Meet My Hood: Reiherstieg, Hamburgo

Artículo publicado el 25 de Abril de 2016
Artículo publicado el 25 de Abril de 2016

Un barrio de moda en el que conviven trabajadores, estudiantes e inmigrantes. ¿Es esto posible? El barrio de Reiherstieg, en Hamburgo, parece haber logrado salvar estas distancias. ¿Cómo es la vida en un barrio tan difícil de clasificar y cuyo futuro es impredecible? Demos un paseo para descubrirlo.

"¡Ah, Wilhelmsburg! El barrio que desde hace años se resiste a convertirse en el nuevo barrio de moda", fue el primer comentario de un amigo que decidió vivir en Hamburgo, en cuanto le dije que me iba a mudar allí. Aunque mi primera reacción fue echarme a reír a carcajadas, ahora tengo que admitir que comparto una impresión similar. Al menos es una de tantas otras.

Wilhelmsburg, en cuya zona oeste se encuentra el barrio de Reiherstieg, fue tiempo atrás un barrio donde se asentaron los trabajadores del puerto. Los alquileres baratos atrajeron a otros grupos, como inmigrantes y estudiantes. Todavía conserva cierta fama de gueto, de la parte de la ciudad hanseática, con esquinas mugrientas y zonas con problemas sociales. De hecho, algunos habitantes del "otro lado" de la ciudad no han puesto un pie en la que es la isla interior más grande de Alemania. Por lo menos todavía es famosa la Soul Kitchen (actualmente cerrada), una fábrica vacía que pasó a convertirse en un lugar donde se celebraban eventos culturales alternativos gracias a la película homónima de 2009, dirigida por Fatih Akin.

Parece que cada vez hay más gente a la que le dan igual los prejuicios. Y la tendencia migratoria, controlada por la política urbana, continúa. Además de por los precios, la isla atrae por estar situada cerca del centro de la ciudad y bien comunicada. En solo diez minutos se llega con el metro a la estación principal y en el mismo Wilhelmsburg los habitantes pueden desplazarse con el autobús número 13, al que los residentes han apodado cariñosamente die wilde 13 ("el salvaje 13"). Está siempre lleno y, mientras recorre un itinerario serpenteante, no es extraño escuchar al unísono una docena de idiomas distintos.

El barrio también es el lugar adecuado para aquellos ciudadanos del otro lado del Elba que anden en busca de un ambiente rural, considerado como más relajado que el de la gran ciudad "de al lado". Otros disfrutan de un entorno multicultural, con la tienda de comestibles búlgara junto al kebab, al lado de un local de especialidades portuguesas. Pero actualmente también se han infiltrado las tiendas de productos ecológicos y el miedo por la palabra que empieza por G: la gentrificación, que trae de cabeza a los residentes de toda la vida y a los propietarios de los establecimientos. 

Aun así, parece que a algunas personas lo que les encanta es el carácter imprevisible de Wilhelmsburg: Te puedes encontrar con una caravana que varios estudiantes convirtieron en una sauna móvil, la Zunderbüchse, con antiguas fábricas que ofrecen todos los fines de semana algo distinto para los más fiesteros, y en el viejo Flakbunker se encuentra hoy una cafetería exclusiva. Con esta mezcla tan variopinta que parece cambiar constantemente, no queda otra: Sumergirse y explorar. Pronto. Porque quizás mañana Wilhelmsburg ya sea muy distinto...

Los vecinos

Los precios

Los rostros

_

Algunos puntos clave del barrio de Reiherstieg:

Kaffeeliebe (Café), Am Veringhof 23a

Café Pause (Café & Bar), Industriestraße 125-131

Room with a vju (Café in einem ehemaligen Flakbunker), Neuhöfer Straße 7

TurTur (Bar & Pizzeria Mai bis Oktober, Club & Bar Oktober bis Mai), Am Veringhof 13

Bäckerei Kizmet (türkische Bäckerei), Fährstraße 22

Zunderbüchse (Sauna movil)

_

Este artículo forma parte del proyecto de cafébabel Meet My Hood, que os muestra los barrios de las metrópolis europeas.