Meet My Hood: El canal de l'Ourcq, en París

Artículo publicado el 1 de Octubre de 2015
Artículo publicado el 1 de Octubre de 2015

Diferencias y mezcla de culturas son las palabras que resuenan en este rincón de París. Hemos explorado el Canal de l'Ourcq, en el distrito 19 de París, en busca de los lugares y de las curiosidades asociadas con este espejo de agua urbano que va camino del aburguesamiento.

Mucha agua ha pasado bajo el puente de Crimée, puesto que esta zona del distrito 19 ha sido reconstruida en los últimos 15 años. Aunque mucha más ha sido la que ha pasado desde la década de 1930, cuando el Canal de l'Ourcq era utilizado para fines industriales y en sus aguas se filmaban escenas de la película L'Atalante.

En una época fue una puerta navegable de acceso a la capital francesa, por lo que esta área entre la Rotonda de Stalingrad y el Parque de la Villette ha sido siempre un barrio en transición. En sus muelles —hoy renovados para el uso de los parisinos—, el canal logra acoger a una comunidad muy diversa: un ventrílocuo, residente en los alrededores y voluntario para los más necesitados, puede encontrarse aquí fácilmente con un hipster artístico y de orígenes internacionales.

El Bassin de la Villette es la parte más "ciudadana" del área junto a esta corriente de agua. Por un lado, cerca de Stalingrad, se llega al Canal Saint-Martin, más cercano al centro de la ciudad y ya ampliamente aburguesado. En el otro extremo, el Canal de l'Ourcq poco a poco va tomando control: Gradualmente menos “bo-bo” (bourgeois-bohème, es decir, extremadamente 'chic' y un poco 'hipster') conforme uno se aleja del canal o va hacia los suburbios.

En el canal, durante el verano, es normal encontrar decenas de personas bebiendo alguna bebida alcohólica, simplemente sentadas con los pies colgando sobre el agua, o bien jugando a la petanca o con las maderitas del juego finlandés Mölkky. Si lo que busca es una mesa, le convendría acercarse al muelle del Sena. Enfrentadas aquí se encuentran dos cervecerías, una azul y una roja. En la orilla opuesta, la antigua casa del cuidador del canal ha sido "resucitada" con un aire más contemporáneo: el Pavillon des canaux ahora alberga un café-restaurante y es una casa para compañeros de trabajo.

El Ourcq es una de las tres almas del distrito 19. Más allá de los barrios residenciales del sur, cerca del Ayuntamiento y del parque Buttes-Chaumont, atravesando las calles alrededor de sus bancos —habitados por inmigrantes chinos, franceses de origen norteafricano o de religión judía— se llega al canal. Una bisagra entre el aburguesamiento y las viviendas, entre los residentes y los "ajenos" al barrio. Al igual que un líquido que toma diferentes formas.

¿Qué dicen aquellos que viven en el barrio?

Las entrevistas fueron hechas este verano. Los subtítulos están disponibles en inglés.

¿Cuánto cuesta?

Lo mejor: El barco Grande fantaisie

Hace un año ya que el barco Grande fantaisie se instaló en el Canal. Este no es sólo un bistró flotante sobre el agua, sino que se basa en un proyecto social. La asociación cultural que lo dirige propone "una mirada sobre el arte y la creación artística, con talleres para residentes", dice Nourdine, socio fundador. Su "tarjeta de visita" está bien expuesta por el lado del muelle, con los Modules de ZeeR del artista callejero Mehdi.

El bistró fue la primera actividad necesaria para que esta empresa social fuera sostenible, con una "política de asequible para todos". Pero el lugar debe ser ante todo un punto de referencia para otras iniciativas. Acoge artistas, trabajadores de las artes gráficas o del espectáculo, y por la tarde cuentan con "un acuerdo con una escuela primaria para actividades de danza”.

Se hicieron grandes inversiones y nuevos habitantes llegan cada día a los edificios construidos en el lugar de los antiguos. "Elegí este sitio porque todavía es una poco virgen”. ¿Tarde o temprano todo se parecerá al Canal Saint-Martin? "Es inevitable", concluye Nourdine.

La gente

Lakhdar llegó a Francia desde Argelia a los 13 años. "Me gusta especialmente el muelle del Sena y el bar Belushi, un bar internacional y joven", justo al lado del albergue moderno situado en el mismo edificio. En el barrio también se dedica al trabajo voluntario con la Asociación "Une chorba pour tous” (una sopa para todos, n.d.r), que ayuda a las personas en necesidad y sin hogar.  

"¿Lo que no me gusta? Ver soldados armados en las calles", dijo Nando hablando de aquella esquina del barrio donde hay una sinagoga y una guardería judía. Al mismo tiempo, las diferencias culturales aquí pueden encontrar "una unión perfecta entre la naturaleza popular del barrio, los almacenes chinos, las panaderías judías, el mercado 'árabe', y el espíritu joven de los locales de moda y las partidas de petanca".

Ila es de origen brasileño, pero se enamoró de la capital francesa, donde ha vivido ya durante décadas. Ella también encuentra fascinante al distrito 19 por su diversa composición y por la vista panorámica de la ciudad que tiene desde su ventana, por supuesto.

Bonus: los lugares citados en el reportaje

Point Ephémère 200 quai de Valmy (local y centro cultural, ubicado en una antigua fábrica)

Brasserie Le Bellerive 71 quai de la Seine (la "azul")

Brasserie Le Bastringue 67 quai de la Seine (la "roja")

BarOurcq 68 quai de la Loire (también ofrece hamacas y petanca)

Pavillon des canaux 39 quai de la Loire

Belushi's bar 159 rue de Crimée

Peniche Grande fantaisie 9 quai de l'Oise

Marché Joinville esquina rue Joinville-rue Jomard, jueves 7:00-14:30, domingo 7:00-15:00

Parc de la Villette porte de Pantin (metro 5), porte de la Villette (metro 7)

_

Este artículo forma parte del nuevo proyecto de cafébabel: Meet My Hood. El objetivo es descubrir los barrios de las principales ciudades europeas. ¡Participa tú también, donde sea que te encuentres!