Mayo de 2014: ¿más democracia para europa?

Artículo publicado el 25 de Octubre de 2013
Artículo publicado el 25 de Octubre de 2013

La idea de una Europa unida ha sido desafiada por voces críticas desde que empezó el proyecto europeo de integración. Sin embargo, en el contexto de la crisis, la voz euroescéptica se ha hecho más fuerte. Las próximas elecciones son importantes para el futuro de la UE, pues se duda de su legitimidad. Se espera un bajo nivel de participación, así como muchos votos para los partidos euroescépticos.

El desempleo, la frustración causada por la tensa situación económica y el sentimiento de tener que pagar por el comportamiento de otros están potenciando la tendencia del euroescepticismo. Estrechamente ligada a la crisis financiera está la crisis de legitimidad de la UE. Pero, ¿cómo afrontar el problema del déficit democrático? 

El Tratado de Lisboa fue un intento de hacer frente a este problema reforzando el Parlamento Europeo, ya que es la única institución elegida por los ciudadanos. El Parlamento ahora ostenta más poder en el proceso legislativo y va a elegir al Presidente de la Comisión. Las próximas elecciones tendrán lugar en mayo de 2013 y la campaña informativa ya ha comenzado.

La información es la clave para la democracia

Sin embargo, parece que muchos no creen que sus voces vayan a influir sobre lo que pasa en Bruselas. Las próximas elecciones de la UE representan un reto para la legitimidad de la, ya que se espera un muy bajo nivel de participación de los votantes, así como un alto porcentaje de votos para los partidos euroescépticos.

El bajo nivel de participación entre los votantes se debe principalmente a la falta de información acerca de las actividades y la influencia del Parlamento Europeo", dice Othmar Karas, vicepresidente del PE. Según él, es crucial para el futuro de la Unión Europea incrementar la cantidad de información.

“Los partidos y candidatos a nivel nacional necesitan estar convencidos para comprender las políticas europeas y nacionales, informar a la gente sobre las mismas y para cooperar entre sí.  Se habla mucho menos de la responsabilidad conjunta de todos los estados europeos que de la adjudicación de la culpa a la UE", afirma Karas.

Las políticas de la Unión Europea a menudo funcionan como chivo expiatorio para los políticos nacionales. Una parte importante de la campaña tiene por objeto transmitir que la UE no se trata solo de decisiones institucionales, lejos del alcance de los ciudadanos, sino que también consiste en invertir en todas y cada una de las regiones.

La organización descentralizada es la nueva parte de la estrategia informativa

Acción. Reacción. Decisión.” es el eslogan de la campaña informativa para las próximas elecciones. Se lanzó a mediados de septiembre y ya ha alcanzado los 8 millones de visitas, según Lieven Cosijn, el Jefe de Prensa de la Oficina de información de Bélgica del Parlamento Europeo. “El video se ha diseñado para que llegue emocionalmente a los espectadores y para ser controvertido. También tiene por objeto incitar el interés de la gente para que busquen más información acerca del PE”.

Mientras explora situaciones muy diversas de las vidas de los ciudadanos de la UE, el video pretende mostrar que los europeos tienen elección y que el Parlamento es consciente de su amplio abanico de necesidades.

Lo novedoso de esta estrategia informativa es que se ha organizado de un modo descentralizado. Las oficinas de información de los estados miembros están creando sus campañas con relativa libertad. “¡No existe la opinión pública europea! Es una ilusión. Las circunstancias son diferentes en cada país.”, sostiene Cosijn. Esto significa que la campaña informativa necesita ser adoptada de acuerdo con las diversas situaciones de los estados miembros.

“Tenemos que evitar hablar de política”

Otro elemento importante de la campaña electoral de este año es la fuerte inclusión de la sociedad civil en el proceso informativo. “Con la ayuda de las organizaciones de la sociedad civil, se puede llegar a todo aquel que esté adscrito a dichas organizaciones", dice Cosijn. Es muy improbable que las personas que no forman parte de las mismas, no usan las redes sociales ni ven los periódicos puedan recibir información acerca del Parlamento Europeo de manera directa.

Para atraer a tantas personas como sea posible, la Oficina de información de Bruselas se propone utilizar formas lúdicas de informar al público. “Tenemos que evitar hablar de política. La gente no se siente unida a la información acerca de estructuras y procesos políticos, a la gente no le interesa eso”, afirma Cosijn. Se ha probado que una historia personalizada, un juego de rol o una visualización de las decisiones que se han de tomar son mucho más efectivos.

Tiene que haber una nueva Lisboa

Con el Tratado de Lisboa, el PE se ha vuelto mucho más influyente en su cooperación con la Comisión Europea en el proceso de desarrollo de políticas. El lema "Esta vez es diferente" esboza estos cambios.

¿Pero es diferente de verdad? Es cuestionable si la adopción de esas medidas fue suficiente para abordar el problema del déficit democrático. “Europa necesita trabajar de manera más democrática. Se necesita una transformación radical de las instituciones”, dice Niccolo Milanese, copresidente de Alternativas Europeas, una organización con el eslogan “Democracia, igualdad y cultura más allá del estado-nación”.

Asimismo, Karas cree en la necesidad de adoptar más cambios en las instituciones de la UE: “Tiene que haber una nueva Lisboa. Todavía necesitamos trabajar en una política presupuestaria y de extranjería comunes. Necesitamos una convención acerca del futuro de Europa con un amplio debate público y la inclusión de todos los ciudadanos”.