Meet My Hood: Noailles, Marsella

Artículo publicado el 2 de Mayo de 2016
Artículo publicado el 2 de Mayo de 2016

Es el sexto barrio más pobre de Francia y en él conviven el famoso 'Marché des Capucins' y algunas pandillas que contrabandean cigarrillos. En pleno centro de Marsella, donde la pobreza y la riqueza se dan la mano, se encuentra Noailles, un barrio de luces y sombras donde se mezclan culturas de todo el mundo.

Noailles es confuso. Cada paso un olor, un color, un sabor. Se entrelazan y se mezclan. Menta y albahaca, levadura y canela. Para cada olor, una cultura diferente. Los gustos se combinan en la boca. En el  "vientre de Marsella" las culturas y las cocinas de todo el mundo se mezclan. Uno se siente totalmente desorientado.

Situado a dos pasos del Puerto Viejo de Marsella, Noailles es un barrio popular entre el La Canabière y Cours Julien. Hasta mediados del siglo XIX era un barrio aristocrático. Gradualmente, hombres y mujeres que venían sobre todo del Maghreb y de África subsahariana tomaron posesión del barrio y plantaron la semilla de su cultura. Uno tras otro, los nobles de Marsella se trasladaron a la zona oeste de la ciudad. Hoy es uno de los barrios más multiculturales de la ciudad foceana. Según el censo de 2012, el barrio tiene poco menos de 5.000 habitantes, de entre los cuales, más de la mitad tiene menos de 29 años y en torno al 40% no son de origen francés.

Noailles es famoso por su mercado diario, el Marché des Capucins, que está abierto toda la mañana y trae a Provenza diversas cocinas de todo el mundo. Para los comerciantes, el día comienza antes de la salida del sol cuando llegan los camiones cargados de mercancías y termina después del anochecer a la hora del cierre. Seis días a la semana. Aquí la fruta, verduras, pescados y carne se venden a precios accesibles. Gente de todos los tipos, estudiantes, ancianos y familias, vienen aquí a llenar sus despensas.

Cuando se avanza al corazón del barrio y se camina a lo largo de la calle Longue des Capucins, la Puerta de Oriente está abierta de par en par. Tal como en un zoco, entre un puesto y el otro se discuten intercambios, se ofrecen cigarrillos, la gente regatea los precios y beben té çay, el conocido té turco. La muchedumbre de compradores se reduce sólo después del anochecer. Naranjas, canela, soja, lokum, cuscús, hojas de té, bayas y frutos secos. Al acudir a este lugar, el gesto tradicional de comprar, por el que se intercambia dinero por alimentos, recupera su dimensión humana casi olvidada. Jean-Claude Izzo, prominente periodista y escritor de Marsella, escribió en 'Caos Total' acerca de una de las calles de Noailles: "Caminar por la calle Aubagne, en cualquier momento del día es como viajar. Una sucesión de tiendas, restaurantes, como si fueran puertos en los que hacer escala. Italia, Grecia, Turquía, Líbano, Madagascar, Reunión, Tailandia, Vietnam, África, Marruecos, Túnez, Argelia". Si la distribución en masa está haciendo quebrar a todas las pequeñas empresas, no hay duda de que Noailles, este barrio humanamente global, es un foco de resistencia contra el capitalismo agresivo de la gran distribución.

Lo que los residentes dicen sobre el barrio

Los subtítulos están disponibles en inglés (activarla función automática de YouTube a la derecha del reproductor).

Contrabando en las sombras

Marsella es la tercera aglomeración de Francia y a la vez la más pobre: cuatro de los seis barrios más pobres del Hexágono están situados en la ciudad foceana, [así se la denomina], la única donde la gente con menos recursos vive en el centro. Noailles es uno de estos dos barrios, donde 4 de cada 10 habitantes no tienen empleo y viven bajo la línea de  la pobreza (según datos del INSEE).

Mientras que la comida se vende a plena luz del día, los intercambios que ocurren en las esquinas de las calles son más cautelosos. Este cruce de mercanías se supervisa constantemente por oficiales de policía en bicicletas y si se presta atención, es posible notar cámaras de vigilancia instaladas por el municipio para supervisar posibles actividades ilícitas. Sin embargo, esto no cambia mucho las cosas. Entre compra y compra, no es raro oír susurrar los nombres de marcas de tabaco y de cigarrillos. Los residentes hablan sobre las verdaderas pandillas organizadas de contrabandistas y traficantes que han estado en el barrio durante años sin que la policía consiga arrestarlos.

La gente  

Llámenlo 'gentrificación' si quieren

Noailles se asocia menudo con problemas de inseguridad, saneamiento, pobreza y, es por esta razón que el barrio se incluye dentro de un proyecto de regeneración de la ciudad llamado "Grand Centre Ville". Su objetivo: renovar la urbe y cambiar la imagen del centro de la ciudad. En este proyecto se enmarcan 35 centros urbanos de Marsella que necesitan una intervención prioritaria debido a su antigüedad, su potencial o su situación estratégica para futuros proyectos de reestructuración. En otras palabras, estamos hablando del fenómeno de la "gentrificación", un proceso de evolución urbana por el cual se expulsa a los residentes de vecindarios populares para hacer espacio a ciudadanos más ricos. Se transforma, de este modo, el perfil económico y social del barrio en beneficio de una clase social más alta. En Marsella, las instituciones públicas apuestan por esta dirección mientras que los habitantes oponen resistencia, incluso si reconocen la necesidad de renovar ciertos edificios de carácter insalubre. 

El tejido asociativo del barrio se teje alrededor de estos asuntos. Los comités y las cooperativas trabajan sobre los puntos débiles del "vientre de Marsella" y están comprometidos a cambiarlo desde el interior, respetando su equilibrio y preservando su espíritu intercultural. "Noailles debe seguir tal y como es, su equilibrio está en juego", comenta un residente.

Las calles

Bonus: lugares del barrio

Marché des Capucins calle Marché des Capucins. Lunes a sábados 8:00 - 19:00.

Café Prinder 1, calle Marché des Capucins. Aquí puede probar el mejor té de menta del barrio.

Pizzeria du Marché 22, calle Feuillants. Rashida le dará la bienvenida con su hermosa sonrisa.

Destination Familles 43, calle Aubagne. Asociación que se encarga del cuidado de la educación y la infancia.

Recyclodrom 47, calle Aubagne. Negocio de ropa y muebles de segunda mano. Abierto todos los miércoles, de 10:00 a 19:00 (excepto el primer y tercer miércoles del mes, cuando está abierto de 10:00 a 17:30).

Théatre Mazenod 88, calle Aubagne. Creado en 1934, es uno de los teatros más antiguos de Marsella. Ofrece espectáculos y cursos de drama.

Torrefaction Noailles: 68, bulevar St. Jean. Aquí puede encontrar el mejor café del barrio.

Collectif vélos en Ville: 24, calle Moustier. Asociación que busca sensibilizar a ciudadanos sobre el uso de la bicicleta en la ciudad. Ofrece talleres de reparación solidarios. Lunes a viernes 16:00 - 21:00; Sábados 11:00 - 19:30.

_

Este artículo forma parte del nuevo proyecto de cafébabel: Meet My Hood. El objetivo es descubrir los barrios menos conocidos de las principales ciudades europeas. ¡Participa tú también, estés donde estés!