Mavro Livadi, una Búsqueda de identidad sin golpe de efecto

Artículo publicado el 12 de Noviembre de 2010
Artículo publicado el 12 de Noviembre de 2010
Έχεις τίποτα; (¿te pasa algo?)…Cómo responder a un misterio que ni uno mismo conoce. Mavro Livadi es un largometraje de la sección oficial de este festival que intenta, en forma de cuento, narrar una historia de amor y de búsqueda de las propias identidades en un contexto de recogimiento, guerra y enigmas.

La protagonista del film, Anthi, es una joven adolescente cuyo μυστικό (secreto) sólo conoce la Madre Superiora del convento en el que se encuentra retirada desde bebé. Nacida hombre, pero educada como mujer, la revolución hormonal que sufre Anthi se agrava con la llegada de un soldado jenízaro malherido desertor del ejército Otomano que despierta en ella deseos inusitados.

Los genitales masculinos, entendidos hasta entonces como manifestaciones diabólicas, responden a la verdadera identidad de género de Anthi; ella fue entregad@ por sus padres al convento para salvarse del reclutamiento turco cuyas filas, en su mayoría, estaban formadas por cristianos arrebatados a sus progenitores al nacer.

En una lucha constante por liberarse del ejército y de la religión, soldado y monja dejan de ser tales etiquetas para ser humanos, en palabras del director Vardis Marianakis, “los personajes intentan ser felices y amar, anhelo común a todo mortal”. Tras varias escapadas, persecuciones y frustraciones, el director plantea una continua ambigüedad, donde la identidad de género es obvia, pero la sexual no tanto. Sin golpe de efecto, ciertos límites, dejan de ser lindes claras y tajantes.

Un bosque mitológico

Cada salida del convento, localización ficticia, ya que es un castillo medieval situado en Nafplio (El Peloponeso), es la entrada en un mundo donde todo es posible, de naturaleza idílica y escenario e inspiración de seres mitológicos. Con una fotografía espléndida, el dúo esperanzado se va poco a poco adentrando en la foresta (actual Zagorochoria) entre sombras y luces, entre sol y niebla “como sus almas y corazones”, explica Sofia Georgovassili, la actriz que interpreta a Anthi. La naturaleza y la religión, lo turco y lo griego, hombre o mujer…toda una propuesta a la reflexión atemporal, siglo XII y hoy.

Nada más lejos de lo anticlerical

Especialmente en España, podría interpretarse este trabajo como un manifiesto anticlerical y como una reivindicación por los derechos de los homosexuales. Nada más lejos de la realidad. Según Marinakis, la respuesta del público en festivales de Bombay, Ginebra y República Checa, entre otros, “ha sido muy similar: una historia de amor que intenta triunfar”. “En Grecia”, añade, “el discurso de lo homosexual ya está muy superado, existe una total libertad sexual y religiosa, no es más que la búsqueda de uno mismo y de su propio ser”.

Y así es, en todo momento, el único papel que pudiese parecer “opresor” es el de la Madre Superiora, pero tal prejuicio desaparece y enternece al espectador al descubrir que realmente trata a Anthi como a una hija y la protege como mejor sabe. Muy a pesar de cierto sector del público español, el género almodovariano se desvanece en esta obra.

Sin embargo, la película argentina XXY sí que ha ayudado a Sofía en la preparación de su personaje tras su presentación en Atenas. “He de confesar que he tenido sueños húmedos en ambas direcciones mientras trabajaba en este film”, afirma la actriz protagonista pero, sobre todo, “la observación de jóvenes adolescentes en situaciones y contextos diferentes es lo que más he usado como fuente de inspiración”.

sofia.jpg Sofía Georgovassili

Presupuesto en plena crisis

La crisis que atraviesa el país heleno recorta aún más el presupuesto destinado a su cine. Sofía Georgovassili se sonroja al explicar que algunas escenas, en las que debía caerse de un árbol, se han suprimido por falta de dinero para un doble. “Ni un tercio del gasto total de la película cubren las subvenciones públicas”.

Los productores de Mavro Livadi son conscientes de que este tipo de cine no llegará a más de 50.000 personas, pero se conforman con darlo a conocer en distintos certámenes como el de Sevilla.

Nomenclatura ortodoxa en jaque

La subtitulación en inglés hace que la traducción al español esté aún más lejos de la versión original y, en el Credo que tantas veces rezan las monjas en el convento, se malinterpreta lo que en el tratado de Nicea fue motivo de sangre y lágrimas. Una de las diferencias fundamentales entre ortodoxos y católicos es que para aquéllos, el Espíritu sólo viene del Padre, sin embargo, los católicos reconocen que el Espíritu viene del Padre y del Hijo.

Clara Fajardo

Nota: un especial agradecimiento a Raquel Pérez, profesora de Griego Moderno de la Universidad de Sevilla por su labor de intérprete durante el visionado del filme y la rueda de prensa.