¡Me la pela!

Artículo publicado el 30 de Septiembre de 2009
Artículo publicado el 30 de Septiembre de 2009
¿Está usted hablando con una 'cotorra' y le da completamente igual lo que le está diciendo? Aquí tiene qué le dirían en Europa

En Francia, pondrían fin a las banalidades de este monólogo diciéndole: Et moi j’ai mangé une pomme ce matin (y yo me he comido una manzana esta mañana); una buena opción para cerrarle el pico a esa persona tan charlatana. Los alemanes en cambio, no tienen expresiones tan afrutadas. Fieles a sí mismos, hacen alusión a sus famosas salchichas con curry, las Curry Wurst cuando dicen Das ist mir Wurst (me importa una salchicha). En algunos foros de Internet se dice que el autor de estas palabras fue Bismarck, quien, cuando se estaba decidiendo qué título se le iba a dar, preguntó “¿Cómo se dice salchicha en latín?”. Los españoles también piensan en la comida cuando alguien habla por los codos, a ellos, les importa un comino o un bledo y así consiguen que el otro ya no diga ni pío. Otra frase que los alemanes utilizan para darle a entender a su interlocutor que les da completamente igual lo que les está contando es la de Das ist doch Jacke wie Hose (Me es chaqueta o pantalón). Un español diría, que es como si escuchara llover.

En un registro un poco más formal, los alemanes hacen callar a su interlocutor recurriendo a las difíciles operaciones matemáticas. Impresionan al locutor al soltarle un pomposo Das tangiert mich peripher (Esto solo me atañe en su periferia). La estrategia francesa ça ne lui rendra pas la jambe bien faite (no le devolverá la pierna bien hecha) es menos sabionda. Esta expresión hace referencia a las patas del gallo, que simboliza el orgullo, y hoy en día se ha transformado en ça me fait une belle jambe (eso me hace una buena pierna).

Cuando el tono de voz del interlocutor es tan agudo que ya ni siquiera se puede dormir durante los escasos minutos que dura un trayecto en autobús, hay que ahorcarse como los polacos (Wisi mi to). Cuando uno está a punto de explotar, puede ser mucho más vulgar. Los franceses s’en branlent (se hacen pajas); los españoles se lo pasan por el forro de… o directamente se la pela (entendiendo pelar en su acepción vulgar para hablar de masturbarse); a los alemanes les geht mir am Arsch vorbei (pasa al lado del culo); a los polacos les llena el culo (mam to w dupie) y es entonces cuando mean encima de lo que sea (olewam to o leje na to); los ingleses don’t give a shit (no dan una mierda) o hablan de los culos de las ratas (I couldn’t give a rats ass).

Existen muchas expresiones, ya sean finas y discretas o más directas y groseras dependiendo de su gracia, su entonación… Cada un o que elija la que va a utilizar, pero, el que avisa no es traidor, puede que les respondan I couldn’t give a hoot (no doy ni un pito).

Más sobre el ilustrador Henning Studte: www.studte-cartoon.de.