra los estereotipos del ladrón o del borracho polaco. Gracias a la gente joven que estudia y trabaja en otros países occidentales, nosotros mismos y nuestro país presentan una carta de visita mucho más positiva.

Se pronostica que el Partido de la Ley y la Justicia obtendrá un buen resultado en las próximas elecciones. ¿Hay alguna referencia en su manifiesto sobre los jóvenes y la cuestión de la fuga de cerebros?

Sí, tenemos algunas ideas para animar a los jóvenes a quedarse en Polonia. Nosotros tomaríamos medidas para facilitar el acceso a los colegios de abogados, doctores y dentistas [ya que es muy difícil formar parte de ellos y controlan el mercado de trabajo en sus respectivas áreas]. En Polonia, si alguien tiene buenas conexiones, conocidos o familiares bien situados, es muy probable que consiga un trabajo sin que importen las cualidades y experiencia necesarias. Esta gente roba oportunidades de empleo a los que han recibido una buena educación y están realmente motivados para trabajar y aprender. Los políticos tienen que convencer a estos últimos para se queden en Polonia asegurándoles una vida decente, por ejemplo, creando nuevas oportunidades de trabajo o dotando a académicos y científicos con salarios más altos para que puedan realizar su investigación aquí en Polonia.

¿Conoce usted personalmente a alguien que haya decidido emigrar al extranjero?

Sí, a mucha gente. La mayoría quiere irse nada más terminar los estudios, principalmente por motivos económicos, pero también porque existe un problema con la mentalidad polaca. De hecho, se podría comparar [este éxodo] con la emigración polaca masiva a los EE UU en los años ochenta. Estos emigrantes no disfrutaban de un alto nivel de vida, a veces incluso estaban en situaciones aún peores que en Polonia, pero ellos nunca lo admitirían porque creyeron en el mito del maravilloso mundo occidental. Tal vez ellos se avergonzaron de haber abandonado el país y entonces empezaron a defender su decisión costara lo que costara. Pienso que la razón detrás de esta decisión es la falta de patriotismo entre jóvenes.

¿Cree usted que la tendencia migratoria va a continuar?

Pienso que todavía estamos abrumados por las posibilidades que la ampliación de Unión Europea nos brinda, pero tarde o temprano las cosas se calmarán. Cuando el nivel de vida en todos los países de Unión Europea se equipare, no habrá necesidad de emigrar. Necesitamos un gobierno bueno e inteligente que proporcione incentivos (por ejemplo, becas) a los ambiciosos jóvenes polacos para que se queden en el país y apoye a la empresa polaca. La revista semanal sobre política y cultura Polityka gestiona un programa llamado "Quédate con nosotros" que proporciona becas para los mejores científicos y estudiantes. Pero esto no es suficiente. Este tipo de incentivos debería impulsarse a nivel nacional y a mayor escala. Los EE UU son una potencia mundial porque tienen los mejores científicos del mundo: nosotros deberíamos seguir sus pasos.

¿No es mejor que los polacos se queden ahora en Europa, en vez de ir a los EE UU?

Sí. Obviamente, está más cerca y tenemos mucho más en común con el resto de los europeos, a pesar de las diferencias entre las distintas nacionalidades. Hemos crecido con un espíritu europeo -nuestros padres no podían moverse libremente como nosotros- y ahora afrontamos un auge en el número de personas que se van al extranjero para ganar dinero o a estudiar en Gran Bretaña, en España, en Francia. En realidad, yo apoyo la idea de la libre circulación de personas siempre y cuando vuelvan a su país. Después de adquirir conocimientos, un poco de experiencia y habilidades lingüísticas, ellos deberían volver con todo eso en la mochila para usarlo aquí en su país.