Meet My Hood: Blasco Ibáñez, Valencia

Artículo publicado el 4 de Noviembre de 2015
Artículo publicado el 4 de Noviembre de 2015

Desde que las facultades de la Universidad de Valencia se instalaron en la Avenida Blasco Ibáñez de Valencia, el área y sus alrededores se han convertido en la zona estudiantil por excelencia de la Capital del Turia.

La Avenida Blasco Ibáñez, antigua conexión de Valencia con la playa, es actualmente una de las principales arterias de la ciudad y también una de las más transitadas. Situada entre Viveros y el emblemático barrio de El Cabanyal, lleva el nombre de uno de los más célebres escritores valencianos.

Con dos hospitales, varias facultades universitarias, un campo de fútbol, escuelas de educación infantil y primaria, infinitos bares y terrazas, incontables pubs y discotecas, y su característico jardín, que divide la avenida en dos, la de Blasco Ibáñez es una zona especial.

Zona de estudiantes

Si uno se pasea por la Avenida Blasco Ibáñez, encontrará "especímenes" de todo tipo: Médicos y pacientes del Hospital Clínico, trabajadores de los alrededores, mareas de seguidores que invaden las calles cuando hay algún partido del Valencia C.F. en el Mestalla, o niñas de uniforme del Colegio Guadalaviar. Pero hay un grupo mucho más numeroso que cualquiera de los demás: Los estudiantes universitarios.

No resulta extraño si pensamos que las dos universidades públicas que hay en Valencia, la Universitat de València (UV) y la Universitat Politècnica de València (UPV), se encuentran en los alrededores. De hecho, muchos de sus estudiantes viven en alguno de los edificios que rodean la avenida, muy probablemente, en un piso compartido con otros jóvenes que también estudian en alguna de las facultades cercanas.

¿Y qué hacen todos estos estudiantes cuando no están en clase? Pues invaden las cafeterías, los bares y terrazas, hacen cola en los supermercados (generalmente, los lunes, cuando vuelven de pasar el fin de semana con sus familias), se reúnen en algún parque a tomar el sol cuando hace buen tiempo, o se pasean con sus apuntes recién fotocopiados en alguno de los cientos de locales que proliferan cerca de la avenida principal. Todos hemos pasado por esto.

¿Cuánto cuesta?

Precisamente porque se trata de una zona de estudiantes, son muchos los bares y cafeterías que ofrecen precios que "encajan" con la economía de los jóvenes. Los cafés y las cervezas son baratas y son muchos los restaurantes que ofrecen menús para grupos a precios muy asequibles. Aunque no todo el monte es orégano: Los propietarios de pisos en los alrededores aprovechan la necesidad de estos jóvenes de encontrar alojamiento cerca de sus facultades, por lo que el precio del alquiler de las viviendas es ligeramente superior al del resto de la ciudad.

Lugares que no hay que perderse

Jardines del Real, o Viveros: El enorme jardín que marca el principio de la Avenida Blasco Ibáñez. En este espacio se suelen celebrar ferias, exposiciones y hasta conciertos. Alberga también el Museo de Ciencias Naturales.

Plaza Xúquer: En la mitad de la avenida, aproximadamente, una de sus calles perpendiculares llevan a la Plaza Xúquer. Antigua zona de copas, ahora está repleta de bares y cafeterías que sirven como punto de reunión a jóvenes (y no tan jóvenes).

Bar El Castillo: Más conocido como "los quintos", este bar es una leyenda entre los universitarios por su oferta de 3 botellines de 200ml por sólo 1 euro (Av. de Menéndez Pelayo, 22). Siempre está lleno.

Facultad de Medicina: En Blasco Ibáñez no sólo hay bares, también hay edificios históricos. La Facultad de Medicina, cuya fachada ha sido renovada recientemente, bien merece una visita. Lo reconoceréis por sus enormes columnas y sus decenas de estudiantes en las escaleras de la entrada.

_

Este artículo forma parte del nuevo proyecto de cafébabel: Meet My Hood. El objetivo es descubrir los barrios de las principales ciudades europeas. ¡Participa tú también, desde donde sea que te encuentres!