Matteo Garrone : El corazón, la cabeza y el pene

Artículo publicado el 9 de Julio de 2015
Artículo publicado el 9 de Julio de 2015

Atención, este artículo no ha sido revisado ni publicado en ningún grupo

¿Gigantes, reyes, monstruos, princesas, encantamientos: lo último de Peter Jackson? ¡Pues no, nada de eso! El director en la escena de Gomorra nos ha hecho descubrir un nuevo tipo de ... ¡Reality!

Matteo Garrone y el Festival de Cannes mantienen una larga historia de amor. Después del Gran Premio por Gomorra (2008) y Reality (2012), en el 2015, este nuevo neorrealista que ha derretido el corazón de las más feroces críticas nostálgicas del <<cine realista>>, no hará de nuevo historia debido a su ingenio fabulador ( a menudo, se le hace preguntas sin recibir la mínima respuesta), su vuelta ha sido un cruce de géneros. Las criticas de los bobos gauchos (personas de clase alta con ideas de izquierda) tendrían seguramente un infarto, porque Matteo esta vez empleó un casting hollywoodense, surge - ¡el pánico en la capital! Sin embargo, la película no expresa más que los gustos guturales de los suburbios napolitanos, pero en lengua inglesa- ¡caramba! Para colmo: se llama Tale of Tales y  es parte de una antología de cuentos napolitanos, escrita por Gianbattista Basile en el siglo XVII. Las imágenes de síntesis, lugares suntuosos del rodaje entre Sicilia y Apulia. De acuerdo a esto, la atención de la prensa de Cannes se ha centrado más sobre el cambio de estilo del director romano que sobre la película misma. La respuesta falsa y algo confusa de Garrone (se sospecha que es una mala justificación) ha sido:<<Debéis mirar la película, no con la razón, sino con el corazón; dejaos llevar>>.

Se incrementa el desafío. Finalmente,  este artículo intenta defender la película de Garrone, mejor de lo que él mismo lo ha hecho.

Para comprender Le Conte des contes (El cuento de los cuentos), se debe imaginar una perspectiva inversa y adoptar la clave de la alegoría: del objetivo correlativo como diría T.S. Eliot. Eso restablecerá en seguida, la conexión con la realidad, cosa que falta aparentemente en la película.

Tres reinos de nombres disneys -  en los que dominan - soberanos enfermos de manías. La reina de Selvaoscura (Salma Hayek) está obsesionada con el deseo ser madre, hasta tal punto que sacrifica a su esposo, se come el coranzón sangrante de un monstruo marino e impide que su hijo único pueda visitar a su amigo, después de que se haya quedado embarazada y lo haya tenido, y  por supuesto, una vez el pequeño ha crecido. Este amor sofocante, monstruoso,¿no recuerda a la sobreprotección egoista y mórbida de ciertos padres, con el corazón deforme e hipertrofiado que privan a sus hijos de su entera libertad?

El rey de Altomonte (Toby Jones) prefiere aumentar a una pulga en secreto, que escuchar sinceramente a su hija. A la muerte de la pulga - que alcanza las dimensiones de un poni -el rey acepta casar a la insistente princesa organizando un torneo. El campeón destinado a desposar a la joven hija es un horrible gigante, que se  la lleva a las montañas por la fuerza. Testaruda, la princesa intenta escaparse para huir de la tiranía de su marido, no sin hacer muchos sacrificios. La cabeza del gigante será la recompensa que la hija del rey le llevará a su padre, como señal de redención recíproca. ¿Cuantos padres modernos pierden la cabeza por microships y portátiles del último grito? Eso no pasa,  pero tal vez sí, ¿gigantes-pedófilos armados de gran astucia para robaros a vuestros hijos?

Vincent Cassel interpreta - no lejos de su verdadero personaje - al soberano de Roccaforte, obsesionado por el sexo y el placer. Su única preocupación: el culo. Caído en una emboscada tendida por dos viejas solteronas, se casa con una, que bajo el golpe de un sortilegio mágico, se convierte en una criatura magnífica.

El cuento de Roccaforte, impregnado del leitmotiv de la vanitas, es el que sintetiza mejor la dimensión pictórica, usando un juego de luces - entre Caravage y Rembrandt - que Garrone despliega en su gran espectáculo. La contemporaniedad de este episodio es además, más que impactante: ¿cuántas mujeres no tienen preparado mil y un trucos por recuperar la juventud perdida, con la ayuda de cremas mágicas, botox y terapias? ¿Cuántos erotómanos navegan por la web, en Tinder y Meetic, a la búsqueda de un oasis confortante para su ardiente miembro.

Las metamorfosis están también contenidas que hace que: esta Tale of Tales  tenga una conexión irrefutable con la realidad, quizá camuflada. En todo caso, la película nos invita a conocer mejor lo real y a experimentar, por los diferentes caminos de percepción. ¿Cabeza, corazón o pene?